fbpx

Enrique Wolpert BarrazaCIUDAD DE MÉXICO, 24 de noviembre (Al Momento Noticias).- La hepatitis C crónica (VHC) no diagnosticada oportunamente incrementa el riesgo para padecer cáncer de hígado –enfermedad terminal que puede derivarse de la VHC–, y existen muchas personas que ignoran ser portadoras del virus, advirtieron especialistas en hepatología.

“Es fundamental realizar un diagnóstico temprano en personas con factores de riesgo, pues la mayor parte de los pacientes se encuentran en etapas productivas y para ello la información y mayor conocimiento de la enfermedad es clave para orientar a quienes la padecen, para que sepan dónde acudir en caso de obtener un diagnóstico positivo”, aseguró el doctor Enrique Wolpert Barraza, Presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa).

Y es que actualmente muchos de los 1.6 millones de personas afectadas por la hepatitis C en nuestro país, desconocen ser portadoras del virus. Incluso se estima que son más de 185 millones de pacientes a nivel mundial con VHC crónica.  El daño que produce esta enfermedad resulta devastador y catastrófico porque es una enfermedad silenciosa, cuyos síntomas se manifiestan 20 años después del contagio.

“Si bien ahora existe en México un tratamiento antiviral directo, libre de interferón –el primero en su tipo en nuestro país–, que incrementa la posibilidad de curar la hepatitis C, resulta esencial que más mexicanos puedan obtener acceso a estas innovaciones, con la finalidad de prevenir las mortales consecuencias de la hepatitis C: cirrosis hepática y cáncer de hígado”, advirtió Wolpert.

La hepatitis C es una inflamación del hígado provocada por la infección del virus VHC2, aunque generalmente se presenta una respuesta inmunológica, el virus puede evadirla. Es posible que esto explique cómo el virus se establece y mantiene una infección crónica3.

El especialista recordó que 80% de los pacientes infectados con VHC no presentan síntomas4, pero el virus puede ser detectado en la sangre y así se pueden evitar las mortales consecuencias de la enfermedad, como cirrosis hepática –donde 10 al 15% de los casos de VHC reportan una evolución a cirrosis 20 años después de la infección5– y cáncer de hígado –del cual la VHC es causa del 25% de los casos4–, tras cuya aparición, la probabilidad de muerte durante el primer año de la enfermedad es del 33%6.

Movimientos como “Hablemos de Hepatitis C” en el que participan especialistas en hepatología, grupos de pacientes y laboratorios clínicos son un punto de referencia tanto para obtener información como para saber dónde pueden realizarse la prueba. Por ello es indispensable que hablemos de Hepatitis C y de sus factores de riesgo con nuestros familiares, amigos y círculos cercanos, pues sólo así, podremos incrementar las posibilidades de salvar una vida.

“Transfusiones realizadas antes de 1995, el uso de drogas endovenosas e inclusive piercings, tatuajes, procedimientos dentales, podología, manicure llevados a cabo con dudosa higiene son los factores de riesgo que deben tomarse en cuenta para considerar imperativo realizarnos la prueba y de este modo tomar acción, junto a nuestro médico especialista, para incrementar nuestra calidad de vida”, finalizó el también integrante del movimiento Hablemos de Hepatitis C.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *