fbpx
l
Se refiere a casos como Aguas Blancas, Acteal, San Fernando y Tlatlaya

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de junio (Al Momento Noticias).- El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, advirtió que la violencia en algunas zonas del país ha puesto en riesgo la vigencia y respeto de los derechos humanos, ante lo cual, no hay lugar para la indiferencia y la insensibilidad.

Al cumplirse 25 años de la CNDH, el ombudsman llamó a no permitir que la violencia sea protagonista de nuestra convivencia, y a fortalecer la vida y la cultura democrática de que gozamos, producto del esfuerzo y sacrificio de muchos mexicanos.

Lamentó que la violación a los derechos humanos sigue siendo un tema frecuente en México, ya que la violencia registrada en algunas zonas del país ha puesto en riesgo su vigencia y generado una alerta “para quienes vemos por su protección y defensa”.

Ante el presidente Enrique Peña Nieto, dijo que la frecuencia e intensidad de hechos violentos que también se han registrado durante el proceso electoral, resultan preocupantes y no pueden ser aceptables.

En su mensaje, el presidente de la CNDH, señaló que el incrementó de la violencia y el de la descomposición social ponen a prueba a las instituciones, incluido al organismo defensor.

“Evidencia las carencias, las profundas desigualdades, la falta de oportunidades y de respuesta por parte de las autoridades desde hace muchos años, así como la debilidad del Estado de derecho en esas regiones”, expuso.

González Pérez reconoció que la Comisión no ha logrado evitar casos tales como los de Aguas Blancas, Acteal, San Fernando, Chalchihuapan o Tlatlaya.

Pero, aclaró, si ha logrado visibilizarlos, evitar que se olviden y procurar que no queden impunes.

En ese mismo sentido, se refirió a hechos como los de Apatzingán y más recientemente en Tanhuato.

Agregó que la respuesta que como Estado se dé a esa violencia debe ir más allá de las acciones meramente reactivas, ya que deben entenderse y remediarse los factores que la generan.

Más adelante admitió que prácticas y conductas de las que conoció la CNDH en 1990, “desafortunadamente hoy se siguen presentando como son la tortura, la desaparición forzada y los problemas relativos a las personas en condición de migrantes”.

Asimismo, hizo un ejercicio autocrítico del organismo en sus primeros 25 años y dijo que la Comisión ha tenido ausencias, omisiones, trabas burocráticas y también ha enfrentado la tentación de ceder a las presiones políticas.

Al acto efectuado en el Castillo de Chapultepec asistieron también del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; el secretario de Gobernación y los representantes del Poder Legislativo, así como integrantes del Gabinete federal.

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *