fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero (AlmomentoMX).- Ante las amenazas del gobierno de Estados Unidos de aplicar aranceles a los productos mexicanos que entren a ese país, México aplicará la ley del talión a Estados Unidos en materia comercial.

La estrategia del gobierno mexicano es responder con aranceles a los productos de aquel país en caso de que ellos hagan lo mismo, advirtió el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) Luis Videgaray.

De acuerdo con un audio de la reunión privada entre el funcionario y la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, Videgaray aseveró que cualquier arancel que se imponga a México desde Estados Unidos, será respondido de la misma forma y severidad.

“Si nos ponen un impuesto a las exportaciones mexicanas, a las exportaciones de México a Estados Unidos, les vamos a poner uno a las de ellos, pero además lo vamos a hacer mejor que ellos, porque vamos a escoger cuáles les duelen. Lo vamos a hacer conforme al mapa de integración del Congreso”, advirtió.

Es decir, el gobierno de México escogería los productos que más se importan desde el país vecino o los que generan mayores fuentes de empleo en Estados Unidos, y se les impondría el arancel.

“Desde los aguacates, hasta los autos, pasando por las televisiones y artículos muy diversos, gravar las exportaciones de México a Estados Unidos sería un error garrafal, con un costo político altísimo para Trump, y además no pueden esperar que México no tuviera una reacción similar.

“Estarían afectando de manera inmediata a los productores de Wisconsin, a los productores de maíz en Iowa o al estado de Texas, que cada año exporta 95 mil millones de dólares a México”, señaló Videgaray a los legisladores.

De acurdo con Reforma, el canciller rechazó que se busque generar un ambiente adverso a las inversiones en México y que sólo se estaría respondiendo de forma contundente al gobierno Trump.

El titular de Relaciones Exteriores advirtió que México no aceptará imposiciones de otros países y anunció que el gobierno mexicano recurrirá a organismos internacionales para defenderse, particularmente a la ONU.

Después de que el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos ordenó el martes deportar a México a migrantes detenidos por la Patrulla Fronteriza, aunque no sean mexicanos, el canciller Luis Videgaray criticó la medida.

“El gobierno de México y el pueblo de México no tenemos que aceptar disposiciones que, de manera unilateral, un gobierno le quiera imponer a otro”, manifestó Videgaray, tras firmar un acuerdo con el Alto Comisionado de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos.

“Si el gobierno de Estados Unidos insiste en deportar a México o quiere enviar a México a personas que no son de nacionalidad mexicana, México no tiene por qué recibirlos, y en ese momento iniciaríamos un proceso de exigirle a Estados Unidos que en cada caso acredite la nacionalidad de la persona que está enviando a México.

“Sería francamente, una acción de carácter unilateral sin precedente, inaceptable, que los propios Estados Unidos no aceptarían y no tenemos nosotros por qué aceptarla, nosotros también tenemos control de nuestras fronteras y lo ejerceríamos a plenitud”, aseguró Videgaray.

Por su parte, la vicepresidenta del Senado, Blanca Alcalá Ruiz (PRI), advirtió que preocupa que haya una crisis humanitaria en la frontera norte de México por las deportaciones autorizadas por el presidente Donald Trump.

Para Laura Rojas Hernández del PAN, dijo que se estima que la ola de deportaciones alcance los 400 mil migrantes y, como señalan las reglas autorizadas, pudiera afectar a personas de cualquier nacionalidad.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios