jueves, febrero 29, 2024

Algunos cruces en la frontera entre Estados Unidos y México aún están cerrados

EAGLE PASS, TEXAS.— La semana comenzó en Eagle Pass con rumores de que grandes multitudes de inmigrantes podrían aparecer. El viernes, la pequeña ciudad fronteriza de Texas estaba en crisis: casi 9.000 solicitantes de asilo y contando habían cruzado desde México, un puente internacional seguía cerrado y un niño de 3 años se había ahogado en el Río Grande.

“Antes de que escucháramos rumores, no pasaba nada”, dijo el sheriff del condado de Maverick, Tom Schmerber. “Pero esta vez algo sucedió”.

De acuerdo con la agencia AP, la respuesta que se está desarrollando en Eagle Pass, donde el alcalde declaró una emergencia, ilustra cómo los agentes de la Patrulla Fronteriza se han visto abrumados en los últimos días por los solicitantes de asilo en partes de la frontera de Estados Unidos con México. En San Diego y El Paso, Texas, los funcionarios también cerraron esta semana los cruces fronterizos para que los agentes pudieran ayudar con la afluencia.

Después de una caída en los cruces ilegales que siguió a las nuevas restricciones de asilo en mayo , la administración del presidente Joe Biden vuelve a pisarle los talones. Los alcaldes y gobernadores demócratas buscan más alivio para acoger a solicitantes de asilo y los republicanos están aprovechando la cuestión antes de las elecciones de 2024.

El tráfico congestionó el corazón de Eagle Pass el jueves por la noche después de que funcionarios cerraron uno de los dos puentes internacionales de la ciudad para desviar a los agentes a otra parte. A lo largo del día, cientos de migrantes se sentaron bajo la sombra del puente mientras los agentes de la Patrulla Fronteriza los procesaban y transportaban en grupos.

El alcalde Rolando Salinas dijo que alrededor de 2.000 migrantes habían cruzado el jueves, aproximadamente la mitad que el día anterior. Pero después de salir de una reunión con la policía estatal de Texas y agentes de la Patrulla Fronteriza, Salinas dijo que le dijeron que un gran número de personas podrían continuar durante el fin de semana.

“Esperemos que ese no sea el caso”, dijo.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo el miércoles que otorgaría Estatus de Protección Temporal a aproximadamente 472.000 venezolanos que se encontraban en Estados Unidos el 31 de julio, facilitando el camino hacia la autorización de trabajo. Esto se suma a los 242.700 venezolanos que ya habían calificado para el estatus temporal.

La administración también está enviando 800 tropas militares en servicio activo a la frontera, sumándose a los 2.500 miembros de la Guardia Nacional allí. Las instalaciones de detención fronterizas se están ampliando en 3.250 personas a casi 23.000 y ampliando la vigilancia domiciliaria en todo el país para las familias que esperan evaluaciones iniciales de asilo.

La administración renovó la presión (y la culpa) sobre el Congreso, que durante mucho tiempo no ha logrado acordar cambios integrales al sistema de inmigración del país. La administración Biden ahora está pidiendo al Congreso 4 mil millones de dólares en fondos de emergencia.

Seguridad Nacional dijo en un comunicado que estaba “utilizando las limitadas herramientas que tiene disponibles para asegurar la frontera y construir un sistema de inmigración seguro, ordenado y humano”.

Theresa Cardinal Brown, asesora principal del Centro de Política Bipartidista para política de inmigración y fronteras, dijo que era normal ver una caída en los cruces ilegales después de cambios como los impuestos en mayo, pero que eso suele ser de corta duración una vez que los inmigrantes ven cómo se desarrollan las cosas.

“La gente ve lo que le pasó al último grupo de personas que lo intentaron y dicen: ‘Oh, bueno, tal vez no sea tan duro como dicen’”, dijo Brown.

El viaje a Eagle Pass esta semana terminó en tragedia para algunos.

El miércoles, un niño de 3 años que cruzaba el Río Grande fue arrastrado por la fuerte corriente y se ahogó antes de que los equipos de rescate pudieran salvarlo, dijo el teniente Chris Olivarez, portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas. El cuerpo de otro hombre de unos 30 años también fue encontrado junto al río el jueves, dijo el jefe de bomberos de Eagle Pass, Manuel Mello.

Un aumento en el número de familias que llegan a la frontera generó condiciones inaceptables en dos de los sectores más activos de la Patrulla Fronteriza, informó la semana pasada a un tribunal federal un monitor designado por el tribunal. El Dr. Paul H. Wise dijo que niños de hasta 8 años fueron separados de sus padres durante el procesamiento en el sur de Texas, una práctica que se ha utilizado principalmente con niños de 13 a 17 años.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos dijo que estaba revisando el informe de Wise, señalando que pueden ocurrir separaciones limitadas y temporales durante el procesamiento por razones de seguridad, pero que no se parecen en nada a las separaciones a largo plazo bajo el expresidente Donald Trump. Wise dijo que incluso una separación a corto plazo puede tener “efectos duraderos y dañinos”.

Las autoridades estadounidenses cerraron el miércoles un puente y un ferrocarril internacional en Eagle Pass para redirigir al personal. Union Pacific Railroad Co. dijo el jueves que miles de vagones cruzan la frontera allí diariamente.

CBP dijo a los líderes empresariales que no tienen una estimación de cuándo se reanudaría el tráfico ferroviario en Eagle Pass o cuándo se reabriría el tráfico de camiones comerciales con destino a Estados Unidos en un puente en El Paso. El tráfico se ralentizó en otros cruces fronterizos.

En San Diego, un cruce de peatones ha estado cerrado desde el 14 de septiembre para dirigir al personal a un área donde los migrantes de Camerún a Colombia esperan entre un muro fronterizo de doble capa en San Diego. Los voluntarios están entregando a los migrantes comida y agua embotellada mientras esperan ser procesados.

Cerca de Jacumba Hot Springs, una ciudad de menos de 1.000 habitantes con un pequeño hotel y una tienda general dentro de montañas cubiertas de rocas a una hora en auto al este de San Diego, la semana pasada comenzaron a formarse campamentos de migrantes por primera vez desde mayo.

Los contrabandistas llevan a los inmigrantes a un lugar de México donde termina el muro fronterizo. Uno de los tres campamentos en el valle de Jacumba está a aproximadamente media hora de caminata por un camino de grava utilizado casi exclusivamente por agentes fronterizos. El miércoles, ninguno se había quedado más de una noche, ocupando tiendas de campaña dejadas por otros.

La Patrulla Fronteriza entrega a los migrantes pulseras de colores que marcan su fecha de llegada para determinar quién es trasladado primero a un lugar de procesamiento. Las fogatas y los arbustos de enebro protegen a los migrantes de los escalofríos nocturnos. Algunos treparon a lo alto de rocas con la esperanza de obtener señal de teléfono celular.

Ángel Sisa, de 40 años, salió de la región costera de Ecuador con su esposa y sus dos hijos, de 15 y 13 años, vendiendo su tienda de abarrotes para escapar de las amenazas de muerte de delincuentes que le exigían pagos mensuales. La familia Sisa pagó a contrabandistas para que los llevaran en avión y autobús hasta llegar a un hotel en Tecate, el pueblo más cercano en México al punto donde cruzaron.

Esperan establecerse en Minneapolis con familiares que abandonaron Ecuador hace aproximadamente un año.
AM.MX/fm

Artículos relacionados