fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de junio (Al Momento Noticias).-El inicio de la Época de Oro del cine mexicano inició en 1936 y su llego hasta 1957, con la muerte de uno de los grandes íconos del cine mexicano, Pedro Infante. Esta época del cine mexicano dio grandes directores como Ismael Rodríguez, Emilio “El indio” Fernández y Fernando de Fuentes.

También se consagraron grandes actores como María Felix, Luis Aguilar, Dolores del Río, Sarita García y Mario Moreno “Cantinflas” entre otros. El cine nos dejó grandes escenas, que aún han sido recordadas y en ocasiones les han rendido tributo.

 

1.- Recordando la escena de “Ustedes los ricos” (1948) cuando Pepe “El toro” llora por su hijo “Torito” que murió por un incendio.

toro

2. Los pasos de baile de Cantinflas. Los peculiares pasos de baile de Mario Moreno podían verse en muchas de sus películas, si no es que en todas. En el siguiente gif puedes ver una de las cátedras de danza más memorables, la de El bombero atómico (1952).

2.1

3. El llanto de La Tucita a su papá. Esta es una de las escenas más famosas del filme Los Tres huastecos (1948), que cuenta la historia de los triates Andrade, criados por separado en distintos pueblos de La Huasteca todos interpretados por Pedro Infante (¿quién más?). Lorenzo, El tamaulipeco, es el hermano con el carácter más fuerte, pero no es rival para su hija La Tucita. Una tarde, cuando Lorenzo la visita, la niña le da la bienvenida con un disparo. Al fallar el tiro, ella rompe a llorar y nosotros nos doblamos de risa.

3.1

4. Los movimientos de cadera de Tongolele. Además de tener un gran éxito teatral en los principales salones de la Ciudad de México, Yolanda Yvonne Montes Farrington, actriz y bailarina estadounidense, también destacó en la pantalla grande. Tuvo participación en películas en las que alternó con figuras como Germán Valdés “Tin Tan”, Pedro Infante y Silvia Pinal. El amor no es ciego (1950) fue uno de los filmes en los que cautivó a los espectadores con sus movimientos de cadera.4.1

5. La transformación mística de Tin Tan. Germán Valdés Tin Tan es el protagonista de La marca del zorrillo (1950). Cuenta la historia del hijo del vizconde Texmelucan, Tin, un joven cobarde que, después de recatar a una bruja, consigue un ungüento que lo hace invencible. Al usarlo, Tin adquiere habilidades de espadachín nivel experto, pero también sufre un cambio extraordinario, sus dientes y aroma se transforman en los de un zorrillo.

5.1

6. La cachetada de María Félix a Pedro Armendáriz. Este momento sucede en Enamorada (1946), una película que se desarrolla en los tiempos de la Revolución Mexicana. Cuando el general José Juan Reyes (Pedro Armendáriz) toma la ciudad de Cholula, Puebla confisca los bienes de los ricos del pueblo. Durante su estancia conoce a Beatriz Peñafiel (María Félix), hija de un notable hombre de la ciudad. Al principio Beatriz desprecia al revolucionario y como muestra el gif, es muy poco tolerante a sus piropos. (¡Spoiler!: Al final se enamoran).

6.1

7. Los bastonazos de Sarita García. La película de Ismael Rodríguez, Los tres García (1946), cuenta la historia de una familia conformada por tres nietos y una abuela. Los tres primos pelean constantemente, pero la rivalidad se agudiza cuando llega a su casa una prima de la que todos se enamoran. En una de esas disputas, Luisa García (Sarita García) los descubre peleando y rompiendo sus macetas. Inmediatamente la abuela baja y comienza a golpearlos con su bastón por no pelear como se debe.

7.4

8. El beso ranchero de María Félix y Jorge Negrete. La relación entre estos dos actores fue tan dramática y vertiginosa como la de sus personajes en El Peñón de las Ánimas (1943). Varios testigos aseguran que ambos actores no se soportaron durante el rodaje de esta película. Pero una década después se casaron después de un breve noviazgo. Por desgracia, Negrete falleció poco tiempo después de una enfermedad derivada de la Hepatitis C. Este beso simboliza su complicada relación y también el problema de los sombreros de charro para la audiencia. Siempre obstruían nuestra vista en los intercambios románticos.

8.1

9. La caminata nocturna de Pedro Infante y Fernando Soler. ¡Ay, ay, ay, ay, ay, qué borracho vengo! Ábranme la puerta que me ando cayendo. De ventanas y paredes me he venido sosteniendo. Así cantan Cruz Treviño Martínez de la Garza (Fernando Soler) y Silvano Treviño (Pedro Infante) en La oveja negra(1949) mientras caminan hacia su casa con más de un caballito de tequila encima. Probablemente todos nos hemos visto así al salir de un bar con nuestro mejor amigo, por lo menos una vez. No lo niegues.

9,1

10. El baile sobre ruedas de Pedro Infante y Luis Aguilar.  A.T.M. A toda máquina (1951) es el único filme en el que podemos ver a estos actores cantar, bailar y andar en moto al mismo tiempo. Parece que va a llover, el cielo se está nublando, ¡ay mamá, me estoy mojando!, cantaban mientras circulaban por una carretera. Si eres mexicano, seguro has escuchado esa frase en cada época de lluvias.

10.1

11. Los callos de Cantinflas y Joaquín Pardavé. Cayetano Lastre (Joaquín Pardavé) sospecha que Cantinflas es amante de su esposa y lo amenaza con una pistola. El intercambio de palabras que sigue es una de las escenas más memorables del cine mexicano. “Usted está pisoteando mi honor”, dice Lastre. “Usted me está pisoteando un callo”, responde Cantinflas. “¡Mejor me callo!”, grita su rival de amores. La discusión sin sentido sigue hasta Cayetano se da por vencido. Cantinflas salva su vida con su mejor defensa: el cantinfleo. Todo esto sucede en Ahí está el detalle (1940), una película considerada por la crítica como la mejor de Cantinflas.

11.1

12. El moonwalker mexicano. Como si Michael Jackson no estuviera rodeado de leyendas urbanas y teorías de la conspiración, algunos creen que el cantante y bailarín tomó inspiración para crear su emblemático paso mookwalk (caminando en la luna) de la película Escuela de Verano (1959). En este filme protagonizado por Tin Tan, un  joven botones hace un paso similar al del Rey del Pop con singular maestría. Muchos creen que se trata del actor y comediante Adalberto Martínez Resortes, pero en realidad es un bailarín, cuyo nombre no está en los créditos de la película. Tal vez nunca sabremos la verdad sobre el origen de este paso, pero la escena nos deja pensando.

12.1

AMN.MX/ta

Comentarios

comentarios