SIN LÍNEA: “Fusileros” dos de los aspirantes a fiscales anticorrupción

0
20

José SÁNCHEZ LÓPEZ

LA lógica indica que todo servidor público debe ser impoluto, honesto a carta cabal y si su cargo es para castigar a malos funcionarios, a los que no sirven al pueblo sino se sirven de él, a pillos que se colaron al sistema, entonces su compromiso es doble y deben ser garantía de honradez, eficiencia, de valores y principios que sean determinantes para un actuar justo, sin intereses, favoritismos, parcialidad o miedo, absolutamente autónomos.

En teoría, eso es lo que será, o al menos eso es lo que pretenden que sea el próximo Fiscal Anticorrupción, hombre o mujer, pero de absoluta probidad.

Por ello no deja de llamar la atención el hecho de que dos de los aspirantes a tan relevante cargo, se hayan atrevido a plagiar un ensayo con el que justificarían su honestidad, capacidad y eficiencia.

No se sabe quién se “fusiló” a quién. Si fue entre ellos mismos o tomaron los textos de alguna otra persona, lo cierto es que el plagio resultó tan burdo que hasta los senadores de las comisiones de Justicia y Anticorrupción y Participación Ciudadana, que no se distinguen precisamente por atingentes y puntillosos, se dieron cuenta del “fusil”.

Los llamaron, les advirtieron de su traspiés y los descalificaron.

“Las comisiones unidas no prejuzgan quién es el responsable, no sabemos quién elaboró el documento y quién copió parte de este documento. Tenemos aquí los dos ensayos y varios párrafos son idénticos”, dijo el priista .

Uno de los presuntos “fusileros”, BRAULIO ROBLES ZÚÑIGA, tuvo el pundonor de no presentarse a la comparecencia y optó por declinar.

En tanto que ANGÉLICA PALACIOS ZÁRATE recibió el beneficio de la duda y se le dará derecho de audiencia para que explique la situación.

BRAULIO tiene un doctorado en Derecho Penal por el Centro de Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Criminológicas. Ha sido Ministerio Público en la Procuraduría General de Justicia de la CDMX y ocupó diversos cargos en la Unidad Antisecuestros de Secuestros de la Procuraduría General de la República. Su último cargo fue el de comisionado a la Coordinación de Asesores de la PGR.

Sin duda un currículum impresionante.

ANGÉLICA no se queda atrás. Es catedrática en Derecho Constitucional y Amparo por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Se inició como mecanógrafa en distintos juzgados de Tlaxcala hasta llegar a elaborar proyectos de sentencia. Fue Ministerio Público Federal delegada de la PGR en Puebla.

Impresionante también la currícula ¿no?

Empero, el hecho de haber plagiado un trabajo ajeno les resta toda credibilidad y lo grave, surge la interrogante de cómo llegaron a esos cargos.

Qué tantos afectados hubo durante su paso como funcionarios públicos y cómo les fue a aquellos que, de una u otra manera, estuvieron sujetos a sus resoluciones.

Cómo sería su proceder de llegar a la Fiscalía Anticorrupción, porque como ministerios públicos o catedráticos, la única materia que podrían impartir a quienes apenas incursionan en el servicio público sería:

Cursos intensivos de cómo aprovechar y explotar la experiencia y los trabajos ajenos.

De los 32 aspirantes iniciales a la Fiscalía Anticorrupción, sólo quedan 25.

Desde luego, entre los candidatos ha habido buenas, aunque manidas propuestas: plena autonomía, combate a peces gordos, que no haya fines partidistas o electorales, acabar con redes de corrupción, buscar la reparación del daño, protección a testigos y denunciantes y otros planteamientos.

Hubo uno que llamó la atención, el de RICARDO PERALTA SAUCEDO, que citó al “Cártel de la Corrupción”, la organización más peligrosa del país, con poder político, social y económico, refiriéndose a los malos servidores públicos, a los que habría que cortar de raíz, a la vez que se pronunció por la eliminación total del fuero.

Independientemente de que fuera o no PERALTA SAUCEDO, el que llegara a dicha fiscalía, sería muy sano tomar en consideración sus propuestas, porque existe una verdad aplastante: hoy nadie creé en los supuestos servidores públicos y menos aún, en aquellos que se dan golpes de pecho y resultan peores que los cínicos***NO SÓLO HAY QUE PARECER HONESTO, HAY QUE SERLO.***AU REVOIR.

Comentarios

comentarios