fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de noviembre (Al Momento Noticias).-  Un astronauta trabaja bajo condiciones totalmente distinta a las de las que conocemos en la Tierra mientras están en microgravedad, por ello para realizar correctamente su trabajo y sobrevivir requieren de vestimenta y sistemas especiales.

Por lo anterior durante la 22ª Semana Nacional de Ciencia y Tecnología en el Zócalo capitalino, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) trajo a expertos sobre la materia a México.

Un traje espacial ayuda a los astronautas a preservar la vida al viajar y trabajar en el espacio. Ya sea por las temperaturas altas y bajas que se presentan, la falta de oxígeno para respirar en el vacío, las necesidades básicas como comer o beber, la protección contra la radiación que en la Tierra la atmósfera frena pero en el espacio no, o los objetos naturales o artificiales que se encuentran flotando y que podrían lesionar o incluso matar a un astronauta, son las razones por las cuales este tema se toma tan en serio cuando se viaja fuera de la atmósfera.

Para esto, Alma Stephanie Tapia, ingeniera en materiales de la NASA en el Johnson Space Center en Houston y especialista en trajes espaciales y su mantenimiento, diseño y aspectos de materiales, explicó el funcionamiento y composición de este elemento primordial para las misiones espaciales.

Vestimenta espacial

El nombre oficial de los trajes espaciales es Unidad de Movilidad Extravehicular (EMU, por sus siglas en inglés), ya que no son solo un simple traje, sino todo un conjunto de sistemas que permiten la movilidad de la persona en lugares externos a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) o a alguna nave.

Cuando pensamos en los trajes espaciales de los astronautas, normalmente viene a nuestra memoria el traje blanco,  el EMU; sin embargo, hay dos trajes espaciales: el traje color naranja que se usa en las misiones durante las fases que son de alto riesgo como los despegues.

El traje EMU se encuentra dividido en varias capas que terminan pesando hasta 150 kilogramos. Consta de varios módulos: el torso superior rígido que cubre el pecho, el torso inferior que cubre las piernas y pies, el casco, el visor extravehicular, los brazos y guantes.

No obstante, debajo del traje blanco que todos conocemos, el primer paso es ponerse y utilizar una prenda de máxima absorción, puesto que al trabajar durante varias horas seguidas fuera de la nave en órbita, resultaría imposible realizar sus necesidades de otra forma.

Después sigue una primera capa que cubre gran parte de cuerpo excepto manos, cabeza y pies, y es llamado prenda de enfriamiento líquido y ventilación (LCVG, por sus siglas en inglés). El LCVG ayuda a controlar la parte térmica y a preservar la temperatura necesaria para que la caminata espacial se desarrolle exitosamente.

“Los astronautas se ponen un traje que tiene muchos tubos que circulan agua fría a través del mismo, ya que en el espacio la temperatura varía mucho dependiendo de nuestra ubicación, la temperatura dentro del traje siempre es alta porque la persona constantemente está generando calor”, detalló la especialista.

Añadió que el agua fría que circula en el traje “proviene de la mochila que los astronautas cargan en la espalda y que contiene un dispositivo que enfría el vital líquido que va circulando, controlada  por unas pequeñas manijas en el traje con las que pueden manipular la velocidad con la que circula el líquido”.

Después de esta capa que mantiene la temperatura adecuada, continúa una serie de más de diez  antes de llegar a la particular imagen de astronauta. Estas capas se dividen en distintos materiales y con distintas funciones cada uno.

La primera es llamada bladder, constituida por nylon recubierto con uretano, “es como un globo y es la parte más crítica del traje espacial porque es lo que mantiene y controla que el traje tenga aire en su interior. Es muy importante que siempre esté protegida puesto que sin aire no podrían sobrevivir los astronautas”, subrayó Tapia.

En seguida se encuentra la capa de restricción formada por Dacrón, una tela cubierta con elásticos e hilos que moldean la figura humana del traje. Esto porque al ser bladder una capa llena de aire, podría inflarse como lo hace un globo, y la capa de restricción fuerza la forma humana para que el astronauta pueda manipular objetos y moverse adecuadamente.

Posteriormente con el fin de proteger a la persona de cualquier accidente o evento que corte el traje y arriesgue su vida, existe una capa que tiene esta finalidad, constituida de neopreno y nylon reforzado, una tela que es usada normalmente en la Tierra en los paracaídas.

Le sigue una serie de varias capas térmicas de Mylar, un polímero termoplástico que ayuda a controlar la temperatura del astronauta y actúa también como protección extra a cualquier colisión de objetos orbitando a altas velocidades con los astronautas, “cuando algo está flotando en el espacio, nos imaginamos que es un simple objeto sin velocidad, pero en realidad sus velocidades son altísimas como una bala. Los astronautas y nosotros monitoreando desde la Tierra, tenemos que ser muy vigilantes en cuanto a objetos que puedan encontrarse”, añadió la ingeniera de la NASA.

 Finalmente, la capa exterior de Ortho Fabric está conformada por los materiales Gore-Tex, Kevlar y Nomex. “Podemos así rebotar los rayos ultravioleta y proteger al astronauta. Esas capas están cubiertas con teflón que permiten que el material se pueda resbalar y logre portarse como una tela normal”, sostuvo Tapia.

Respecto al casco que utilizan los astronautas, indicó que es especial al tener elementos específicos para protegerlos, ya que, están hecho de fibra de vidrio o Spectra, un material formado por telas selladas por cemento y que es muy resistente. Tiene visores para proteger al usuario del sol, sistemas de comunicación, de hidratación para tomar agua y el cierre.

El visor tiene una capa de oro para protegerlos de los rayos ultravioleta. También tiene viseras, que ellos pueden controlar para protegerse del sol, lámparas, “cuando los astronautas trabajan hasta nueve horas, van a ver muchos amaneceres y muchos atardeceres, por lo que es necesario la iluminación. Un problema es que al estar respirando, se les llega a empañar el visor, por lo que se le aplica jabón para que no suceda; aunque en estos momentos nos encontramos desarrollando capas que se pudieran agregar para evitar que esto pase y ayudar a que sean más resistentes”, explicó.

Subsistemas y dispositivos

Directamente relacionado con el LCVG,  se encuentra conectado el subsistema primario de soporte de vida (PLSS, por sus siglas en inglés), una especie de mochila que resguarda el oxígeno de los astronautas y que logra eliminar el dióxido de carbono exhalado por los mismos en el proceso de respiración. Otorga electricidad al traje y la ventilación necesaria para que el oxígeno llegue al astronauta.

El dispositivo auxilio simplificado para rescate en actividades extravehiculares (SAFER, por sus siglas en inglés) trabaja para casos de emergencia en los que el astronauta se separe del vehículo o ISS y pueda volver. Es otra especie de mochila que usa pequeños inyectores de propulsión con el uso de nitrógeno.

Caracterización y entrenamiento

Debido a que el traje es de un gran tamaño por sus capas, no se logra tener una movilidad muy buena, razón por la cual los objetos que utiliza los astronautas no son los que se utilizarían en la Tierra, estos se modifican para que sus grandes atuendos les permitan maniobrar, siguiendo esa primicia los ingenieros de la NASA le agregaron a las yemas de los guantes puntas de gomas para facilitar su trabajo.

Para que un astronauta sepa actuar en las condiciones de microgravedad que se le presentarán en órbita, entrenan en albercas en los centros de entrenamiento de la NASA. “Cuando practican bajo el agua, a sus trajes espaciales les agregan flotadores y pesas que los ponen en exacto equilibrio, ellos dicen que se sienten igual que cuando están en el espacio. Dentro del agua practican en la alberca de cinco a diez veces lo que van a hacer cuando salgan de la Tierra”, comentó Tapia.

Algunas partes de los trajes espaciales son diferentes dependiendo de cada condición en la cual se vayan a desempeñar, por ejemplo, las suelas de las botas espaciales son planas porque se utilizan solo en la Estación Espacial Internacional, pero en un futuro, cuando se realice las misiones a Marte tendrán que modificarse para poder pisar el terreno marciano.

AMN.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *