jueves, febrero 22, 2024

CABEZA DE PLAYA: La Invasión invisible, dos Focos…

Carlos Galguera Roiz

Señalar algunas desmesuras del presidente López Obrador en este dificilísimo momento para nuestro México. Puede ser un acto verdaderamente patriótico. Es lo que he leído en Reforma el pasado Sábado, “Zopilotes y paloma” es una magistral reflexión de crítica absolutamente constructiva.

 

     Sugiere caminos para reconducir la marcha de nuestro País, en el que parecen crecer, imparables, además del coronavirus, los “enanitos”…

     Sería fantástico, como insinúa, que el presidente tomara consciencia de la situación, en toda su crudeza, de los ambiguos horizontes que se vislumbran y diera un volantazo para insuflar nuevos aires a la maravillosa ciudadanía mexicana, largamente narcotizada, pero que ha logrado conservar valores poderosos, genuinos, alto espíritu y capacidad de sobreponerse…

            Es lo que deseo con toda mi alma…

     Por aquí en España, va mi segundo foco. Desbordados por la Pandemia, hoy amanecemos con estas cifras:

–       78.797 infectados del COVID-19

–       6.528  muertos por la pandemia hasta la fecha, el día de ayer fueron 838.

     Referencias para valorar; los años 2.017 y 2.018 el promedio de muertes en España cada día fue de 1.165.

Las consecuencias salen a la vista, aunque las cifras “Oficiales” pueden no estar rigurosamente “traducidas”…

     El relato oficial, repetitivo hasta la nausea, muestra lo terrible de la pandemia y el encomiable mérito de sanitarios, cuerpos de seguridad, ciudadanos comunes…; los errores cometidos, algunos evidentes quedan, en todos los discursos gubernamentales, siempre justificados o clamorosamente evadidos…

     Aquí también, una Sociedad Civil fantásticamente solidaria, confinada pero esforzada hasta límites in imaginables. Durísima escalada…

     En la foto otros héroes, navegando hacia el puerto de Llanes, pera repartir los peces cobrados, jornadas especialmente agotadoras, entre una ciudadanía recluida y maravillosamente unida en sus diferencias…

                               Que Dios voltee hacia nuestros castigados países de este minúsculo planeta, si no, EL sabrá…

                                                                  Muy fuerte abrazo       Carlos

Artículos relacionados