fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 19 de noviembre (Al Momento Noticias).- La madrugada del 19 de noviembre de 1984, la ciudad se cimbró de tal forma que hubo quienes pensaban que se trataba del fin del mundo, o al menos del inicio de un cataclismo nuclear.

SanJuanico2Aquel fatídico día, cientos de personas perdieron la vida y miles más resultaron heridas debido a una serie de explosiones en almacenamientos de gas en el pueblo de San Juan Ixhuatepec, en Tlalnepantla, Estado de México.

Esta tragedia dejó 503 muertos y más de dos mil heridos, según cifras oficiales. Las explosiones cambiaron la vida de miles de mexicanos que por diversas razones habitaron esa zona en la que se ubicaban tanques con cientos de litros de gas LP.

En tanto, las pérdidas se cuantificaron en poco más de dos mil millones de pesos, sin embargo, no hubo detenidos por este hecho.

Ningún gobierno ni la población estaban preparados para una tragedia de la magnitud de lo ocurrido en el pueblo mejor conocido como San Juanico. No existía Protección Civil, ni había cuerpo de bomberos en la zona.

Además, la gente vivía en casas ubicadas a menos de 150 metros de los gigantescos tanques de almacenamiento de gas LP.

Un día antes, el 18 de noviembre, se registró una fuga de gas en la estación de almacenamiento de Petróleos Mexicanos. La explosión que sobrevino al día siguiente, a las 5:35 horas, despertó a toda la capital del país.

El gas a presión provocó que las llamas se elevaran hasta unos 600 metros de altura (2.5 veces la altura de la Torre Mayor) y que cientos de personas prácticamente quedaran desintegradas por el calor de las llamas y el impacto de la onda expansiva.

SanJuanico1Esa mañana se registraron 11 explosiones, en cada una de ellas, las llamas se elevaron cientos de metros.

Los registros fotográficos exhiben a gente corriendo desnuda, con quemaduras, cargando niños, huyendo del infierno, mientras los rugidos ensordecedores de las llamas retumbaban por todo el valle de San Juanico.

Ese año, 12 empresas gaseras operaban en esa zona del Valle de México; después de esa tragedia, todas fueron expulsadas de San Juan Ixhuatepec, por decreto del entonces presidente Miguel de la Madrid; aunque actualmente al menos seis gaseras siguen activas en la zona.

Por la magnitud del incendio, se optó por dejar que el gas se consumiera para vaciar los tanques que no estallaron y poder llevar a cabo las labores de remoción de escombros. Incluso, se tiene registro de que la explosión generó un ligero sismo.

La explosión se registró en una planta con capacidad para almacenar más de 16 mil metros cúbicos de gas Licuado de Petróleo (LP) y se debió a una fuga en una tubería que transportaba el combustible desde tres diferentes refinerías del país.

Actualmente, la zona de tragedia está convertida en un parque, hay una central de bomberos y se delimitó un polígono de protección para evitar la instalación de empresas de alto riesgo; sin embargo, éste ha sido invadido por empresas y por desarrollos habitacionales.

A 31 años de San Juanico, como también se le conoce al suceso, el episodio es recordado por los sobrevivientes y por la sociedad en general, como una de las peores tragedias de la historia nacional.a73d212620b15c8fa66ec7806569cf08

Como cada año, cientos de personas asistieron a la misa que se realizó en el Parque Hidalgo o Parque de los Muertos -como lo llaman los colonos-, para recordar la tragedia. Además, exigieron una vez más el retiro de las empresas gaseras y de la planta de Pemex de San Juanico.

Hace un año, en el aniversario 30, la Diócesis de Ecatepec inauguró una cruz monumental en el Parque de los Muertos, a unos metros de la pequeña cruz metálica colocada ahí luego de las explosiones.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *