fbpx

Por: José Cruz Delgado

Su hija Ruth toda una heroína

Alfredo Castillo Cervantes debe ser enjuiciado

Cucho se negó a reconocer a las autodefensas

La relación con el gobernador no iba de la mejor manera

Jesús Reyna García considerado ex preso político habla de cómo fue su detención y su proceso y quienes participaron en esa injusticia.

Chucho dijo que un michoacano asentado en una delegación federal como la gente de confianza del delegado designado en tal dependencia por el Comisionado Especial Alfredo Castillo, contactó a mi familia y dijo a un hermano de, que declarara en contra de Fausto Vallejo y el empresario Manuel Nocetti y dijo desconocer la intención como también algo de lo que él pudiera acusar a ese empresario, y que lo ayudarían; al no tener respuesta, pidieron por el mismo conducto contactar a otra persona de su familia, quien se trasladó y fue de donde reside su hermano mayor, y ya a él le pidió dos millones de dólares para dejarlo en libertad.

Cuando fue trasladado al CEFERESO del Altiplano, un funcionario de la Secretaría de Gobernación por medio de un abogado, pidió a su hija Ruth, un millón y medio de pesos para que se le diera un buen trato en el Altiplano. No se entregó tal cantidad.

Su hija Ruth, es considerada una heroína porque se dedicó en cuerpo y alma a tocar puertas buscando la libertad de su padre.

Pocos meses después de su detención, dijo que su hija Ruth, en su tenacidad y desesperación, logró una entrevista con el Comisionado Especial para Michoacán, Alfredo Castillo, y se hizo acompañar por una diputada local, y él les dijo que el video se lo había entregado Fausto Vallejo Figueroa en compañía de Guillermo Guzmán Fuentes, jefe de la Oficina del Gobernador, en Casa de Gobierno, a las 0:30 horas del día de su detención, y que Fausto Vallejo, había propiciado esa situación. Posteriormente, el Comisionado Especial comentó lo mismo con otras personas.

En los trámites jurídicos, en la interposición de un amparo, una persona del Poder Judicial aseguró y se comprometió con su hija Ruth a que en cuarenta días estaría él en libertad, ella lo creyó, se hizo la mayor de las ilusiones, “planes de qué hacer, para ella y para mí”, a mediados de septiembre del 2017 vivió la gran desilusión que le generó un sentimiento de culpa respecto de mi situación, el sueño se le convirtió en pesadilla.

Antes del 4 de abril de 2014.

En febrero de 2013 grupos armados se pronunciaron como autodefensas en los municipios de Buena Vista y Tepalcatepec. Se pronunciaban contra el Grupo de los Caballeros Templarios y pedían que el Gobierno los reconociera.

“Como Secretario de Gobierno y después como interino del Ejecutivo estatal, sostuve que si bien su lucha podía considerarse legítima, ésta era ilícita”. Por esta razón, los autodefensas se manifestaron siempre en mi contra y levantaron infundios como que era concuño de uno de los Jefes de los caballeros templarios y que había asistido al sepelio del padre de otro, esto último estando como responsable del Ejecutivo; ambas son falsedades, como ellos lo reconocieron después.

Se solicitó y obtuvo en el mes de mayo, un apoyo especial del ejército (más de dos mil elementos), para combatir a la delincuencia organizada y contener a los autodefensas; a pesar de que la Policía Federal apoyaba a los autodefensas (el ejército siempre estuvo en contra), se les mantuvo únicamente en esos municipios y lograron expandirse a un tercero.

A inicios de 2014, fue designado por el Ejecutivo Federal, un Comisionado Especial para Michoacán. En la primer reunión que se tuvo con el Comisionado y mandos en el Estado, (del Ejército, Armada, Policía Federal, PGR y CISEN) de manera precisa y señala que se pronunció en contra de reconocer a los autodefensas, de registrar sus armas (cuernos de chivo y R15) y de utilizarlos para combatir a los Caballeros Templarios; sumando a mis argumentos que era amoral que el gobierno usara ciudadanos para combatir la delincuencia como se proponía, que esa era responsabilidad del Estado, y que de hacerlo así, quedaría mucha gente armada por todo el Estado y sin control alguno. Sostuve, dice, que debía seguirse combatiendo a los Caballeros Templarios y mantener a los autodefensas en los municipios donde ya estaban.

El Comisionado, sostuvo una opinión totalmente contraria, luego reconoció a estos grupos, firmó convenios con ellos, el Ejército registró sus armas, y se extendieron a varios municipios más. Finalmente los usó como quiso y los encarceló cuando quiso.

En la primera reunión que tuvo el Comisionado con los autodefensas, estos le pidieron su destitución, porque lo consideraban su enemigo por no haberlos reconocido, a lo que el Comisionado se comprometió e incluso dijo que lo metería a la cárcel. Estos compromisos los hicieron públicos los propios autodefensas en los medios de comunicación.

Es bien sabido, sobre todo en el Estado, que el Comisionado llegó con un gran poder y prepotencia, que empezó a tomar decisiones por, sobre y sin el conocimiento ni consentimiento del Gobierno estatal; citaba a complacencia a funcionarios estatales, algunos mantuvieron una postura institucional, pero otros se abalanzaban a los llamados del Comisionado, olvidando compromisos, lealtades e institucionalidad.

Ante el avasallamiento que dicho Comisionado hacía de instituciones y autoridades estatales, en forma directa y personal le pidió comedimiento y respeto para con el gobernador y el gobierno estatal, pues de esa forma, le dijo, respetaba a toda la estructura estatal y tendría su apoyo lo que provocó una actitud de molestia en el Comisionado.

Por otra parte, reconoció que la relación con el gobernador no iba de la mejor manera, en otro momento abundaré sobre esto, me concreto a lo siguiente.

A fines de enero de 2014, el nivel de disputa entre Fausto Vallejo y Luisa María Calderón, estaba en un alto y frecuente nivel en medios de comunicación. En ocasión de un acuerdo con el Gobernador, le comento e insistió en que abandonara ese tema, que no aportaba nada, y expreso argumentos de carácter político; le dijo que de ninguna manera, que se había metido con su familia y que eso no lo iba a permitir. Le precisó entonces que entendía la lealtad como un principio de decir la verdad, para luego decirle que en el común de la gente había reiterados comentarios sobre el comportamiento de sus hijos. Aprecié en ese momento un gobernador “impactado”, hoy no se si por lo que le dije o por mi imprudencia; no tuve la capacidad para reconocer que se había roto toda confianza, manifestó.

Aspectos importantes.

Mi hija Ruth, con la compañía de Humberto Arroniz, viajó a la Ciudad de México para interceptar, durante un evento en el Monumento a la Revolución, al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, y que le dijo qué le escuchó y atendió bien, les abrió la puerta en la Secretaría de Gobernación y es por su conducto fue que lograron su traslado del CEFERESO del Altiplano al CERESO Mil Cumbres en Charo y que con disposición los siguió apoyando en algunas gestiones que si bien no dieron el resultado deseado, fueron de toda buena intención por lo que le reiteró su agradecimiento de su familia y el propio.

También dio a conocer que el entonces Senador Raúl Morón se entrevistó con el Secretario de Gobernación por lo menos en tres ocasiones, no tuvo la respuesta que  hubiésemos, y solo en la última, una esperanza “de que era algo que tenía que arreglar”; pero no lo arregló. El Senador se entrevistó también con el encargado del despacho de la PGR en tres ocasiones, la última vez éste se comprometió a presentar conclusiones no acusatorias (tiene similar efecto a un desistimiento), incluso autorizó a decírmelo, pero no cumplió. Mi hija Ruth sabía de la relación de amistad y fue quien buscó al Senador Morón, con quien además coincidió trabajando en el Congreso Estatal, le pidió su apoyo, lo tuvimos pleno e invariable.

También agradeció el apoyo de Roberto Pantoja Arzola, quien en su momento se decidió a apoyarlos, nos buscó y apoyó.

Dio a conocer que en octubre que vino a Morelia el Presidente electo López Obrador, sus familiares se entrevistaron con él, se mostró con disposición y enterado, pues dijo que durante el desayuno le habían comentado sobre esto, el ex gobernador Lázaro Cárdenas Batel, Raúl Morón Orozco y Roberto Pantoja; les expresó su solidaridad y ofreció su ayuda, pero sólo hasta después del 1º de diciembre.

Reyna García agradeció al gobernador Silvano Aureoles, pues con su apoyo se pudo concretar el traslado al CERESO Mil Cumbres y el encuentro de él con su familia.

Como dije, el 22 de diciembre recuperé mi libertad por un desistimiento que presentó el Procurador General de la República, ahora Fiscal General. Si bien es cierto que se trata de una acto apegado a la legalidad, sobre todo de un acto de justicia, de honestidad, de buena fe, a lo que está obligada esa institución; decisión que se basó en una ausencia de pruebas para acreditar una inexistente acción delictiva; también es cierto que una nueva administración pública, con una visión distinta y sin el interés de perversidad política para mantenerlo preso fue decisiva.

Es conveniente precisar, puntualizó, que tiene un profundo sentimiento de agradecimiento, pero sin tener compromiso alguno, por una sencilla razón: no se pidió ni condicionó a compromiso alguno, lo que enaltece la acción.

Reconoció la disposición de ex gobernadores como Carlos Torres Manzo, Genovevo Figueroa Zamudio y Ausencio Chávez Hernández, quienes suscribieron un documento planteando lo injusto de su caso y pidiendo su libertad, el que no tuvo una efectiva respuesta de funcionarios gubernamentales, como tampoco de dirigentes del Partido Revolucionario Institucional. Les aprecio que hayan encargado al entonces Senador Ascensión Orihuela que les representara y apoyara la gestión ante sus compañeros senadores y en su momento Procuradores Arely Gómez y Raúl Cervantes; de la primera quedamos en espera de una respuesta por conducto de Ascensión Orihuela, que nunca llegó; con el segundo nunca fue posible concertar una cita.

De acuerdo a lo expresado por el secretario de gobierno, sostuvo que su compañeros de trabajo, de lucha, de equipo, también resintieron consecuencias, injustamente muchos despedidos por Salvador Jara Guerrero, aunque creen que éste lo hizo acatando órdenes; todos humillados por su relación conmigo, menospreciados, todo sin razón válida. Su decisión de realizar acciones políticas para procurar mi libertad, fue persistente, pero también lo fue mi decisión de no hacerlo, pues estaba convencido de que no lograríamos nada, dada la personalidad de quienes dirigían el Ejecutivo Federal, si bien alguno nos mostró objetivamente su solidaridad. Los lazos con mis compañeros se han fortalecido, de mi parte mayor aprecio, mayor respeto, congruencia, decisión y unidad es lo que han demostrado.

No debo omitir, agregó, el apoyo de amigos diputados locales de la anterior legislatura, desde luego la diputada Coordinadora, que a pesar de saber la actitud que al respecto tomaba el Secretario Osorio Chong, personalmente y con decisión le hicieron el planteamiento de su libertad.

Mi familia es maravillosa, con su gran amor. “Sea mi primer mención para mi hija Ruth, quien tenaz, decidida e incansable, luchó hasta el fin por mi libertad, hoy no la tengo, se le acabaron las fuerzas y se cansó de esperar”. QEPD. Al hablar de su desaparecida hija no pudo contener el llanto.

Manifestó que sus hijos pasaron con él las horas de su prisión, aceptaron con humildad las condiciones de los centros de reclusión y de ser familiares de un preso. Y vivieron libres para sentir el desprecio de algunos, las caras hacia ningún lado de otros, las llamadas no recibidas, las peticiones no escuchadas, los rechazos continuados, solicitudes ignoradas. Para ellos mi amor y mi tiempo. Mis hermanos estuvieron, están conmigo.

La Procuraduría pretendió vía dos testimonios, buscados, obligados, falaces, conseguidos durante su arraigo, probar lo increíble para muchos michoacanos y particularmente para muchos de ustedes que como comunicadores han cubierto la información de ese evento: que el diez de abril “comí y me reuní con jefes de los caballeros templarios”, en la comida que cada año se realiza en Cuatro Caminos, después del acto luctuoso en memoria de Emiliano Zapata; esto sería con miles de michoacanos y decenas de líderes campesinos, funcionarios de todos los niveles y comunicadores, entre otros. Realmente inverosímil. Esto muestra la perversidad de la autoridad de procuración de justicia y una faceta indeseable de los jueces. Y en realidad estos testigos, aun cuando falaces, no me hacen ninguna imputación delictiva.

Destacó que en cuarenta años de servicio público, y no ha cometido delito alguno, pues no hay persona que válidamente pueda señalarlo asociado a un hecho de corrupción, en el anonimato se pueden decir muchas cosas, a la luz del sol las mentiras brillan, “yo iré con la cara en alto, la mirada a los ojos de quien sea”.

Con melancolía y a punto de soltar el llanto señaló: Salí a la calle con un deseo acariciado todos estos años, decir la verdad, exponerme a la luz pública, al señalamiento serio que haya, a la acusación cierta que se me haga; porque quiero la libertad para mis hijos y los hijos de ellos, porque quiero llorar por la hija que ya no tengo, por los días, las semanas, los meses los años de convivencia que nos robaron”.

Pues bien, por el encarcelamiento injusto de Jesús Reyna García, Alfredo Castillo Cervantes debe pagar, porque durante su estadía en la prisión perdió a una hija y no basta una disculpa pública, todos quienes participaron en este caso deben ser castigados con severidad.

¿No cree usted?

Comentarios

comentarios