fbpx
l
La leche y los líquidos pueden introducirse accidentalmente en las trompas de Eustaquio

GUADALAJARA, 30 de enero (Al Momento Noticias).- Los recién nacidos son proclives al desarrollo de infecciones del oído (otitis media), debido a factores como colocarlos en una posición inadecuada cuando son alimentados con biberón, advirtió la otorrinolaringóloga María Angélica Torres Ornelas.

La experta adscrita a la Unidad de Medicina Familiar con Atención Ambulatoria (UMAA) No. 52, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, recomendó a las madres de familia, evitar que el bebé ingiera la leche o los líquidos mientras está acostado.

“Pueden desarrollar otitis media, si se les da el biberón mientras están acostados o dormidos, porque la leche o líquidos, como por ejemplo los jugos, pueden introducirse accidentalmente en las trompas de Eustaquio y provocar inflamación e irritación de los oídos”, precisó.

La especialista detalló que una vez inflamada esta zona, el azúcar que contiene la leche puede facilitar la proliferación de bacterias que dan paso al desarrollo de las infecciones.

Por otra parte, Torres Ornelas destacó que dada la cercanía entre los oídos y el aparato buco-faríngeo, es muy factible que si el bebé presenta un cuadro gripal, los agentes bacterianos o virales que propiciaron la enfermedad respiratoria puedan ingresar al oído.

Debido a que se trata de recién nacidos, dijo, son incapaces de expresar verbalmente las molestias que una infección de oídos puede ocasionarles, por lo que recomendó a los padres de familia y cuidadores mostrarse atentos a algunos síntomas.

“Hay que estar pendientes del pequeño, por si se muestra irritable o llora más de lo normal, se lleva las manos a las orejas constantemente, se mete los dedos en el oído, sacude la cabeza, le sale líquido de los oídos, presenta fiebre, diarrea, vómitos o pérdida de apetito”, precisó.

En cualquiera de los casos, dijo, es necesario llevar al pequeño a su unidad médica para ser examinado y para que se le brinde tratamiento adecuado, el cual consiste básicamente en el suministro de antibióticos.

Para prevenir las infecciones de oído en los bebés, además de vigilar su postura mientras es alimentado, se debe procurar no introducir en sus oídos copitos de algodón y únicamente limpiarlos de forma externa con una gasa.

“También se debe evitar el contacto con personas fumadoras y no exponer al recién nacido al humo o residuos de cigarro que pueden alojarse en el hogar, dado que esto puede ocasionar alteraciones en el sistema inmunológico del infante, favoreciendo que contraiga infecciones y cuadros gripales”, aseguró.

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *