fbpx Renuncia Pérez Molina a Presidencia de Guatemala
l
Es la primera vez en la historia de Guatemala que dimite un presidente

GUATEMALA, 3 de septiembre (Al Momento Noticias).- El presidente Otto Pérez Molina renunció al cargo a través de una carta enviada al Congreso, la cual fue recibida a las 23:58 horas locales del miércoles.

La misiva está dirigida al presidente del legislativo, el diputado Luis Rabbé, con copia al vicepresidente del país, Alejandro Maldonado Aguirre, que deberá asumir la Presidencia de Guatemala en remplazo de Pérez, una vez que sea juramentado por el Congreso. Antes, la cámara debe conocer y aceptar la renuncia de Pérez.

En la carta enviada al Congreso, firmada de puño y letra, y divulgada por los medios locales, Pérez sostiene que enfrentará “con la conciencia tranquila los procesos que correspondan”.

En la misiva aparece la firma de autenticación del abogado de presidente, César Calderón.

La dimisión, la primera de un presidente de Guatemala, no se hará efectiva sino hasta que el Congreso la acepte y nombre al nuevo mandatario. Los congresistas fueron convocados a una reunión de emergencia en la madrugada del jueves.

El vocero presidencial Jorge Ortega explicó que Otto Pérez dimitió para “mantener la institucionalidad del país” y “la figura de la Presidencia alejada del proceso judicial”.

En la madrugada, apenas conocida públicamente la dimisión, algunas decenas de guatemaltecos celebraron frente a la Corte Suprema, haciendo sonar pitos y coreando consignas: “Otto ladrón, te vas a ir a Pavón”, decían en referencia a una de las principales cárceles del país.

“Es bueno que la ciudadanía continúe con coraje y madurez estos movimientos sociales”, expresó la mañana de este jueves a periodistas la premio Nobel de la Paz y líder indígena Rigoberta Menchú, en la Plaza de la Constitución, adonde otro grupo acudió a celebrar.

Miles de manifestantes han salido a las calles indignados por los detalles de una trama de corrupción generalizada en las aduanas y que involucra a empresas privadas.

Altos jerarcas de la Iglesia católica y líderes empresariales habían pedido la dimisión de Pérez Molina en las últimas semanas, mientras la investigación sobre la red del fraude aduanero crecía, y cada día cobijaba a más y más funcionarios del gobierno.

Pérez Molina, de 64 años, siguió su plan de quedarse en el poder hasta tanto un juez ordenara su captura, en un caso que ha propinado el golpe más profundo a una corrupción política y administrativa que se encuentra arraigada en el país centroamericano.

Este es el texto completo de la carta de dimisión:

Señor Presidente:

“Desde el inicio de mi carrera profesional y después política, he venido luchando por la democratización, la paz y el bienestar del pueblo de Guatemala. En la situación actual y teniendo en cuenta por sobre todo el interés del Estado, me corresponde continuar con el debido proceso y por lo tanto presentarme ante la justicia y dirimir mi situación personal, con la convicción de hacer lo correcto, me dirijo a usted y al honorable Congreso de la República para presentar mi renuncia al cargo de presidente de la República de Guatemala.

“Con los principios y valores en los cuales me he formado, enfrentaré con la conciencia tranquila, los procesos que corresponden. Hoy más que nunca, mi compromiso con el pueblo de Guatemala es someterme con toda entereza mediante el debido proceso, al imperio de la ley y desvirtuar los señalamientos que hoy se me hacen”.

l
A su llegada a los tribunales

Esta mañana, acompañado de su abogado, el aún presidente llegó al tribunal al que fue citado por medio de una orden de aprehensión, para hacer frente a acusaciones de cohecho y fraude fiscal.

En declaraciones a una radio local, Pérez Molina arremetió contra la fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, organismos que han adelantado la investigación que provocó su renuncia, y dijo que sus miembros “buscan protagonismo” y “llenar sus egos” .

También dijo que “no confía en la justicia de Guatemala”,  y que llega con desventaja a los tribunales. A las afueras del edificio del tribunal de justicia se congregó un gran número de personas con tambores y con pitos a la espera del mandatario.

Decenas de policías, agentes de seguridad presidencial y municipal custodian el tribunal para resguardar la presencia de Pérez Molina.

 

 

El juez Miguel Ángel Galvez, fue quien ordenó la aprehensión del mandatario a solicitud de la fiscalía.

El presidente ha negado las acusaciones y el juez celebrará una audiencia para escuchar a las partes antes de decidir si lo liga a proceso y en su caso si ordena prisión preventiva.

El general retirado perdió su inmunidad y privilegios el martes tras el voto unánime de 132 diputados, después de que el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) lo acusaran el 21 de agosto de corrupción.

De acuerdo con la investigación de más de 18 meses de ambas entidades, Pérez Molina supuestamente dirigía la red clandestina dentro de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), con la complicidad de al menos 28 personas, incluida la ex vicepresidenta (2012-2015) Roxana Baldetti, en prisión desde el 21 de agosto.

El mandatario, quien tomó posesión del cargo el 14 de enero de 2012, había reiterado desde que fue acusado que no iba a dimitir para garantizar la celebración de las elecciones generales programadas para el próximo domingo.

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *