fbpx Reciben cientos de periodistas y fans a Johnny Depp en Venecia
l
Se echó a sus seguidores a la bolsa a reconocerlos como sus jefes

VENECIA, 4 de septiembre (Al Momento Noticias).- A pesar del calor y el despiadado sol, cientos de fans pasaron horas frente a la alfombra roja del Festival de Venecia con el único anhelo de ver a Johnny Depp y, tal vez, conseguir un autógrafo o una selfie.

Vestido con una llamativa chaqueta verde, derrochando amabilidad y sentido del humor, fue hoy el rey de Venecia, con cientos de periodistas y seguidores ávidos de verlo.

Hace años que el actor prácticamente se dedica a interpretar al capitán Jack Sparrow, pero es indudable el atractivo que sigue teniendo para sus fans.

“Para mí­ la gente que está esperando fuera, que es tan entregada, lo suficientemente amable, simpática para esperar tanto tiempo solo para decir hola y darme la bienvenida, considero que es la que me da trabajo. Nunca me gustó el término fan. Sencillamente no me encaja.

“Yo considero a esas personas nuestros jefes, porque esa gente es la que va al cine, gasta su dinero, busca una escapada por un par de horas. Yo le doy las gracias a mis jefes ahí fuera”, señaló el actor en el marco del estreno la cinta Black Mass, de Scott Cooper, en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

Depp y su equipo llegaron tarde a la atestada rueda de prensa.

Vestido con camisa blanca y chaqueta verde, el actor se presentó ante los periodistas con una botella de cerveza. Y para evitar las malas lenguas tras los titulares que apuntan hacia su debilidad por el alcohol, señaló de inmediato: “Es una cerveza sin alcohol y si trastabillo es por su culpa (en referencia a la prensa)”.

En Black Mass sus fans no van a reconocer a Depp, que se transforma por completo para encarnar al rey del hampa irlandesa en el sur de Boston en los años 70 y 80, James Whitey Bulger, actualmente un octogenario que cumple dos cadenas perpetuas en prisión.

Una calva pronunciada, prótesis dentales y unas lentes de contacto que cambian sus ojos negros a azules, así como bastante kilos menos de los que lucí­a hoy, marcan el cambio radical del actor, cuya interpretación del gánster irlandés ha tenido una acogida satisfactoria, sin despertar entusiasmo.

Basada en el libro homónimo, la cinta se centra en los años en los que Bulger colaboró con el FBI. Un amigo de la infancia (Joel Edgerton), que trabajaba para el FBI, lo contacta para conseguir acabar con la mafia italiana rival en la Boston, donde el hermano de Bulger (Benedict Cumberbatch) era además una de las máximas autoridades políticas como senador.

Para Depp dar vida a una persona real y que, además, sigue viva, supone una gran responsabilidad. Lo importante, señaló, es ser “fiel a esa persona” y a sus diferentes caras. Por una parte era un empresario que, dentro del lenguaje de ese negocio, hizo lo que tení­a que hacer. Y había otra cara, que es un hombre de familia cariñoso, y otra que era muy entregado a su madre y su hermano. Uno les debe cierto tipo de justicia, aun cuando haya momentos feos”, explicó.

El actor intentó contactar a Bugler a través de su abogado, pero muy amablemente declinó, dijo. En su opinión es porque no le gustó Black Mass ni ninguno de los libros que se han escrito sobre él.

Cuestionado sobre si debió explorar el sentido de la maldad para interpretar al gangster, confesó haber encontrado el mal dentro de sí desde hace años. “Somos viejos amigos”, dijo.

Cooper, que hizo que Jeff Bridges alzara el Oscar con Crazy Heart, construye un relato de gánsters áspero, en el que Depp ofrece una interpretación tan brillante como sobria del que fuera el rey del crimen en Boston.

“Conozco a Johnny desde hace años y fue increíble ver su transformación en un criminal sicópata. Es un gran actor que sabe asumirse riesgos”, comentó Cooper al respecto.

La transformación de Depp encaja con esos papeles que acaban llegando a ese olimpo de la actuación donde se reparten estatuillas doradas. Según aseguró hoy, él siempre ha querido ser un actor de personajes con personalidad.

Desde el principio, aun cuando no había decidido ser actor, ya que entonces estaba más centrado en la música, quiso ser un actor que se transformase y entre sus referentes siempre estuvieron John Barrymore, Marlon Brando, Timothy Carey o John Garfield.

“Supongo que fue una obsesión. Siempre he intentado ser más un actor de personajes con personalidad que no el chico del poster en el que intentaron convertirme hace ya cien años. Lo más importante es que un actor tiene cierta responsabilidad con el público y tiene que cambiar, darles algo nuevo cada vez, sorprenderles y no hacer siempre lo mismo”, añadió el actor, que acaba de rodar en Australia la quinta entrega del capitán Jack Sparrow, un personaje que acabará por convertirlo en el rey de la gesticulación.

“Black Mass”, en la que también participan Joel Edgerton, Benedict Cumberbatch, Rory Cochrane, Jesse Plemons, Dakota Johnson, Peter Sarsgaard y Kevin Bacon, se presenta en la “Mostra” fuera de concurso.

 

 

 

Depp arribó a Venecia acompañado de su esposa, la actriz Amber Heard, que forma parte del “cast” en la cinta “The Danish Girl”, de Tom Hooper, que este sábado será presentada en concurso en la “Mostra”.

 

AMN.MX/bhr

 

 

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *