fbpx

FRANKFURT,  29 de enero (AlMomentoMX).-  Las automotrices alemanas Volkswagen, Daimler, Bosch y BMW están envueltas en un escándalo, luego de  que se revelara que los fabricantes realizaron pruebas de emisiones de gas en monos y humanos para demostrar que las emisiones de los motores diésel no son tan dañinas para la salud.

El estudio se realizó en 2014.Desde el sábado, Volkswagen indicó que tomaba “claramente distancias con cualquier forma de maltrato de animales”, tras la revelación por el New York Times de tests llevados a cabo con monos por estas automotrices.

Estos experimentos se llevaron a cabo en 2014 en territorio estadunidense por parte de la Asociación Europea de Estudios sobre la Salud y el Medio Ambiente en el Transporte (EUGT), un instituto financiado por Volkswagen, BMW, Bosch y Daimler (fabricante de Mercedes-Benz).

Sin embargo, el caso adquirió una nueva dimensión este lunes cuando el diario alemán Süddeutsche Zeitung afirmó que estos tests sobre los efectos de la inhalación de óxidos de nitrógeno (NOx) también fueron efectuados con 25 humanos en buena salud.

“Tomamos claramente nuestra distancia con esta prueba y con el EUGT”, expresó un portavoz de Daimler. “Estamos consternados por la magnitud de los estudios y porque hayan sido llevados a cabo”. Precisó que su filial Mercedes-Benz “condena de forma enérgica este tipo de experimentos”.

También BMW se distanció de los experimentos y aseguró que coches de esa marca no habían sido utilizados en los mismos.

De acuerdo con las revelaciones, el estudio que involucró a monos enjaulados que veían caricaturas en la televisión mientras inhalaban los gases que salían de un Beetle de Volkswagen. El estudio nunca se concluyó o se publicó.

Tras la revelación, el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, aseguró que “esos experimentos no tienen ninguna justificación ética ni científica” y consideró que su realización “obliga a formular preguntas críticas a todos los responsables”.

“Lo que tienen que hacer los fabricantes de automóviles con las emisiones es reducirlas y no pretender demostrar que no son dañinas con ayuda de experimentos con monos y hasta con seres humanos”, agregó.

También el ministro de Transporte, Christian Schmidt, condenó de la manera “más contundente” los experimentos y advirtió que el caso afecta la credibilidad de la industria alemana.

“Condeno de la manera más contundente esos experimentos con animales y personas que por las informaciones que tenemos fueron encargados por al industria automovilística alemana”, dijo.

A fines de 2015, Volkswagen había reconocido haber equipado 11 millones de sus vehículos diésel –de ellos unos 600 mil en Estados Unidos– con un programa que falseaba los tests antipolución y disimulaba emisiones que a veces eran hasta 40 veces superiores a lo autorizado por las normas.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios