jueves, febrero 29, 2024

Streisand habla de actuación, música y destino tras la publicación de sus memorias ‘My Name is Barbra’

NUEVA YORK.— Antes de estar lista para hablar sobre sus memorias, Barbra Streisand necesita alejarse de los acontecimientos actuales.

“Estoy observando al (representante expulsado) George Santos y preocupándome por el mundo y la democracia”, dice al comienzo de una entrevista telefónica, cuando le preguntan cómo está.

“Tengo que decir”, añade un momento después, “creo que estoy bien”.

De acuerdo con la agencia AP, hay razones por las que “My Name is Barbra” tardó tanto en concluirse como incluso sus proyectos cinematográficos más desafiantes. Durante décadas, rara vez tuvo el tipo de tiempo a solas necesario para sentar cabeza y escribir. E incluso con su carrera cinematográfica y concertística esencialmente terminada –“Ya no disfruto actuar”, dice–, la activista liberal y política de toda la vida sigue absorta en las noticias, sin importar cuán angustiosas sean, desde las elecciones presidenciales estadounidenses del próximo año hasta la guerra en el medio Oriente.

Para Streisand, durante mucho tiempo una de las superestrellas más reservadas, abrirse sobre sí misma es un desafío constante. Pero, como explica en sus memorias, sentía una “obligación hacia las personas verdaderamente interesadas” en su trabajo, en el proceso detrás de su trabajo “y tal vez con la persona detrás del proceso”.

“Pensé que escribir un libro sería más fácil que hacer una película, pero me equivoqué”, escribe.

Publicada a principios de noviembre, “My Name is Barbra” es una memoria de casi 1.000 páginas que cubre una de las narrativas épicas del mundo del espectáculo moderno: su ascenso intransigente desde la clase trabajadora de Brooklyn en las décadas de 1940 y 1950 a la fama mundial. Los discos de Streisand han vendido más de 100 millones de copias en todo el mundo y sus honores van desde múltiples premios Emmy y Grammy hasta un premio a la trayectoria del American Film Institute y una Medalla Presidencial de la Libertad.

Los editores habían buscado la historia de su vida al menos desde la década de 1980, cuando la entonces editora de Doubleday, Jacqueline Kennedy, presionó en vano para fichar a Streisand, quien sentía que no estaba preparada. Pero a partir de finales de la década de 1990, Streisand comenzó a escribir recuerdos, a mano, porque no sabía escribir. Aceptó un contrato para publicar un libro con Viking en 2015 y señala que un manuscrito que esperaba terminar en dos años terminó tardando una década, un retraso que le alivió saber que no es infrecuente en la publicación.

“Siempre me pregunto sobre eso”, dice Streisand, de 81 años, durante la entrevista. “A los grandes autores, si les lleva mucho tiempo, ¿cómo se ganan la vida?

Ayuda tener ingresos externos.

En sus memorias, Streisand comparte recuerdos vívidos y detallados de sus importantes papeles cinematográficos y en Broadway en “Funny Girl”, de la grabación de álbumes que encabezaron las listas de éxitos como “People” y “Guilty” y de la realización de películas tan emblemáticas de Streisand como “The Way We Were”. ”, “Ha nacido una estrella” y “Yentl”, que marcaron el comienzo de sus logros únicos como mujer que produjo, dirigió y protagonizó sus propias películas. También recuerda su matrimonio de ocho años con Elliott Gould, sus aventuras con Ryan O’Neal y Don Johnson, entre otros, y su duradera relación con James Brolin, con quien se casó en 1998.

“Nada es imposible”, así comienza el epílogo del libro.

“My Name is Barbra” alcanzó el top cinco de la lista de libros más vendidos del New York Times y ha recibido el tipo de críticas que inspiraron sus películas y álbumes: “En el fondo, esta es una historia tan llena de vida, furia, ambición increíble y comida (Streisand le encanta comer) que sales exhausto pero sonriendo”, escribió Emma Brockes de The Guardian.

Durante su reciente entrevista, Streisand reflexionó sobre sus gustos musicales, las películas que hizo y las que disfruta y su sentido del destino, que se remonta a la infancia.

Recordó haber visto “El diario de Ana Frank” en el escenario en la década de 1950. Incluso entonces, ella sabía que podía hacerlo.

“Me dije a mí mismo: ‘Tengo 14 años. Soy judía y puedo desempeñar ese papel’. Bueno, ¿cómo supe eso? No sé. Entonces hay una parte de mí que es muy autosuficiente o cree en mí mismo”.

Pero también hay otra parte, una negatividad, una duda: “no sé si son sólo las personas las que son artísticas”, dice, pero es una dicotomía.

“Y luego está la parte que sabe por tu alma, por mi ADN, por mi padre, tal vez incluso por mi madre, que te dice ‘Tú puedes hacerlo’. No sé cómo describirlo. No viene en botella”.

Su padre falleció cuando ella era una niña. Era conocida por eso, como “la niña sin padre”, recuerda, y por tener “buena voz”. Más inspirada cuando era adolescente por la banda sonora de “Guys and Dolls” que por el último éxito de Elvis Presley o Chuck Berry, prefería los musicales de Broadway al rock ‘n’ roll.

“Busqué la letra primero. Si me identifico con la letra, puedo cantar la canción. Di por sentada mi voz”.

“Ellas (las canciones del espectáculo) provienen de los musicales de Broadway. Hay un personaje interpretando esos papeles y cantando esas canciones. Entonces hay algo que actuar. Hay un comienzo, un desarrollo y un final. (Con canciones de rock), simplemente repites la frase. Hay una frase y luego está un puente y luego está la frase. Y no lo sé. Simplemente nunca me atrajeron”.

Compartió una nota que le envió al director Martin Scorsese después de ver “Killers of the Flower Moon”.

“’Estas películas que hiciste son increíbles. Y las actuaciones de los actores y el guión, estoy muy impresionado. Y me siento muy mal por haberte rechazado, si fuiste tú quien me pidió estar en ‘Alicia ya no vive aquí’. (Ellen Burstyn interpretó a una aspirante a cantante en el lanzamiento de 1974). Y porque me dijeron que era el papel de un mal cantante en una discoteca. Entonces pensé: ‘No soy tan buena actriz en ese momento como para interpretar a una mala cantante’”.

Ella dice que terminó interpretando el papel en “ese fracaso que hice”, en referencia a la comedia de 1981 “All Night Long”.

Al recordar su carrera, Streisand recuerda una foto enmarcada que tenía en su antigua casa, antes de mudarse a Malibú, California. Era de una entrevista que le hizo a los 19 años.

“Me preguntaron: ‘¿Qué quieres ser?’ Fue como, ‘Bueno, quiero hacer muchas cosas’. Quiero actuar, cantar.’ Oh, incluso dije que algún día me gustaría dirigir una ópera. Lo cual siempre pensé que me gustaría hacer. Nunca llegué a eso. Aunque es posible que eso sea algo que pueda hacer”.
AM.MX/fm

Artículos relacionados