viernes, febrero 23, 2024

CABEZA DE PLAYA: Historia potente, quizás traducible…

Carlos Galguera Roiz
Es una historia que me suena gratificante, quizás oportuna en estos momentos particularmente trágicos; te la dejo en tu pantalla, implica una tarea de traducción, quizás difícil, podría ser imposible…

Se trata de buscar mensajes derivados para los enconadísimos rifirrafes que campean en las feroces peleas políticas que campean por las plazas públicas, pienso en España y México, pero quizás podría tener una interpretación Universal…

Poco a poco se iba quedando ciego, a pesar de los innumerables y costosos tratamientos a que se sometía, coraje invencible…; cuando los medicamentos no le hacían efecto, tuvo que enfrentar sus emociones, potentes, indómitas…

Yo mismo tuve que armarme de valor para sugerirle “Aprende a amar tu ceguera…”. Fue una batalla terrible, al principio se resistía a reconocer siquiera su presencia, la ignoraba; cuando al fin logró aceptarla, sus palabras eran de indignación, furia, enfado incontenible, amargura tremenda…

Siguió hablando y poco a poco sus palabras se fueron haciendo de tolerancia, resignación, incluso una brizna de aceptación…

Hasta que un día, el mismo no se lo podía creer, se hicieron palabras de simpatía, temblaba al reconocerlo, incluso algo de Amor. Había llegado el momento en que fue capaz de rodear con su brazo a la ceguera, para decirle TE AMO…

Aquel día le vi sonreír de nuevo, una sonrisa incomparable, indescriptible; había perdido la vista para siempre, pero su rostro reflejaba una Felicidad Interior, como nunca se la había visto, mucho más impresionante que la recordada de antes de la ceguera…

La Luz había reaparecido…

Como señalaba al principio, traducción difícil, quizás posible…tu turno.

Artículos relacionados