fbpx SIN LÍNEA: Especial: Caso Narvarte y Caso Portales | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

José Sánchez López/

***Caso Portales y Caso Narvarte, pesadillas del procurador Rodolfo Ríos Garza

joebotlle@gmail.com

Asunto: Ríos Sangre y semen, el brebaje del procurador

El jueves 18 de julio de 1991, un  séxtuple homicidio ocurrido en las
calles de Trípoli, en la colonia Portales, estremeció a los
capitalinos. El pueblo lo llamó “Un Crimen sin culpables”. Los tres presuntos, detenidos, consignados y procesados, fueron absueltos y puestos en libertad año y medio después.

Quedó al descubierto entonces la “fabrica” de culpables que era (¿o
sigue siendo? la Procuraduría General de Justicia del Distrito
Federal.

MIGUEL MONTES GARCIA acababa de ser nombrado procurador y había que demostrar su capacidad, su eficiencia. El caso tenía que ser resuelto a la brevedad.

Y de ello se encargarían los lisonjeros que rondaban al nuevo funcionario.

RENE GONZALEZ DE LA VEGA, subprocurador; ROBERTO VALERO CHAVEZ, fiscal Central de Homicidios y GUSTAVO SALAS CHAVEZ, delegado en Alvaro Obregón, mediante una investigación fast track, “resolvieron” el caso.

En menos de tres meses, el 10 de octubre, Montes García, titular de la procuraduría, presentó a HECTOR RIVADENEIRA ORTIZ, JUVENCIO GARDUZA RUEDA y a RAUL ALFONSO RIOS GARZA, como autores del multihomicidio, los tres confesos, según los sagaces investigadores.

El primero, era, al mismo tiempo, hijo y padre de tres de las
víctimas; el segundo, novio de una amiga de otra de las jovencitas
asesinadas, dueño de intachable currículum como jefe de seguridad en PEMEX y el tercero, un odontólogo, con mención honorífica al
graduarse, famoso por su altruismo, y novio de una de las víctimas.
Ninguno se conocía entre sí.

Podríamos citar las torturas a las que fueron sometidos los tres, pero no centraremos en JUVENCIO, quien, acompañado de su novia, MONICA MALDONADO, se presentó voluntariamente a declarar, pero fue detenido e interrogado “científicamente”.

Ya sabe usted, golpes, en la cabeza, en las orejas, bolsas de agua con
chile piquín, toques eléctricos en los testículos, inmersiones de la
cabeza en el WC, amenazas de violar a su novia o a la esposa a las que llevaron a un cuarto contiguo y las hacían gritar.

El trato fue similar para los tres detenidos, hasta que los
“convencieron” que era mejor que se declararan culpables, si no
querían que hasta sus familiares también serían consignados.

Para redondear la “brillante” investigación, sacaron a JUVENCIO, todo golpeado, por los sótanos. Lo llevaron a una maquinita de fotos
instantáneas y le tomaron algunas. Regresaron con el dibujante
“experto” en retratos hablados.

Este elaboró el retrato, gracias a la foto, aunque las autoridades
dijeron que fue por “declaraciones” de testigos y luego de más de una semana de tenerlo en su poder, dijeron que tras seguirle la pista
durante muchos días, lograron atrapar a uno de los chacales.

Las necropsias fueron “a modo”, coordinadas por el director del
Servicio Médico Forense, FERNANDO GARCIA ROJAS, despedido en 1995 por múltiples anomalías encontradas en el SEMEFO, como tráfico de órganos, entre otras.

Se ignoró también que una de las víctimas, ingeniero químico, fue
requerido en 1989 por las autoridades para declarar sobre un
cargamento de droga en Veracruz y que su hija, otra de las jóvenes
asesinadas, mantenía relaciones con un estudiante de la UNAM, apodado “El Diablo”, señalado como  vendedor de droga en las llamadas “Islas” de la máxima casa de estudios.

Obviamente, la burda investigación se cayó en los tribunales y en
diciembre de 1992, los tres fueron absueltos y dejados en libertad.

Se conocieron las injusticias y se inició la averiguación previa
SC/764/92-01, por tortura, extorsión, privación ilegal de la libertad,
robo, porque al catear las casas de los presuntos se llevaron todo, y
perjurio.

DAVID DELGADO PEDROZA, fiscal del Sector Central de la Mesa de Delitos
Cometidos por Servidores Públicos, aseguró entonces: “No todo es
corrupción en esta institución (PGJDF), la ley será justa y ciega
contra quienes transgredieron la ley y favorecerá a tres inocentes”.

Al paso del tiempo se comprobaría, efectivamente, que la ley es ciega,
pero no justa, RENE GONZALEZ, quien acostumbraba decidir con un
“volado” quien sería o no consignado, ocupó otros cargos y hasta fue
“merecedor” de preseas y reconocimientos y por lo que respecta GUSTAVO SALAS también fue arropado en otros puestos y ahora, es, nada más ni nada menos, que subprocurador en la PGR, responsable de perseguir y acabar con el narcotráfico, es decir el fiscal antidrogas mexicano.

Sólo que de aplicar sus mismas “técnicas” de investigación con los
narcos, los resultados no serían los mismos para SALAS CHAVEZ, pues ahora no se trata de perjudicar a gente honesta que, al fin ajena al delito, no sabe cómo defenderse, sino de sanguinarios y peligrosos capos que cobran ojo por ojo y diente por diente.

Para RODOLFO FERNANDO RIOS GARZA, hermano menor del odontólogo, RAUL ALFONSO, fue determinante lo ocurrido. Lo marcó de tal manera, que al paso de los años llegaría al mismo cargo de donde habían salido las órdenes para encerrar a su hermano.

Y ahora, 24 años después, en el mismo mes de julio, otro asesinato
múltiple lo involucra, pero ya no como directamente afectado, sino
como funcionario.

Se trata del quíntuple homicidio en la colonia Narvarte, al que a toda costa han querido desvincular del narcotráfico.

El mismo RIOS GARZA, ha reiterado que el móvil podría ser el robo, habla de narcomenudeo, pero no acepta el narcotráfico, como si vender droga al menudeo no fuera tipificado como delitos contra la salud.

Y una y otra vez, como el jefe de Gobierno de la Ciudad de México,
Miguel Angel Mancera Espinoza, niega la existencia de cárteles de la
droga en la capital del país, pese a que en su misma administración
han ocurrido ejecuciones y casos evidentemente ligados a la
delincuencia organizada, principalmente con Mancera, en su calidad de procurador capitalino.

En el multihomicidio de la Portales se descartó la línea de
investigación de narcotráfico, a pesar de las vinculaciones de dos de
las víctimas, una con un tractocamión cargado de droga y la otra con
un narcomenudista en la UNAM, mientras que en el Caso Narvarte, en el  bolso de una de las víctimas se encontraron 300 gramos de cocaína en  dosis individuales, las llamadas ‘grapas’ y no aparece un portafolios  que contenía droga o dinero, producto de las drogas.

Ambas tragedias comparten similitudes, desde la forma en que fueron privadas de la vida las víctimas, la presencia de droga y hasta la presunta tortura a los detenidos para arrancarles confesiones.

¿Quedarían en el olvido los ideales que llevaron al licenciado RIOS
GARZA a ser procurador?

¿Triunfaría la obligada “disciplina” del subalterno al jefe y se
repetirá otro “Crimen sin culpables”.

*****

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/jsl/pp

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *