fbpx Se encona la crisis venezolana | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

leopoldoCARACAS, VENEZUELA, 12 de septiembre (Al Momento Noticias).- La delicada situación política que vive Sudamérica, con una grave crisis entre Venezuela y Colombia, quedó en evidencia de nuevo con el silencio de todos los presidentes ante la condena de 13 años de cárcel a Leopoldo López, el dirigente opositor venezolano, señala el diario español El País.

Mientras líderes de la oposición de varios países de la región, ex presidentes y organizaciones de derechos humanos y EE UU y la Unión Europea lanzaban una condena clara, los presidentes latinoamericanos guardaron silencio. El único que lo rompió fue el de Costa Rica, Luis Guillermo Solís. “Me parece que es muy mala idea utilizar los tribunales de justicia para castigar ciudadanos por sus opiniones políticas. Lo fue en Sudáfrica con Mandela, en Uruguay con Pepe Mujica y lo es en la Venezuela de hoy”, aseguró.

Uno de los organismos regionales a los que pertenece Venezuela, Unasur, defendió la actuación de este país, mientras el Mercosur mantuvo el silencio. La Secretaría de Unasur aseguró en un comunicado que “reitera su respeto a las decisiones que adopten las autoridades jurisdiccionales de sus Estados Miembros y confía que en el curso de las siguientes instancias judiciales, el señor Leopoldo López, pueda ejercer los recursos procesales que considere pertinentes su defensa”.

La situación en Venezuela genera muchas tensiones internas en el continente. Los presidentes de la izquierda latinoamericana mantienen su apoyo a Nicolás Maduro y referentes como Lula Da Silva o Cristina Fernández de Kirchner reivindican constantemente al fallecido Hugo Chávez, pero cada vez se hace más difícil defender todo lo que hace el Gobierno venezolano.

Para Human Rights Watch la sentencia es “injusta” y muestra el “deterioro extremo” del estado de derecho en Venezuela. “Este caso es una farsa” llegó a decir José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW. Amnistía Internacional también denunció la “absoluta falta de independencia judicial” en este país. “Nunca debió haber sido arrestado arbitrariamente o enjuiciado. Es un prisionero de conciencia y debe ser liberado inmediata e incondicionalmente”, aseveró Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de AI.

Las condenas en América Latina llegaban desde fuera de los gobiernos, como el líder opositor argentino, Mauricio Macri, que exigió a los presidentes de Mercosur que intervengan para que “se asegure el resguardo y libertad” de López. Las oposiciones en Perú o Uruguay también reclamaban a sus gobiernos que actúen mientras expresidentes como Álvaro Uribe o Andrés Pastrana, ambos colombianos, lanzaban mensajes muy duros contra Maduro.

La ONU también se mostró consternada por la “dura sentencia”. “Estamos preocupados por el derecho de López a un juicio justo, dado la información recibida sobre las irregularidades ocurridas durante su proceso, como la falta de evidencias para la acusación, el rechazo de testigos de la defensa, y los comentarios contra él expresados por altas instancias del Gobierno de Venezuela”, indicó el portavoz del alto comisionado de la institución para los derechos humanos, Rupert Colville. La ONU ya había determinado que la detención de López había sido arbitraria.

Mientras, en Europa y EE UU las condenas eran muy claras. John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos, manifestó su preocupación por la “naturaleza política del proceso judicial y el veredicto, y el uso del sistema judicial venezolano para reprimir y castigar a los críticos del gobierno”. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, demandó que López y “todos los presos políticos injustamente encarcelados” en Venezuela sean puestos en libertad.

La Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, lamentó que el juicio del líder opositor venezolano Leopoldo López “haya fracasado en proveer a los acusados de garantías de transparencia y de un debido proceso legal” y reclamó que esta “dura” sentencia pueda ser revisada de una forma “justa y transparente”. La movilización era pues muy importante y la presión hacia los socios de Maduro en la región muy fuerte, pero de momento su respuesta ha sido la del silencio.

Leopoldo López, uno de los principales líderes de la oposición al Gobierno de Nicolás Maduro, fue condenado a 13 años, 9 meses, 7 días y 12 horas de cárcel, que cumplirá en la prisión militar de Ramo Verde, donde duerme desde hace 18 meses. La juez Susana Barreiros lo consideró culpable de participar en instigar las manifestaciones de 2014, que provocaron la muerte de 43 personas y cientos de heridos.

La sentencia, celebrada por el oficialismo, criticada por la oposición, es el reflejo de un país polarizado, donde la rabia y el odio conviven en fatal armonía. Al poco de conocerse, López trasladó, a través de su mujer, Lilian Tintori, un mensaje a todos sus seguidores: “Mantengan la calma”, rogó ella a los poco más de 200 simpatizantes de Voluntad Popular reunidos hasta la medianoche en la plaza Bolívar del municipio de Chacao, del que era alcalde López. Los seguidores de la formación que lidera el político preso, y por extensión todos los opositores al Gobierno venezolano, fueron convocados ayer en la plaza José Martí de Caracas, donde López fue detenido el 18 de febrero de 2014. Allí, Tintori tenía previsto leer una carta que le habría entregado su marido en la que expone lo que él considera que tienen que ser los pasos a seguir por sus seguidores.

El alegato de casi tres horas del acusado ante la juez fue en vano. No consiguió desmontar las causas contra él: instigación pública, asociación para delinquir, determinación en daño e incendio. La sentencia, que será recurrida por la defensa de López, es una de las más duras que se barajaban antes de la vista final. Algunos miembros del Gobierno venezolano, que ejerce control sobre el Poder Judicial, celebraron el veredicto: “Hay justicia y le salió barato al monstruo de Ramo Verde! 43 víctimas que descansan eternamente por su aventura fascista!”, tuiteó María Iris Valera, ministra de Asuntos Penitenciarios.

La sentencia trasciende el mero procedimiento judicial. Desde antes de su detención, la figura de Leopoldo López se había convertido en el flanco de la mayoría de los ataques del oficialismo, que no de todo el chavismo. A su encarcelamiento le siguió el de los también opositores Daniel Ceballos —alcalde de San Cristóbal y dirigente de Voluntad Popular, el partido que lidera López— y Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas. Ambos cumplen hoy condenas en arresto domiciliario.

Mientras crecía la presión judicial sobre la oposición, esta no siempre se ha mantenido unida, pese a los múltiples intentos por dar una imagen de cohesión, especialmente a través de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que aglutina a las alternativas al Gobierno de Maduro. Ante las elecciones legislativas del 6 de diciembre, donde los venezolanos elegirán a sus representantes a la Asamblea Nacional, lograr, y sobre todo transmitir, esa unidad será el gran reto de la oposición.

Por su parte, la abogada oficialista y presentadora de la cadena televisiva RT en español, Eva Golinger, criticó la posición de los defensores de Derechos Humanos quienes cuestionaron la sentencia contra coordinador nacional de Voluntad Popular. “No dicen ni pío sobre las muertes que causó”, indicó.

Expresó su “satisfacción” por la condena de casi 14 años de prisión que se le impuso a Leopoldo López ayer.

Golinger, autora del libro El código Chávez, opinó que el hecho de que López sea rico y se haya educado en Estados Unidos no significa que esté por encima de la ley.

Aseguró que el líder de oposición amenazó a la jueza Susana Barreiros al decirle: “Si me condena, le va a dar más miedo a usted leer la sentencia que a mí recibirla”.

“¿Se imaginan si un acusado le dice a un juez en Estados Unidos que debe sentir ‘miedo’ al leer el veredicto si es ‘culpable? Eso es lo que Leopoldo López hizo”, dijo Golinger.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *