fbpx Tulancingo celebrará 160 Aniversario como ciudad | Almomento | Noticias, información nacional e internacional
El lugar fue poblado por los otomíes, en zonas como Huapalcalco y el Pedregal
El lugar fue poblado por los otomíes, en zonas como Huapalcalco y el Pedregal

TULANCINGO, HIDALGO, 8 de noviembre (Al Momento Noticias).- Con la presentación del libro “Por Siempre Tollantzinco, Esbozo Histórico de Tulancingo, Hidalgo”, de Marco Antonio Mendoza Bustamante, el próximo 27 de noviembre a las 2 de la tarde, en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, se celebrará el 160 Aniversario de la fundación de esta ciudad.

Fue un 9 de noviembre de 1854, siendo Presidente de México Antonio López de Santa Ana, que Tulancingo fue reconocida como Ciudad. Las turbulencias políticas y el movimiento detonado con el Plan de Ayutla ocasionó que el autodenominado Alteza Serenísima saliera del país, por lo que el 17 de abril de 1868 el entonces Presidente Benito Juárez ratificó ese rango.

Si bien este año se cumplen 160 años de haber recibido ese nombramiento, esta ciudad hidalguense alberga a uno de los asentamientos humanos más antiguos de México. En la zona conocida como Huapalcalco pueden observarse aún pinturas rupestres de cerca de 14 mil años de antigüedad, así como vestigios arqueológicos en los que se han puesto al descubierto lo mismo objetos de influencia teotihuacana, azteca y totonaca. Las Crónicas Toltecas, por ejemplo, hacen referencia a que en este lugar habitó por cuatro años Quetzalcoatl, antes de fundar su gran capital, ubicada en lo que hoy es la Ciudad de Tula.

Es probable que los primeros habitantes del actual territorio municipal se hayan instalado en el valle de Tulancingo hacia el año 5000 a.C. en el periodo arcaico el lugar fue poblado por los otomíes, en zonas como Huapalcalco y el Pedregal.

En el año 645, a.C. se constituyó una ciudad por los Toltecas, la cultura Tolteca llegó a la cima de la prosperidad, pero en 1116 descendió notablemente, la ciudad fue abandonada por los toltecas a principios del siglo XII, cuando fue destruido el imperio de Tollán por la guerra.

Hacia el 977 d. C., los Toltecas, que comandados por Topiltzin, habían abandonado Culhuacán poco tiempo antes, se establecieron en el valle, en la margen derecha del Río Tulancingo. Luego de la destrucción de Tula, Tulancingo cayó en poder de los otomíes y más tarde, en el siglo XIII, de los acolhuas, que dominaron la región hasta el siglo XVI. Emigraron los vasallos y chichimecas traídos por Xolotl en 1120. Posteriormente fue habitada por los chichimecas, quienes los sometieron al Señorío de Alcolhuacan cuya capital era Texcoco. La población incrementó por la llegada de los Tlaxcaltecas.

En el siglo XIV los aztecas se apoderaron de la región, en 1431, Itzcóatl y Nezahualcóyotl, reyes de Tenochtitlan y Acolhuacán respectivamente, para regularizar sus territorios hicieron una nueva división y Tulancingo volvió a incorporarse al reino de Texcoco.

Periodo Colonial e Independencia

En 1525 cuando fue sometida por los conquistadores españoles. Durante la conquista de México la región se unió al ejército de Cortés para conquistar Tenochtitlán. La población fue encomendada a Francisco Terrazas y a Fernando de Ávila, llegaron así los españoles atraídos por su clima y sus tierras, llamándole a Tulancingo: “Retiro de Antiguos Conquistadores”. En 1527 llegaron los religiosos franciscanos de la casa principal de Texcoco, primeramente fabricaron una ermita en el barrio de Zapotlán, después la iglesia de la tercera orden, actualmente se conoce como la catedral, consagrada a San Juan Bautista.

Durante la Independencia de México, Tulancingo fue atacado varias veces donde las fuerzas realistas siempre lo defendieron, hasta que en abril de 1821, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria se apoderaron de la ciudad, Nicolás Bravo se estableció en este lugar por algún tiempo y fundó un periódico que llamó “El Mosquito de Tulancingo”, y construyó una fábrica de pólvora.

Siglo XIX

Antigua estación de ferrocarril de Tulancingo.
Antigua estación de ferrocarril de Tulancingo.

El 19 de mayo de 1822, Agustín de Iturbide, es proclamado Emperador de México, el 19 de marzo de 1823, abdicó a la corona y ofreció salir de la capital optando que su residencia estaría en Tulancingo a donde llegó el 3 de abril del mismo año. Se le retiró de Tulancingo el 20 de abril de 1823 y se embarcó en Veracruz el 11 de mayo.

A principios de 1828, Nicolás Bravo, que entonces era vicepresidente de la República, volvió a la ciudad, pero para levantarse en armas en contra Guadalupe Victoria. Una semana antes, Manuel Montaño, había proclamado el Plan de Montaño, cuyas principales demandas eran la disolución de las sociedades masónicas, y la expulsión del embajador Estadounidense Joel R. Poinsett.

Días después, Bravo salió de la ciudad de México, redacto un manifiesto en el que acusaba a los Yorkinos de promover la anarquía en México y en Tulancingo se reunió con Montaño y 600 soldados, con la idea de esperar más sublevaciones en otras partes del país. Estas, sin embargo, no se produjeron. El 6 de Enero, las fuerzas de Vicente Guerrero llegaron a las afueras de Tulancingo, revisaron la zona y se establecieron en la hacienda de San Francisco. Al día siguiente, vencido un plazo de 8 horas que Guerrero había dado a Bravo para que se rindiera, atacó la ciudad y derrotó a los escoceses.

En 1862, se da la segunda intervención francesa en México, para organizar la defensa por decretó el 7 de junio, que el Estado de México se dividía en tres distritos militares, el segundo de los cuales correspondió al territorio del Estado de Hidalgo. En julio de 1863, los franceses entran a Tulancingo. Del 30 de agosto al 2 de septiembre, Maximiliano de Habsburgo conoce Tulancingo, alejándose en la misma casa y en el mismo cuarto donde había estado Agustín de Iturbide. Desde 1863, año de erección de la diócesis de Tulancingo. En 1893, pasa por primera vez un ferrocarril, y llegar al edificio que Gabriel Mancera que había construido para tal fin.

Época porfiriana y revolucionaria

El 15 de mayo de 1911 las fuerzas maderistas toman posesión de Tulancingo bajo las órdenes de Gabriel Hernández, al día siguiente tomaron Pachuca donde depusieron al gobernador quien había ordenado a los jefes políticos proclamarle adhesión a Díaz. En 1912, la ciudad es visitada por Francisco I. Madero.

El 2 de mayo de 1915 fueron sorprendidos los revolucionarios carrancistas por los villistas en la plaza Tulancingo, en 1916, Venustiano Carranza visitó Tulancingo.

Sociedad civil organizada ha creado el sello editorial Tulancingo en la Historia, el cual busca promover la publicación de textos relacionados con esta ciudad, mismo que dará sus primeros frutos al publicar, en el marco de esta celebración, el libro Por Siempre Tollantzinco, Esbozo Histórico de Tulancingo de Bravo, Hidalgo, del escritor Marco Antonio Mendoza Bustamante.

La presentación, que se llevará a cabo el 27 de noviembre a las 2 de la tarde, tendrá como escenario la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México y estará a cargo de la Directora General del Consejo Nacional de Fomento Educativo, Alma Carolina Viggiano Austria; del prestigiado arqueólogo y escritor Eduardo Matos Moctezuma y del Cronista Vitalicio del estado de Hidalgo y Presidente del Tribunal Superior de Justicia de aquella entidad, Juan Manuel Menes Llaguno.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *