fbpx SIN LíNEA: Enedina Arellano Félix, la baronesa de las drogas | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

José Sánchez López/

 

  • Es la única mujer en el mundo al frente de una organización criminal
  • Líder máximo desde la muerte de Ramón y captura de Benjamín
  • Como licenciada en Economía  es el “cerebro financiero”
  • Su hijo Luis Fernando era sólo su brazo ejecutor
  • Más de tres décadas en el “negocio” y se mantiene libre

 

 

fernando-sanchez-arellanoSi bien la captura de Luis Fernando Sánchez Arellano, alias “El Ingeniero” o “El Alineador”, es un importante golpe al Cártel de Tijuana, no se puede considerar que esté aniquilado pues Enedina Arellano Félix, madre del primero y verdadera jefa de la organización continúa libre y se mantiene al frente de la organización criminal.

 

Así lo externaron fuentes de la Subprocuraduría Especial de Investigaciones en Delincuencia Organizada, quienes añadieron que desde los 15 años, Enedina, actualmente de 53 años, participó en el trasiego de droga bajo la tutela de sus hermanos.

 

Pese a su corta edad, su labor consistía en “blanquear” dinero del cártel y conforme adquirió experiencia, ya como licenciada en Economía, pasó a ser el principal “cerebro financiero” en cuanto al lavado de los capitales provenientes del narcotráfico.

 

Desde la década de los ochentas, el Cártel de Tijuana, llamado después Cártel de los Arellano Félix, fue encabezado por sus seis hermanos: Benjamín y Ramón, fundadores del grupo, así como Francisco Rafael, Carlos Alberto, Eduardo y Francisco Javier.

 

De los otros cuatro hermanos –fueron 11 en total–, Norma Isabel y Alicia María, así como sus medios hermanos Jesús y Manuel no se tienen referencias de que también se hubiesen dedicado al tráfico de estupefacientes, incluso del último se dijo que abrazó la carrera sacerdotal y que se encuentra en El Vaticano, versión que no ha sido constatada.

 

Fue tras la muerte de su hermano Ramón, el 10 de febrero de 2002 y la aprehensión de Benjamín, el nueve de marzo del mismo año, en Puebla, que Enedina, nacida el 12 de abril de 1961 en Mazatlán, Sinaloa, asumió de lleno el cargo como “Baronesa de las drogas”, pero siempre con un bajo perfil, según reportes de las autoridades antidrogas

 

Aparentemente, se mantenían al frente de la organización sus demás hermanos, pero la que realmente tomaba decisiones y tenía el control del cártel era ella, incluso se dice que procuró siempre mantener al margen de sus negocios a sus hijos Luis Fernando y Samuel.

 

Posteriormente se darían las detenciones de Eduardo, Carlos Alberto y de Francisco Javier y la ejecución a manos de unos payados, en Tijuana, del mayor de los hermanos, Francisco Rafael, así como la captura de Manuel Aguirre Galindo, patriarca del grupo, fue lo que orilló a Enedina a incluir a sus hijos en el cártel, principalmente a Luis Fernando, cuyo mote inicial de “El Ingeniero” obedece a que abrazó dicha profesión.

 

Empero, su otro apodo “El Alineador” responde más a su carácter por su agresividad por lo que su progenitora lo puso al frente del grupo como ejecutor y cuya tarea principal era la de “alinear” a los demás integrantes del cártel que ante la muerte y captura de los hermanos Arellano pretendían tomar el control del mismo.

 

baronesaEnedina, según reportes oficiales, consolidó el aspecto financiero de la organización y merced a los contactos que hicieron sus hermanos con colombianos, abastecedores de cocaína, logró afianzar sus alianzas y mantener la organización a flote a pesar de los demoledores y constantes golpes de las fuerzas antidrogas.

 

Enedina, a la que apodan “La Jefa”, “La Madrina” o “La Narcomami”, a diferencia de sus hermanos, evita recurrir a la violencia, es más afín a la negociación, a los acuerdos y se maneja tras bambalinas, sin dar la cara lo que le ha valido conservar, de cierta manera, el anonimato obligado para los capos de la droga.

 

Ahora, luego de la detención de Luis Fernando Sánchez Arellano, de 39 años de edad, cuyos lujos y ostentación lo perdieron (al momento de su captura en exclusivo restaurante llevaba más de 100 mil dólares), surgirá otro narcotraficante al que le corresponda dar la cara, mientras que la verdadera jefa de la organización sigue manejándola tras bambalinas.

www.almomentonoticias.mx

AMN.MX/jsl

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *