fbpx Refugiados pasan la noche en un tren en Hungría; buscan seguir su camino a Europa Occidental

BISCKE, HUNGRÍA, 4 de septiembre (Al Momento Noticias).- Al menos unos 300 refugiados pasaron la noche a bordo de un tren en la estación húngara de Kicske, tras negarse a ser trasladados a un campamento de acogida.

El tren, que salió ayer de la estación Keleti en Budapest con destino a la ciudad de Sopron, junto a la frontera con Austria, fue detenido por policías húngaras que querían llevar a los refugiados al campamento, pero la mayoría decidió no alejarse del convoy.

Foto: APTN
Foto: APTN

Aquellos que decidieron hacerlo corrieron a lo largo de las vías férreas en dirección de Györ, al oeste de Bicske, mientras que otros escaparon rumbo a Budapest. Unos más  decidieron volver a subir al tren.

En un acto de desesperación, un hombre se tiró a las vías junto a su mujer y su bebé asegurando que prefería morir a regresar a su país de origen.

Además, se reportó la muerte de un refugiado paquistaní de unos 50 años de edad en la estación Bicske.

La víctima, hasta el momento sin identificar, era uno de los refugiados que escaparon del tren.

La mayoría de los migrantes no quieren que las autoridades húngaras registren sus identidades, un trámite que implica que es ese país, en este caso Hungría, el que debe tramitar su solicitud de asilo, por miedo a no llegar a Europa Occidental.

Luego de varios días de que se impidiera a los refugiados abordar los trenes, la policía húngara decidió ayer dejar entrar a la estación de Keleti a varios centenares de migrantes quienes acampaban en el lugar desde hace semanas.

Asimismo, las autoridades húngaras detuvieron un segundo tren procedente de Budapest que se dirigía a Györ, cerca de la frontera con Austria, en el que viajaban 120 personas, quienes fueron trasladados a centros de refugiados.

Foto: AP
Foto: AP

Pese la apertura de la estación de Budapest, la compañía ferroviaria húngara MÁV informó que no partirán trenes desde la capital hacia Europa occidental, sólo hasta las fronteras, donde los pasajeros deben cruzar a pie y allí subir a otros para acceder a sus destinos.

En las últimas 24 horas llegaron a Hungría más de tres mil nuevos refugiados y se arrestaron a 11 traficantes de personas, informó la policía de Budapest.

Hungría endurece su ley contra migrantes

El Parlamento húngaro aprobó este viernes un paquete de leyes que prevén penas de hasta tres años de cárcel por el cruce ilegal de sus fronteras, lo que podría subir hasta cinco años, si se realiza armado o dañan la valla de la frontera con Serbia.

Con esta decisión, el Gobierno pretende “aliviar la presión migratoria” que registra desde hace meses la entrada de más de 160 mil refugiados al país a través de su frontera con Serbia.

También se endurecen las penas por el tráfico ilícito de personas, las cuales podrán ascender hasta los 20 años de cárcel.

Además, se creará una franja de 60 metros llamada “zona de tránsito”, que solo estará abierta hacia Serbia y donde se realizará el registro de los refugiados o inmigrantes.

También se aprobó crear la categoría “situación de crisis por inmigración masiva”, la cual el Gobierno podrá declarar por un período de un máximo de 6 meses, para poder construir instalaciones “de seguridad nacional”, en terrenos estatales o de los ayuntamientos locales.

Las nuevas leyes entrarán en vigor el 15 de septiembre, explicó el líder del grupo parlamentario del partido gobernante Fidesz, Antal Rogán.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

“El Gobierno húngaro contará así con la posibilidad de declarar situación de crisis”, destacó Rogán. Agregó que desde esa fecha, el cruce ilegal de la frontera será un delito.

Otro paquete legislativo es la posibilidad de movilizar al Ejército en la defensa de las fronteras, el cual será votado la próxima semana.

El fin de semana pasado, Hungría terminó con la primera fase de una valla alambrada de metro y medio de altura en esa frontera y espera que las obras de la segunda etapa  concluyan el 31 de octubre.

La oposición izquierdista, que votó en contra, y numerosas organizaciones humanitarias calificaron las leyes de “autoritarias” y “anticonstitucionales”.

Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, afirmó que en la defensa de la frontera hay que mostrarse fuerte, pues “si no defendemos nuestras fronteras, de nuevo y de nuevo vendrán decenas de millones a Europa”, indicó.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *