viernes, febrero 23, 2024

¡Borge, desesperado!

CHETUMAL, QUINTANA ROO, 23 de abril (AlmomentoMX).- .- El ex gobernador Roberto Borge Angulo logró obtener por tercera ocasión consecutiva que el Juez federal de Control, José Antonio Salcedo Garduño, del Centro de Justicia Penal Federal en Nezahualcóyotl, dentro del expediente 381/2017 le otorgará el plazo, mismo que vencerá el 8 de mayo.

Y es que, si como se supone, el plan de Borge Angulo era contar con el apoyo del Gobierno Federal como se vio en los casos de corrupción judicial más notorios relacionados con los ex gobernadores César Duarte Jácquez y Javier Duarte de Ochoa, de Chihuahua y Veracruz, respectivamente, para él, el tiempo se agotó.

Para su desgracia, el partido en el poder no es el suyo –inclusive ya no tiene partido alguno-, y sólo cuenta con la protección de su maestro y mentor, el también ex gobernador Félix González Canto, quien ahora coquetea y apoya directamente al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Y esto, sólo pasaría si la Fiscalía Anticorrupción y la Fiscalía General de la República no lograran sostener la acusación en su contra de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita.

El ex mandatario fue detenido en el aeropuerto internacional Tocumen de la ciudad de Panamá, el domingo 4 de junio del 2017, cuando se disponía a abordar un avión con rumbo a París, Francia.

De acuerdo con Sol Quintana Roo, el jueves 4 de enero, tras 7 meses en Panamá, Borge fue extraditado a México y posteriormente trasladado al Juzgado de Nezahualcóyotl en el Estado de México.

Actualmente, el ex mandatario Borge Angulo se encuentra recluido en un centro penitenciario en el estado de Morelos bajo la medida de prisión preventiva justificada.

Como se recordará, se le ha asegurado cerca de 25 propiedades a prestanombres vinculados al ex Gobernador, que en conjunto suman una extensión de poco más de 7 millones de metros cuadrados con un valor de mercado de unos 5 mil millones de pesos y que fueron compradas al Instituto del Patrimonio Inmobiliario de la Administración Pública del Estado a precios irrisorios.

Respecto a las denuncias del fuero común que pesan en su contra se han interpuesto 27, en las cuales también se ha incluido a un total de 84 ex funcionarios de su administración, todos relacionados por el desvío de 11 mil millones de pesos.

Los tres delitos que se le imputan a Borge a nivel local son: Aprovechamiento ilícito del poder, desempeño irregular de la función pública y peculado.

Sin embargo, destacan sus excesos, para darse una idea Roberto Borge Angulo gastó 3 millones de dólares del erario en un encuentro de futbol celebrado en Cancún protagonizado por la estrella argentina “Leo” Messi. A quien, además le donó obligatoriamente, y no precisamente de su bolsa, más de un millón de pesos para la fundación que preside el futbolista.

Así como también cuando intentó comprar una Isla Virgen en territorio beliceño en 2 millones de dólares; o cuando su secretario privado y cómplice, Manolo Marrufo Trejo gritó a los cuatro vientos que tenía que andar con guaruras porque cargaba diariamente 10 millones de pesos en efectivo para los gastos del mandatario estatal.

O su colección de autos: Al menos 10 autos de súper lujo, cuyo precio por cada vehículo es exorbitante, pero en conjunto se cotizan en unos 3 millones de dólares. Entre ellos un Lamborghini, un Ferrari y un Maserati.

También grotesco resulta el hecho de que la Secretaría de Finanzas y Planeación del gobierno estatal en el sexenio de Borge Angulo, haya desviado 130 millones de pesos para fondear la campaña de Mauricio Góngora Escalante, candidato del PRI a gobernador en la elección de 2016, y que a cambio solo haya solicitado estampar la firma del político en un simple papel en blanco.

Los atracos fueron mejores, al través de la Secretaría del Trabajo en contra de empresarios que generan empleos, donde al través de falsas demandas laborales en que estuvieron involucradas autoridades del ramo, un juez de lo civil y un director del Registro Público lograron despojarlos de 44 hoteles y 19 predios en Tulum, Cancún y Playa del Carmen.

Sin tomar en cuenta, la desaparición de más de 70 millones de pesos de la Comisión para la Juventud y el Deporte, cuyo destino de esos recursos no se ha podido desenmarañar con claridad.

No se puede olvidar como el Auditorio del Bienestar construido por parte de la Secretaría de Infraestructura de Cancún nunca se inauguró por el gobierno estatal, pese a gastarse 244 millones de pesos en dicha obra.

En esta larga cadena de crímenes presupuestales, no escapa a la memoria la estafa a los propios trabajadores del Gobierno estatal al apoderarse de sus aportaciones de nómina para pagos de créditos a empresas privadas por cerca de 500 millones de pesos.

Para rematar, tampoco puede dejarse de lado que una vez concluido el sexenio borgista se descubrieran por accidente –error de él mismo- en cajas de seguridad del First National Secutity en Cancún urnas valiosas producto de sus ilícitos.

Cajas en donde lo mismo depositaba bienes de altísimo valor los servidores y ex funcionarios públicos, directores de periódicos, cónsules de diversos países, empresarios hoteleros, restauranteros y de otros rubros, incluso hasta miembros de la delincuencia organizada, cuyo modo de operar es muy similar al utilizado por el ex gobernador Roberto Borge Angulo y su grupo de incondicionales.

AM.MX/fm

Artículos relacionados