fbpx

TLALNEPANTLA, MÉX., 19 de noviembre (Al Momento Noticias).- Con una misa y una ofrenda floral en el parque “Miguel Hidalgo” de San Juan Ixhuatepec, familiares y vecinos recordaron a las personas que perdieron la vida hace 28 años en las explosiones de San Juanico.

Justo en el lugar donde la madruga del 19 de noviembre de 1984 una planta gasera de Pemex registró un incendio y la explosión de varios tanques esfera y pipas de almacenamiento de gas, actualmente convertido en un parque del pueblo, se reiteró la demanda de mayor seguridad y protección para evitar otra tragedia de esa magnitud.

En esta ocasión, los vecinos agregaron a su demanda la colocación de puentes peatonales que les servían como ruta de evacuación en caso de emergencia, y los cuales fueron retirados para la construcción de la autopista Los Remedios-Ecatepec.

“En este momento la obra no ha colocado los puentes que deben ir sobre el río de Los Remedios, ha puesto algunos provisionales y estamos exigiendo al gobierno municipal y la obra que ponga los puentes peatonales que son las rutas de evacuación que todos conocemos”, señalaron los vecinos.

Agregaron que la incertidumbre y el temor por el manejo de sustancias como gas y químicos existe en la zona, pero también reconocen que las más de 30 empresas asentadas en el polígono de seguridad han cambiado sus medidas y constantemente observan que son objeto de supervisiones para disminuir los riesgos.

“Fue algo muy tremendo hace 30 años. Gente mayor que está aquí presente no lo puede negar, que fue algo muy tremendo, muy desesperante”, señaló monseñor Heriberto Blas.

A su vez, el presidente municipal de Tlalnepantla, Pablo Basáñez, se comprometió a fortalecer las acciones en materia de protección civil, para evitar accidentes como el ocurrido el 19 de noviembre de 1984.

El alcalde señaló que una tragedia así no se puede repetir y por ello “seguiremos fortaleciendo acciones en materia de Protección Civil para evitar cualquier tragedia similar en San Juanico”, la cual dejó un saldo 498 muertos y cuatro mil 248 heridos.

Las explosiones tuvieron lugar en una de las plantas de almacenamiento y distribución de gas licuado (GLP) que pertenecían a Pemex.

A las 5:30 de la mañana de ese 19 de noviembre, los trabajadores del lugar reportaron la ruptura de una tubería que transportaba el gas desde tres refinerías hasta la planta de almacenamiento cerca de los parques de tanques, que estaban compuestos por 6 esferas y 48 cilindros de diferentes capacidades.

Ningún gobierno ni la población estaban preparados para una tragedia de tal magnitud, en ese entonces no existía Protección Civil, ni había cuerpo de bomberos en la zona.

La gente vivía en casas precarias que los gobiernos permitieron construir a menos de 150 metros de los gigantescos tanques de almacenamiento de gas Licuado de Petróleo (LP).

Un día antes, el 18 de noviembre, se registró una fuga de gas en la estación de almacenamiento de Petróleos Mexicanos. La explosión que sobrevino al día siguiente, a las 5:35 horas, despertó a toda la capital del país.

El gas a presión provocó que las llamas se elevaran hasta unos 600 metros de altura (2.5 veces la altura de la Torre Mayor) y que cientos de personas prácticamente quedaran desintegradas por el calor de las llamas y el impacto de la onda expansiva.

De acuerdo con las crónicas publicadas por esas fechas, en total fueron 11 explosiones. En cada una de ellas las llamas se elevaron a cientos de metros. Los registros fotográficos exhiben a gente corriendo desnuda, con quemaduras, cargando niños, huyendo del infierno, mientras los rugidos ensordecedores de las llamas retumbaban por todo el valle de San Juanico.

Un día después, los sobrevivientes depositaban en fosas comunes cavadas en el panteón de Caracoles los féretros con restos. Pocos pudieron enterrar a sus familias debido al grado de destrozo y calcinación de los cuerpos.

Tras la tragedia se hizo un parque y se construyó una central de bomberos, sin embargo, siguen en activo al menos seis empresas gaseras en la zona.

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *