fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de febrero (AlmomentoMX).- El Fondo Nacional Emprendedor (FNE) es una alternativa que se debe mejorar para estar preparados ante una eventual renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que requiriera fortalecer el mercado interno, afirmó el presidente de la Comisión de Economía, Jorge Dávila Flores (PRI).

Durante el Tercer Taller de las Reglas de Operación del Fondo Nacional Emprendedor 2017, indicó que en México más del 99 por ciento de las empresas son micro, pequeñas y medianas, que generan más de 52 por ciento del Producto Interno Bruto y más del 70 por ciento de empleos formales, por lo que es necesario atender los fondos y apoyos del gobierno federal que permitan crecer al sector.

Se pronunció por apoyar el mercado interno “no sólo por las condiciones internacionales, que hacen que tengamos que fortalecerlo, sino porque contar con más de 99 por ciento de Mipymes, merece una especial atención”.

Destacó la importancia del recurso y apoyo que el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), a través del FNE, da a Mipymes y emprendedores, mediante la coordinación de políticas públicas y la búsqueda de financiamiento a sus proyectos.

Los recursos del FNE “son insuficientes para atender la demanda; por eso es importante conocer los mecanismos de acceso adecuado a estos fondos”.

El Taller, precisó Dávila Flores, busca difundir las Reglas de Operación 2017 para que diputados, asesores e instituciones que trabajan con el Inadem conozcan claramente los mecanismos de acceso a los recursos, como instrumento del gobierno federal para estimular el crecimiento económico.

El Fondo, reconoció, tiene una gran demanda para apoyar proyectos de emprendedores, y las Reglas de Operación cambian cada año, ya que tienen que registrarse y publicarse en el Diario Oficial de la Federación”, por lo que se deben conocer los cambios al inicio del año y, con base en ello, asesorar a los interesados.

Indicó que el Presupuesto para el FNE para 2017 se redujo por los ajustes a los programas del gobierno federal, “pero se han redirigido, y al eliminar Fondos de Garantía, las Convocatorias de Asignación a proyectos productivos serán las mismas del año anterior”.

Al inaugurar el foro, el diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI) destacó la importancia del Taller ya que actualmente “no solamente nuestra relación política con Estados Unidos está comprometida, sino fundamentalmente nuestras relaciones comerciales”.

Lo que manifieste la Secretaría de Relaciones Exteriores, “servirá de base para saber hasta dónde y cómo tenemos que hacer una acción positiva, definitiva, que cuente y pese, para equilibrar la relación entre México y Estados Unidos”.

Ese país, dijo, fue el mejor aliado y socio comercial de México “y hoy se convierte casi en una amenaza… una amenaza que debe tener respuesta del gobierno mexicano, y ustedes son la respuesta”, enfatizó.

Reconoció que la mayoría de las empresas en México son micro, pequeñas y medianas, pero son las que menos apoyo reciben: la tarea número uno es fortalecer a los empresarios, el mercado y la economía del país, y “luego ocuparnos de los otros detalles, o al mismo tiempo, pero con una prioridad muy clara: los empresarios mexicanos”.

El vicecoordinador priista se pronunció por “preocuparnos por los empresarios mexicanos, procurarles ventajas, no en su comercio con Estados Unidos, sino que puedan trabajar, hacer una acción de emprendedurismo en el país, y sean cada vez más las personas que se incorporen al trabajo y a la economía formal”.

Al presentar el FNE, el coordinador general de Planeación Estratégica, Evaluación y Seguimiento del Inadem, Alejandro González Hernández,  sostuvo que éste es el apoyo más importante para empresas y emprendedores y que se cambiaron las Reglas de Operación para atender mejor las necesidades y problemas del sector en la coyuntura actual.

Para este año, los recursos presupuestales del FNE disminuyeron a tres mil 760 millones de pesos (MDP), pero se redireccionaron y se canalizarán 910 MDP al sector industrial; 475 MPD a programas de atención a emprendedores; 600 a financiamiento y emprendimientos de alto impacto, y 500 MDP a fortalecimiento de micro empresas y capacitación.

En años anteriores, precisó González Hernández, el objetivo era aumentar productividad de Mipymes, “porque no se veían riesgos, de manera que se diseñó una política económica para que las empresas mejoraran sus condiciones internas de operación y aumentar su competitividad, pero a partir de la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos, hay una situación incierta”.

Consideró fundamental proteger y ayudar a empresarios mexicanos, para que el mercado interno responda al reto que se presente. Por eso se cambiaron las Reglas de Operación, dijo e informó que la apertura de las primeras convocatorias será en marzo.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios