martes, febrero 27, 2024

Revela Mike Pompeo acuerdos migratorios México-EU ‘en lo oscurito’

WASHINGTON, D.C.- El extitular del Departamento de Estado de los Estados Unidos (DoS, por sus siglas en inglés), Mike Pompeo, ventiló a Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores, al afirmar que el canciller aceptó que todos los “migrantes ilegales” que se encontraron varados en la frontera con EUA serían regresados a México.

El exfuncionario federal estadounidense señaló en su libro “Nunca cedas una pulgada: Luchando por los Estados Unidos que amo” (Never Give An Inch: Fighting for the America I Love, en inglés), que Ebrard llegó a ese acuerdo con la administración de Donald Trump cuando se reunieron por primera vez en la ciudad de Houston, en Texas, el 15 de noviembre del 2018, unos meses antes de que tomará posesión el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En el libro Pompeo explica que Ebrard se mostraba dudoso sobre este acuerdo, pero finalmente, el canciller mexicano aceptó las condiciones de la administración de Donald Trump. Sin embargo, el exfuncionario de la Casa Blanca destacó que el actual aspirante a la candidatura presidencial de Morena le comentó que si tendrían algún problema si el gobierno de López Obrador se mostraba públicamente reacio a la petición de la administración de Trump.

Ante esta petición Pompeo aseguró que le respondió a Ebrard que a él y a Trump no les interesaba lo que dijera el Gobierno de México para mantener una línea en los asuntos internos del país, siempre y cuando, en realidad, si cumplieran con lo pactado.

Según la periodista mexicana, Dolia Estévez, en pocas palabras, “el compromiso fue decir en papel que México ‘no objetaría’ la devolución de migrantes, y EUA prometía ‘ayudar y apoyar’”.

“Marcelo tenía una última pregunta. Preguntó si teníamos que promocionar públicamente el acuerdo de México con nuestros términos, o si su gobierno podría decir que se ha opuesto a él, sin reconocer ningún acuerdo. ‘No me importa. Lo que sea que te ayude a nivel nacional, eso es cosa tuya’. Nos separamos, amigablemente, sabiendo que ambos teníamos mucho trabajo por hacer”, compartió Pompeo en su nuevo libro.

EUA aplicaría su política migratoria con o sin el consentimiento de México
En un principio, Mike Pompeo explicó que Ebrard rechazó que la administración de López Obrador fuera a aceptar las condiciones migratorias impuestas por la administración de Trump, principalmente, por las posibles reacciones que esto causaría en el país.

Pompeo, rápidamente, le advirtió al canciller mexicano que la Casa Blanca tenía planeado implementar dichas medidas, sin importar que México esté de acuerdo o no. Sin embargo, le reiteró que preferían establecer una cooperación con las autoridades mexicanas en el tema.

“Marcelo, no necesitamos tu permiso para hacerlo. Queremos que sea cooperativo, pero no es un requisito. Estos migrantes no permanecerán en los Estados Unidos en catorce días. Hemos hecho el trabajo de nuestro lado para asegurar eso. Estoy feliz de volar para reunirme con tu presidente para discutir, pero nuestros equipos deben comenzar a trabajar en estos temas de inmediato”, describió Pompeo en su libro sobre su diálogo con Marcelo Ebrard.

Pompeo veía que Ebrard enfrentaba muchos problemas
El extitular del Departamento de Estado de EUA admitió que observó que Ebrard enfrentaba varios problemas a raíz de la solicitud en materia migratoria. En primer lugar, Pompeo explicó que Ebrard tenía la obligación de proteger la imagen del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues no podía aceptar que la opinión pública en México viera que el tabasqueño se doblegó ante el vecino del norte.

“No obstante, el Secretario de Relaciones Exteriores Ebrard tuvo varios desafíos. El primero estaba relacionado con la política doméstica: Tenía que proteger a su jefe de que se observe como si hubiera cedido ante ‘El Norte'”, delineó Pompeo en su libro.

En segundo lugar, Pompeo mencionó que Ebrard tuvo que lidiar con la entonces Embajadora de México en los Estados Unidos, Martha Bárcena, quien se opuso fuertemente a que se establecieran las medidas esperadas por el gobierno de Donald Trump.

Al respecto, Pompeo aseguró que él y Ebrard hicieron todo lo posible para mantener al margen a Bárcena, así como también a otras personas más, pues consideraban que entre más personas supieran de este acuerdo, más fácil sería que se filtre la información a los medios de comunicación y a la opinión pública en general.

“No podía trabajar con su nueva embajadora en los Estados Unidos porque se oponía radicalmente a pensar siquiera en un concepto como este. Hicimos todo lo que pudimos durante nuestras discusiones para mantenerla en la oscuridad. Mantuvimos a otros en la oscuridad, también, sabiendo que la probabilidad de fugas crece exponencialmente según el número de personas que están enteradas del tema”, apuntó.

Ebrard, ¿próximo presidente de México?
Otro hecho que destaca, es que Mike Pompeo elogió a Marcelo Ebrard, a tal punto de decir que, probablemente, el canciller mexicano podría convertirse en el próximo presidente de México. El exfuncionario del gobierno de Donald Trump aseguró que Ebrard es una persona muy brillante y también muy marxista, así como también lo tildó de ser una persona afable, capaz, y pragmático, pues consideró que entendía al poder y los riesgos, y, por último, aseguró que el canciller siempre ha estado determinado a poner a México primero.

“El ex alcalde de la Ciudad de México, Marcelo es muy brillante y muy marxista. También es afable y capaz, y bien puede ser el próximo presidente de México. Habiendo dirigido una de las ciudades más grandes del mundo, era un pragmático. Entendía el poder y el riesgo. También estaba decidido a poner a México en primer lugar, exactamente como debería hacerlo. Él y yo ya habíamos establecido una buena relación, así que cuando le pedí verlo, aceptó reunirse conmigo a medio camino entre las dos capitales. Me encantó trabajar con él”, escribió Mike Pompeo en su libro sobre su opinión de Marcelo Ebrard.
AM.MX/fm

Artículos relacionados