fbpx

Tres de cada cuatro mujeres no tenían confianza en usar el sistema de transporte. Foto: Cuartoscuro

CIUDAD MÉXICO, 15 de noviembre (AlMomentoMX).— Entre las cinco urbes más grandes del mundo, la Ciudad de México tiene el sistema de transporte más peligroso para las mujeres, reveló un sondeo de la Fundación Thomson Reuters, en el cual las mexicanas afirmaron que los pasajeros a menudo hacen la vista gorda ante abusos.

De acuerdo con la encuesta, aproximadamente tres de cada cuatro mujeres en la Ciudad de México no tienen confianza en usar el sistema de transporte público sin riesgo de acoso, abuso o violencia sexual.

“El transporte no es seguro y los abusos ocurren todo el tiempo”, dijo Berenice Guerrero, una maestra de 22 años de edad. “A veces me siento intimidada por los hombres y trato de no viajar de noche”, agregó

En el sondeo realizado entre el 13 y el 24 de agosto se le preguntó a  mil mujeres (200 por cada ciudad) sobre la seguridad, el tiempo dedicado a viajar y el costo del transporte en las cinco ciudades más grandes del mundo con redes de trenes subterráneos en cinco regiones culturales diferentes.

En la Ciudad de México, 151 mujeres indicaron que la seguridad es su mayor preocupación a la hora de trasladarse, mientras que 141 participantes en El Cairo lo consideraron el tema clave. En ambas ciudades, cerca de tres de cada cuatro encuestadas dijo que no confía en un transporte sin acoso o violencia sexual.

En Tokio, 105 mujeres también dijeron que la seguridad es la principal preocupación, pero apenas el 15% piensa que corre riesgo de abuso o violencia. El tiempo que pasan en viaje es la principal preocupación de seguridad para las neoyorquinas, mientras que a las londinenses les preocupa más el costo del traslado diario.

Erika Aguilar, una usuaria de autobús y metro de Ciudad de México, los cuales trasladan a unos 5.6 millones de personas en días laborales en la capital, dijo que el hacinamiento provoca abusos y que muchas veces los demás pasajeros miran para otro lado.

“Si una mujer está siendo acosada, la gente no quiere involucrarse. La gente tiene miedo de hacerlo”, dijo Aguilar, de 30 años. “Debería haber un límite estricto sobre la cantidad de personas que hay en cada vagón”, añadió.

El sondeo, apoyado por Uber, encontró que solo un tercio de las mujeres en la Ciudad de México confía en que alguien las ayudaría si fueran acosadas, en comparación con la mitad de las encuestadas en Londres.

AM.MX/dsc

 

Comentarios

comentarios