martes, julio 23, 2024

ANÁLISIS A FONDO: Buenas cuentas

Francisco Gómez Maza

Creció el PIB real, en el primer semestre, 7.4%

La cuenta corriente, un superávit de 6,286 mdd

El aparato productivo nacional, la economía, a contracorriente de lo que afirman, un día sí y otro también, quienes cuestionan al presidente López Obrador y lo califican de un pésimo, y hasta estulto, gobernante, ignorante en todas las artes de la conducción de la nación, está dando muestras de que se mueve en el sentido de las manecillas del reloj.
Lo bueno de todo es que el proceso productivo no tiene ni ideología ni conciencia de clase. Se maneja por las leyes de la tierra, el agua, el aire, el fuego. No es ni morenista, ni panista, ni priista. Ni sabe de las corruptelas de quienes aportan el capital y de quienes controlan a los trabajadores. Es capital y trabajo, y tierra maltratada por el hombre, que ahora toma venganza con la tragedia global de la pandemia del nuevo coronavirus. Es economía, o el cuidado de la casa, en traducción literal.
El PIB (Producto Interno Bruto) a precios corrientes (nominal), de acuerdo con las mediciones del Instituto de Estadística y Geografía (INEGI), creció, en el segundo trimestre del presente año (2021), casi un 30 por ciento (29.6%). A precios de mercado, se situó en 25,931,369 millones de pesos corrientes (25.931 billones).
El PIB (real) creció 1.5%, en términos reales. Por componentes, el PIB de las Actividades Terciarias creció 2%, el de las Primarias 0.8% y el de las Actividades Secundarias 0.3%, en el segundo trimestre del año en curso frente al trimestre previo.
Durante los primeros seis meses de 2021 el PIB a precios constantes (real) registró un aumento de 7.4% con relación a igual semestre de 2020, con cifras desestacionalizadas.
Por otro lado, en junio, el llamado Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) mostró una disminución de 0.9% en términos reales.
Por grandes grupos de actividades, las Primarias descendieron 4.4%; las Terciarias, 0.7%, y las Secundarias cayeron 0.5%.
En términos anuales, el IGAE registró un avance real de 13.4% en el mes de referencia. Por grandes grupos de actividades, las Secundarias y las Terciarias aumentaron 13.6%, en lo individual, y las actividades Primarias crecieron 8% con relación a igual mes de 2020.
Banco de México, por su parte, dio a conocer este miércoles el contenido de la Balanza de Pagos, en el Segundo Trimestre de 2021, cuando la cuenta corriente registró un superávit de 6,286 millones de dólares.
La cuenta de capital resultó deficitaria en 10 millones de dólares. Se presentó un préstamo neto en la cuenta financiera de México al resto del mundo, que implicó una salida de recursos por 7,333 millones de dólares, incluyendo una reducción de los activos de reserva por 276 millones de dólares. Así, el renglón de errores y omisiones exhibió un flujo positivo por 1,057 millones de dólares.
En el contexto del debilitamiento en el ritmo de recuperación de la actividad económica, en las economías llamadas emergentes, en el segundo trimestre de 2021, el superávit de la cuenta corriente de México se situó en 1.9% del PIB, que se compara con el déficit de 0.4% del mismo periodo de 2020.
El incremento anual del saldo de la cuenta corriente reflejó un significativo aumento del superávit de la balanza de mercancías no petroleras, así como el dinamismo que han continuado exhibiendo las remesas y un incremento en el superávit del saldo de viajes.
Destaca el informe del Banxico que, en términos generales, se presentó un comportamiento favorable de los mercados financieros internacionales, con algunos episodios de moderada volatilidad, derivados de la incertidumbre asociada a la evolución de la inflación en algunas economías avanzadas y de las preocupaciones sobre la propagación de una nueva variante del virus SARS-CoV-2 y su impacto sobre la recuperación económica global.
En este entorno, durante el segundo trimestre del año en curso, el saldo agregado de la cuenta financiera implicó un préstamo neto de México al resto del mundo, que reflejó la evolución de los rubros de inversión de cartera, de otra inversión y de derivados financieros, al tiempo que la economía mexicana continuó captando recursos por concepto de inversión directa.
Podría estar mejor la economía. Por supuesto. Pero con el coronavirus y sus diversas cepas no podría estarlo. (FGM).

Artículos relacionados