martes, junio 25, 2024

CABEZA DE PLAYA: ¿Aprovechar el conflicto catalán?

Escrito por Carlos Galguera Roiz

 

Fuerte marejada general, en torno al independentismo catalán, cuyos promotores mueven, justo es reconocerlo, muy bien sus fichas; repercusiones europeas importantes, incluso ecos de dimensión mundial…, manteniendo razonablemente su base de apoyos ciudadanos, a pesar de los pesares…

 

Contra la ofensiva secesionista, el Gobierno de España y aliados constitucionalistas, han reaccionado con cierta unidad y poca imaginación, comparada con la de sus oponentes…; medidas legales, famoso artículo 155 en el centro de la batalla, proceso electoral en ciernes, próximo 21 diciembre, de momento poco contenido, algún ruido, escasas nueces…

 

En esas andamos

 

Visto lo visto, cabria admitir que la franja independentista ha logrado montar una estrategia afilada, inteligente, audaz; sin argumentos de peso, han lanzado habilidosos proyectiles, múltiples destinos …; todo, apoyado desde una impresionante, profunda, paciente, larga etapa de adoctrinamiento, que ha generado importante motivación en parte considerable de la ciudadanía catalana.

 

Inexplicable, o cómplice, ausencia del Estado Español en este largo recorrido de adaptaciones perversas…

 

En cualquier caso la ilusión de muchos independentistas catalanes ha cuajado, es real, aunque los soportes de esta proyección, contengan falsedades palmarias, incluso interpretaciones ciertamente espurias…

 

Todo lo cual significa un gran éxito para los inductores de la maniobra, tenemos que reconocerlo, contra la cual, melifluas advertencias, inconvenientes del “divorcio”, ventajas de estar con la Constitución, soflamas con paraísos recuperables(?)…suenan para entusiastas separatistas, algo así como “música celestial”, señales de que van por el “buen camino”…

 

¿Qué tenemos al otro lado de la alambrada?

 

Gobierno y afines que defienden la integridad de España y la vigencia de la Constitución,  dialéctica gris, gastada, monótonas amenazas, sugerencias gaseosas…, en definitiva, una carencia de imaginación demasiado evidente, para oponer en el escenario en disputa, junto con una estrategia bastante rupestre…

 

Tienen razón, según mi leal saber y entender, los dirigentes que defienden el status español, tal cual  está, incluyendo nuevos perfiles pactados, que se pudieran acordar, para perfeccionar el modelo; pero estos defensores carecen de discurso con chispa ilusionante, como para levantar de la butaca a españoles en general, si no es para manifestar su cabreo profundo, o mostrar los acostumbrados abucheos a granel, según la ubicación de sus asientos…

 

Carecen con demasiada frecuencia, actuales dirigentes españoles, de mensajes que induzcan a armar y exhibir grandes proyectos, retos importantes para todos, con los catalanes plenamente integrados en una escalada ilusionante, conjunta, que además sería posible…

 

Si decidiéramos canalizar tanta energía desperdiciada, aprovechando la lección del independentismo catalán, por supuesto solo en lo que respecta al concepto de la ecuación objetivos-logros, podríamos generar una dinámica importante en el conjunto español, articulando estrategias para grandes escaladas…

 

Fantástica oportunidad, claro que en esta dificilísima metamorfosis, habría que depurar muchos puntos contaminados, con sus respectivos operadores…; demasiados zarrapastrosos viven opíparamente encaramados en puestos de mando, en realidad son aficionados de bajo nivel y alta lealtad para sus “amos”, nefastos para la ciudadanía…

 

Decía un castizo, exitoso empresario; “Profesionales, hasta para jo…”

 

Una vez insuflada ilusión en la ciudadanía, todo podría ser posible, la oportunidad de mostrar nuevos horizontes en Cataluña está en las elecciones autonómicas del 21 diciembre próximo; una España integrada, entera, podría devenir en un País más potente de lo que cabria imaginar, casi todos ganadores…

 

Ver, veremos; aunque en este momento es más adecuado el latiguillo dudar, dudamos…

Artículos relacionados