fbpx

JORGE HERRERA VALENZUELA
La consumación de la Operación Pato, ordenada desde Rusia, planeada en París y ejecutada en la Ciudad de México, provocó una tensión mundial. Estaba en su apogeo la Segunda Guerra Mundial y en México casi concluía el gobierno del general Lázaro Cárdenas del Río. Un joven catalán de 27 años, con un piolet cortó la existencia al más acérrimo enemigo del poderoso José Stalin, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética desde 1922 hasta 1953.

Eran las cinco de la tarde y 20 minutos del martes 20 de agosto de 1940, cuando Ramón Mercader del Río, enterró profundamente un piolet en la cabeza del líder ruso León Trosky, en el momento en que se acercaba a la ventana de su despacho para leer un artículo periodístico que le llevó el español. Lanzó un grito de dolor y llamó a su esposa y a ella la siguieron los guardias que había en la casa.

Trosky dio unos pasos y se desplomó. Lo llevaron en una ambulancia al Puesto Central de Socorros de la Cruz Verde, en la esquina de Revillagigedo y Victoria, en el centro de la Ciudad de México. Recibió inmediata atención médica, pero horas más tarde, el miércoles 21 del mismo mes dejó de existir el fundador de la IV Internacional Comunista y jefe del Ejército Rojo. Mientras tanto el asesino quedó preso bajo el nombre de Jacques Monard, mismo que correspondía a un joven belga.

Por cierto abro un paréntesis para comentar una anécdota. Instalado en un cubículo del Puesto Central de Socorros, León Trosky estaba superprotegido por la policía y nadie podía pasar a verlo y menos un periodista. Sucede que el joven reportero Eduardo “El Güero” Téllez Vargas, del diario El Universal, se las ingenió poniéndose una bata de médico. Vio de cerca al victimado comunista, quien estaba inconsciente y “El Güero” “adornó” su nota describiendo el sitio y al paciente.

UN AÑO LA PREPARACIÓN

De acuerdo con los historiadores, cronistas y periodistas, tras de ser expulsado de la Unión Soviética, León Trosky –Lev Davidovich Bronstein o Lyev Trósky (así con acento), fue sentenciado a muerte por Stalin. La orden de cumplirla correspondió al encargado de la sección que eliminaban a los enemigos del líder, Leonid Aleksándrovich Eltingon, quien en París se relacionó con el embajador mexicano Narciso Bassols hasta ganarse su confianza y pedirle que lo relacionara con hombres importantes de México.

Más adelante, en mayo de 1939, el mismo espía ruso se entrevistó con la española Caridad Mercader y con su hijo Ramón Mercader. Ella en realidad se llamó Eustaquia María Caridad del Río Hernández. Madre e hijo fueron encargados de dar muerte a Trosky. Se formularon varios planes y para ello vivieron una corta temporada en Nueva York para después viajar a México. En este recorrido el nacido en Barcelona utilizó el nombre de un canadiense, Frank Jackson. Ramón quedó sepultado en Moscú con el nombre de Ramón Ivánovich López.

Para mayo de 1940 ya en México, madre e hijo organizaron un comando con 40 hombres y al frente de ellos estaba el ya entonces reconocido muralista David Alfaro Siqueiros. Además estaba su cuñado Leopoldo Arenal Bastar y el doble agente ruso Robert Sheldond Hart. Aunque hicieron como 400 disparos hacia la recamara, Trosky y su esposa Natalia Sedova, la libraron.

El segundo atentado, descrito en párrafos anteriores, fue como lo dispuso Ramón Mercader del Río, quien el día del crimen se puso un abrigo largo de color obscuro y debajo escondía el piolet. Para entonces ya era novio de la secretaria de León, Sylvia Angeloff, relación que le permitió familiarizarse en la casa y los guardias no lo registraban como era la orden para hacerlo con todo visitante. No hubo quien lo protegiera y lo detuvieron inmediatamente, fue llevado ante un juez de las entonces Cortes Penales y lo sentenciaron a 20 años, tras las rejas, que cumplió en 1960.

El licenciado Eduardo Ceniceros fue el último defensor de “Jacques Monard” y publicó un libro con la narración del proceso seguido al español que salió del país hacia Moscú y tras larga temporada ahí, se refugió en La Habana, Cuba, siendo recibido por Fidel Castro Ruz. Murió de cáncer en los huesos, el 18 de octubre de 1978.

De este suceso hay una considerable cantidad de libros, 8 películas y una serie televisiva con la vida de León Trosky y su trágico final. La primera se filmó en 1972, titulada “El Asesinato de Trosky” y el protagonista fue el galán Richard Burton. La serie se grabó hace apenas tres años y el ruso Konstantin Khabensky personificó al deturpado León Trosky.

Diego Rivera y Frida Kahlo ayudaron a que Trosky fuese recibido en México, en el año 1937. Al siguiente, el presidente Lázaro Cárdenas le otorgó el asilo político y el permiso de migración para su esposa. Por supuesto que mi comentario es muy breve y la finalidad es que los ochentones lo recordemos y las nuevas generaciones sepan algo de este caso de corte mundial. En la cárcel de Santa Martha Acatitla, al Sur de la Capital Mexicana, entrevisté al ingeniero Mercader del Río, quien se encargaba de atender todo lo relacionado con la electricidad en el penal.

TENOCHTITLÁN Y CHURBUSCO

En este mes de agosto que se nos agota, hay dos fechas importantes en nuestra Historia Patria. La primera data del 13, en 1521. Tras de un año de combates entre los mexicas y los aventureros que llegaron con el rebelde y desobediente Hernán Cortés, derrotaron a los nativos y cayó la lacustre Tenochtitlán (así con acento) y ahí empezó lo que los historiadores llaman “La Conquista de México” y creo que más que eso, fue la colonización y la evangelización. En ese año, el rey azteca era el número 11, el último, Cuauhtémoc.

Con muchos meses de anticipación el gobierno de Estados Unidos de América planeó la invasión de 1847 a México, después de apoderarse de la mitad del territorio mexicano. Los soldados invasores, comandados por los generales Winfield Scott y David Twiggs el 20 de agosto de 1847, se enfrentaron a las tropas mexicanas que perdieron los encuentros en Cerro Gordo y en Lomas de Padierna, cerca de Contreras.

De nuestro lado, en el Convento de Santa María de Churubusco, los generales Pedro María Anaya y Manuel Rincón, reagruparon a sus debilitados hombres, con armas muy inferiores a las de los enemigos, pero con la mente de salir triunfantes. La refriega militar duró varias horas, muriendo 139 mexicanos y 246 yanquis, así como decenas de heridos en ambos lados. Los integrantes del Batallón de San Patricio, desertores de las filas gringas, se unieron a México con el general John Riley al frente.

La defensa de los mexicanos fue calificada de patriota y se recuerda que el general Anaya pronunció la frase: “Si hubiera parque, no estaría usted aquí”, en respuesta a la orden de que entregara la plaza. Una derrota más y a los irlandeses supervivientes, los norteamericanos ahorcaron a unos y azotaron a otros. Por eso hay un monumento en Molino del Rey, junto a lo que fue la residencia presidencial de Los Pinos, para rendir homenaje a esos aliados que fueron calificados de héroes. El Convento de Churubusco actualmente es el Museo de las Invasiones.

El hidalguense Pedro María Anaya fue Presidente de México antes y después de la batalla referida. Primero de abril a mayo del 47 y después noviembre del 47 a enero de 1848. Gobernó el Distrito Federal tres años y medio de 1849 a 1853.

PARA LA JEFA CLAUDIA SHEINBAUM

Cierto que en el desorganizado gobierno federal, se acepta que cada quien exprese lo que guste, en el de la Ciudad de México la doctora Claudia Sheinbaum Pardo procura entender mejor los problemas de la sociedad y aplicar los programas adecuados, como es el caso de la pandemia que nos abate. Sin embargo en las alcaldías Cuauhtémoc y Magdalena Contreras, las cosas no marchan bien o hay mano libre “para trabajar”.

La batalla contra las personas que salen en sus bicicletas o en “triciclos” a vender comida o dulces, para tener dinero y sobrevivir a causa del desempleo, en las calles y avenidas de la Alcaldía Cuauhtémoc son víctimas de los policías uniformados y de empleados de esa alcaldía. Decomisan el vehículo y tiran la mercancía al piso con pretexto de que está prohibido vender alimentos en la vía pública. Una de las últimas víctimas fue “Lady Tacos” a quien despojaron de su mercancía, tacos de canasta, y fue defendida por los transeúntes. El gobierno local le pagó el monto de lo perdido.

En Contreras se quejan de que un señor de nombre Iván Mejía Quintero, pareja sentimental de la alcaldesa Patricia Ximena Ortiz Couturier, es quien aprueba, desaprueba, autoriza o desautoriza. Las organizaciones sociales de esa demarcación “¡ya se cansaron!” de señalar la pésima y corrupta administración de la joven que, se afirma, asegura tener “vara alta” en las oficinas de la mera mera jefa de Gobierno.

P.D. Hace nada menos que ¡52 años! el trío formado por Francisco Fonseca Notario, Enrique Herrera Brugetas y Jesús Terán Perez Vargas se lanzaron a fundar la Agencia Mexicana de Noticias, Notimex, para dar servicios a periódicos, radio, televisión, embajadas y organismos privados. En realidad Notimex empezó a funcionar en el mes de mayo de 1968, sin embargo se reconoce como fecha oficial de su inicio el día 20 de agosto en que se redactó y se firmó el acta constitutiva ante un Notario Público de la Ciudad de México…En este nuevo siglo, el 1 de junio de 2008, la denominación oficial de Notimex cambió a Agencia de Noticias del Estado Mexicano…La noticia es que desde hace varias semanas Notimex ya no produce noticias porque, desde el 21 del pasado febrero están en huelga por problemas sindicales y no hay para cuando lleguen a una solución. Los trabajadores huelguistas son asesorados jurídicamente por el papá de la titular de la Secretaría del Trabajo.
jherrerav@live.com.mx

Comentarios

comentarios