fbpx

Francisco Medina

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo (AlmomentoMX).- Tras una larga lucha legal emprendida por sus hijos, María Delia y José Luis Félix, quienes han denunciado que México se ha convertido en el único país que no respeta los derechos humanos en los Ceferesos y penales estatales aplicando penas inusitadas por delitos que en otra parte del globo son menores, y falta de respeto a las personas de la tercera edad, a las incapacidades de los presos adultos, negándoles la libertad anticipada, domiciliar, Miguel Ángel Félix Gallardo logró ganar un amparo que giró el juez cuarto de Distrito de Procesos Federales en Jalisco, fue trasladado al Centro de Reinserción Social (Cereso) de Puente Grande.

De acuerdo con información difundida por Zeta, la resolución del traslado de Félix Gallardo, detenido en 1989, fue notificada tanto a las autoridades penitenciarias estatales como al comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS).

Al filo de las 17 horas de ayer, con el apoyo de la Fiscalía General del estado (FGE) de Jalisco, Félix Gallardo fue recluido en el Cereso de Puente Grande, cuyo régimen penitenciario es menos severo que el del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 2 de Occidente, al que fue trasladado el 31 de enero de 2015, tras permanecer 20 años en el Cefereso 1 Altiplano y antes en el Reclusorio Sur de la Ciudad de México.

El traslado de Félix Gallardo, de 71 años de edad, se debió a su precario estado de salud, con graves problemas de la vista y pérdida parcial de la capacidad auditiva, además de que ya no se le considera una persona con perfil de alta peligrosidad.

En el área médica de las prisiones donde estuvo también se le diagnosticó faringitis aguda, hernia hiatal, gastritis crónica, dolor y ardor durante la micción, estreñimiento crónico y trastorno ansioso depresivo.

Félix Gallardo cuenta actualmente con una condena de 40 años de prisión por diversos delitos federales, pero aún no recibe sentencia por los secuestros, homicidios e inhumación clandestina del agente de la DEA, Enrique Camarena, y del piloto mexicano de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos, Alfredo Zavala Avelar, hechos ocurridos en 1985.

Las autoridades carcelarias de Jalisco habían negado capacidad ocupacional y contar con las medidas médicas adecuadas para recibir y atender a Félix Gallardo en alguno de los penales de Puente Grande. Sin embargo, la tarde de ayer finalmente se consumó el traslado.

Cabe recordar que sus hijos María Delia y José Luis Félix, señalaron en entrevista con Almomento.mx que conforme a las reformas de los artículos 18, 25 y 69 del Código Penal de Procedimientos penales que establece que es el juez quien determina el lugar de reclusión del procesado o sentenciado y por su estado de salud, la Juez 4º de Distrito de Procesos Penales Federales, en Jalisco, Sonia Hernández, ordenó el 17 de diciembre de 2014 que Miguel Ángel Félix Gallardo fuera trasladado a un penal de mediana seguridad.

Indicaron que la titular del Juzgado, Sonia Hernández Orozco, después de haber visto en videoconferencia a Félix Gallardo, emitió un acuerdo ordenando el traslado al Órgano Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, de la Secretaría de Gobernación (Segob); sin embargo, indicaron que han pasado más de seis meses sin que se cumpla la orden del Juez, por lo que es evidente que se le han violado sus derechos humanos.

Manifestaron que el actual órgano desconcentrado no ejecuta libertades ni da readaptación a los internos se ha convertido en verdugo viola los artículos 165 y 166 del código penal y los protocolos de las diversas convenciones formadas con otros pises.

Señalan que en el Cefereso numero uno no existe el estudio psicológico y criminológico que marca el reglamento que debe de hacerse cada seis meses se practica la tortura o pena de muerte lenta; un interno pasa 23 horas en celda sellada con foco día y noche sin ninguna actividad propenso a la locura.

De acuerdo con el expediente de la causa penal 32/1985-II, el de juicio de amparo 300/2012-VI y 215/2015, se han presentado una serie de irregularidades en el proceso que se le sigue a Miguel Ángel Félix Gallardo, por lo que se indica que no existe justificación alguna para que continúe privado de su libertad en  un centro de reclusión  de máxima seguridad.

A lo anterior se suma que la salud de Miguel Ángel Félix Gallardo sigue deteriorándose sin  que las autoridades del penal donde se encuentra hayan atendido a las resoluciones judiciales y sin que éstas efectúen los trámites legales para hacer respetar sus derechos.

Señalaron que tras haberse realizado una serie de estudios por peritos médicos, se desprende de dichos dictámenes médicos que su padre, no ha recibido la atención médica adecuada en los Centros Federales de Readaptación Social, en los que ha sido recluido, por lo que se hace necesario trasladarlo a un penal de mediana seguridad donde se permita el acceso de médicos para que pueda ser atendido y no se siga deteriorando su estado de salud, que convierten su estancia en una verdadera tortura.

Por otra parte, indicaron que en una petición que se presentó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, manifestaron que su padre, Miguel Ángel Félix Gallardo, fue condenado injustamente en la causa penal 203/2000, pues  es inocente de los hechos que se le imputan y después de casi 27 años de estar en prisión, no se le concede ningún beneficio, razón por la cual se solicitó la intervención de la CIDH para que revise el caso sobre la violación de los derechos humanos de su padre.

María Delia y José Luis Félix, manifestaron que anteriormente se había solicitado a la CIDH, atendiera las violaciones por las que se dictó una sentencia condenatoria, pues fue a base de pruebas ilícitas en que se sustentó la misma.

Cabe señalar que el sábado 8 de abril estando con su esposa e hijos en la casa de Cosmos a las 11 horas aproximadamente fueron derribadas las puertas por elementos de la policía judicial federal a mando de Guillermo Gonzales Calderoni encontrándose enfermo con un suero en la mano fue detenido sin orden de aprehensión, menos de cateo del domicilio, operativo que duro solo un minuto o dos.

Fue sacado a empujones delante de su familia y decenas de vecino, luego llevado a un lugar desconocido de donde el comandante Guillermo Gonzales Calderoni hablo vía telefónica con el licencia Coello Trejo subprocurador de la PGR. “Lo tengo -le dijo- no hiso resistencia, no tenía armas ni drogas, solo un suero en la mano”.

De inmediato fue llevado al aeropuerto de Guadalajara en una camioneta Ichivan misma que antes usaron en su detención. Ya en el aeropuerto llego un Little jet de Petróleos Mexicanos y fue conducido a la Ciudad de México, al llegar a la calle de Soto fue subido a la oficina de Coello Trejo tras saludarlo, le ratificó: “está usted jodido no le agarramos nada aviente su royo”.

-No tengo nada que decirle licenciado no he cometido delito alguno.

-Donde estuvo estos últimos cuatro años.

-Viví en Mazatlán- le contestó.

Horas después se entera que algunos jefes policiacos de Culiacán fueron citados a la Novena Zona Militar por el general José de Jesús Rebollo y detenidos arbitrariamente sin ninguna orden judicial ni flagrancia de delito, algunos  ni conocían a Miguel Ángel Félix Gallardo, al igual tres elementos de la Policía Federal de Caminos que se les pidió presentarse en la PGR durante tres días de interrogatorios y torturas, sin probar alimentos fueron hechas unas declaraciones de sus supuestos coacusados que firmaron bajo presión ante el licenciado Franco Villa, Lino Corleone y resto de abogados de la PGR.

Félix Gallardo fue sacado ante la prensa sin poder hablar y contestar preguntas, luego por la noche se le obligo a firmar papeles siendo esa madrugada conducido a Reclusorio Sur y luego a 11 presentado ante el Juez Décimo de Distrito acusado de tener en el domicilio de Cosmos, armas de fuego y droga, tal sorpresa le causo ya que no había nada en ese domicilio y habiendo otras personas en el mismo no fueron detenidas, además un agente del grupo llevaba cámara fotográfica.

Posteriormente todos sus coacusados fueron absueltos y algunos como los tres federales de caminos volvieron a sus puestos, al igual los de Sinaloa.

Irregularidades del proceso.

Gamas el juez tuvo a su vista armas y droga menos evidencia la PGR no los tenía ni en el juzgado ni en la Secretaria de Salud ni en la Secretaria de Defensa Nacional.

Otra irregularidad. Jamás se le permitió hablar ante los medios de comunicación y luego de la desaparición y muerte de familiares y abogados, en agosto del 92 fue de sorpresa trasladado al Cefereso de Almoloya de Juárez violando así una sentencia de amparo a su favor.

Casi increíble. El que fue Ministerio Público adscrito a su proceso se convirtió en Juez Décimo y lo sentencio sin evidencia ni modalidad de tiempo lugar y modo o flagrancia a 40 años incluyendo cohechos del fuero común del estado de Sinaloa.

Otra sorpresa. Apeló la sentencia y el que fuera Juez y MPF se convierte en magistrado y le confirma la sentencia.

Recurrió al amparo a la Suprema Corte y solo consiguió la devolución en parte de los bienes de su familia, pues algunos ya no existían se los habían repartido funcionarios públicos.

Por tales motivos, familiares de Miguel Ángel Félix Gallardo, solicitarán le sean concedida la reclusión domiciliaria de su padre para que pueda ser atendido de los males que le aquejan y lo tienen al borde de la muerte.

Llama Senado a garantizar derechos humanos de personas privadas de su libertad

El Senado de la República exhortó al Ejecutivo federal, en su carácter de Presidente del Consejo Nacional de Seguridad Pública, para que fortalezca la estrategia nacional y reoriente las políticas tendientes a garantizar el respeto de los derechos humanos de las personas privadas de su libertad.

El dictamen tiene el objetivo de revertir las condiciones de los centros de reclusión de nuestro país que se desprenden del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2014 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

Dicho diagnostico no refleja cambios significativos entre 2013 y 2014, prevaleciendo el tema de sobrepoblación y la falta de personal de manera constante, así como el porcentaje mayoritario de población que se encuentra aún en proceso, frente a un porcentaje minoritario de población sentenciada.

En los centros estatales, las deficiencias detectadas se refieren a la no separación entre procesados y sentenciados, a la falta de personal capacitado y con un salario acorde a la actividad que desempeña, así como insuficiente suministro de equipamiento.

Se detectaron también deficiencias en la prevención de probables violaciones a los derechos humanos, así como inexistencia de procedimientos para la remisión de quejas de los internos ante la CNDH.

Por tal motivo, resulta fundamental garantizar el control y seguridad de los centros penitenciarios del país para evitar fugas y motines; abatir la corrupción; y romper vínculos de los internos con organizaciones delictivas que operan tanto dentro como fuera de los centros.

Es primordial la participación conjunta de los Poderes de la Unión para desarrollar e implementar políticas públicas penitenciarias tendientes a garantizar el respeto irrestricto a los derechos humanos, a fin de que los internos lleven una vida digna durante el tiempo de privación de la libertad y se generen las condiciones que eviten su reincidencia, garanticen su reinserción y se contribuya así a la prevención social del delito.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios