fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de noviembre (AlMomentoMX).- Con  dos pinturas de sandías, que recaudaron en conjunto casi 4.5 millones de dólares, Rufino Tamayo fue la estrella de las subastas de arte latinoamericano de este martes en Nueva York.

“La familia” de Fernando Botero

La obra del maestro mexicano “Sandías y naranja” se vendió en la casa de subastas Sotheby’s por 2 millones 292 mil 500 dólares, mientras que su pintura “Sandías” facturó en 2 millones 167 mil 500 dólares en Christie’s. Ambas superaron sus estimados de entre 1.2 y 1.8 millones y fueron los lotes mejor vendidos de cada casa.

“Sandías y naranja”, en óleo y arena sobre lienzo de 101 por 81 centímetros  y firmada en 1957, llegó a formar parte de la colección privada de la estrella de Hollywood Audrey Hepburn. Mientras que “Sandías”, un óleo sobre lienzo de 1969 de 80 por 99.7 centímetros, provenía de la Colección de la Familia Lewin.

En tanto, el artista colombiano Fernando Botero también se destacó en los remates; ya que su monumental escultura de bronce “Man on a Horse” fue adquirida por un millón 824 mil 500 dólares, muy por encima del precio de venta estimado en entre 800 mil y 1.2 millones, en Sotheby’s.

La casa también vendió su pintura “Homage to Bonnard”, un desnudo de gran escala, por un millón 392 mil 500 dólares, sobre el estimado de 600 a 800 mil.

Otra obra que llamó la atención fue la “Niña con collar” de la mexicana Frida Kahlo, un retrato de 1929 cuyo paradero se desconoció durante décadas. La pintura se vendió por un millón 812 mil 500 dólares junto con una fotografía en blanco y negro tomada por Lola Álvarez Bravo, amiga de la artista.

Entre otros resultados notables, Christie’s vendió el cuadro “La familia” (1997) de Botero por un millón 267 mil 500 dólares, la obra del brasileño Sergio Camargo “Untitled (Relief No. 325)” (1970) por 1.5 millones y “Port of New York” del uruguayo Joaquín Torres-García (1923) por 775 mil 500.

“Pelea de gallos” (1942) de Mariano Rodríguez, parte de la colección privada “CUBA MODERNA” y que decoraba el catálogo de la subasta, fue adquirido por un millón 87 mil 500 dólares, un récord para el artista en subasta.

Mientras que la imponente obra de Wifredo Lam, “Sur les traces (Transformation)” (1945), que encabezaba la colección con un precio de venta estimado en entre 2.5 y 3.5 millones de dólares, no consiguió comprador.

Por su parte, el artista uruguayo Pablo Atchugarry también rompió su marca con una escultura sin título ejecutada en el 2015 que se vendió por 439 mil 500 dólares, y el argentino Guillermo Kuitca lo consiguió con el tríptico “Deng Haag – Praha” de 1989, que facturó 511 mil 500 dólares.

La casa Sotheby’s también destacó el desempeño de los maestros venezolanos de arte cinético Jesús Rafael Soto y Carlos Cruz-Diez, cuyas obras “Vibración negra” y “Physichromie (Baroque)”, respectivamente, se vendieron en 552 mil 500 y 492 mil 500 dólares.

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios