fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 20 de julio (AlmomentoMX).-  El gobierno de la Ciudad de México, a través de la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA), se sumó a la iniciativa del Acelerador de Eficiencia Energética (BEA, por sus siglas en inglés) mediante un convenio de colaboración con el Instituto de Recursos Mundiales (WRI, por sus siglas en inglés) en México, y la oficina global de WRI, que hospeda el secretariado de BEA.

La titular de SEDEMA, Marina Robles García, y Emma Stewart, en representación del Instituto de Recursos Mundiales y BEA, firmaron un memorándum de entendimiento para reforzar y promover la eficiencia energética en las edificaciones públicas de la Ciudad de México.

La Ciudad de México cuenta con una estrategia de acción climática encaminada, entre otras cosas, a reducir los impactos negativos al medioambiente derivados de las actividades humanas. Para su efectiva ejecución es necesaria, entre otras acciones, la implementación de medidas de eficiencia energética, que se ha demostrado son las más costo-efectivas, al lograrse con ellas, en muchas ocasiones, incluso ahorros.

“Para nosotros este convenio es muy importante porque se inserta en un contexto más amplio de acción climática. Lo que implementemos en la Ciudad de México puede ser una caja de resonancia en el País, por la complejidad de la ciudad; muchas de las medidas implementadas aquí pueden servir para motivar acciones en otras ciudades en el mundo”, señaló Marina Robles García.

La directora de eficiencia urbana, clima y finanzas urbanas de WRI Ross Center para Ciudades Sustentables, Emma Stewart, reconoció el esfuerzo de la Ciudad de México por implementar la eficiencia energética en las edificaciones, ya que es una medida primordial para lograr la sustentabilidad en las ciudades y reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

“La Ciudad de México puede ser un modelo regional para mostrar los beneficios de la implementación de la eficiencia energética en edificaciones, pues sabemos que es la opción de menor costo para reducir emisión de gases de efecto invernadero, siendo las edificaciones responsables de generar un tercio de las emisiones a nivel global”, agregó Emma Stewart.

Mediante el convenio de cooperación se buscará fortalecer la red de administradores energéticos por medio del desarrollo de capacidades entre los operadores de los inmuebles de la administración pública; además, se pondrá en práctica una herramienta que permita el almacenamiento, gestión y análisis de datos del consumo energético de las edificaciones, para la priorización de medidas de eficiencia energética de mayor impacto.

El Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones (BEA) pertenece a la iniciativa Energía Sustentable para Todos (SEforALL) de las Naciones Unidas, y busca ayudar a las ciudades y los gobiernos estatales a acelerar la adopción de políticas, así como a replicar las mejores prácticas para la eficiencia energética.

La meta para 2030 es que todos los edificios nuevos sean eficientes, con cero emisiones netas de carbono.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios