fbpx

reparto-agraio-5-octCIUDAD DE MÉXICO, 1 de octubre (AlmomentoMX).- En el marco de la conmemoración de la emisión del acuerdo para repartir, entre los campesinos sin tierra, todas las de la Comarca Lagunera de Durango y Coahuila, el 6 de octubre de  1936, y del 46 aniversario luctuoso de Lázaro Cárdenas, quien falleció el 19 de octubre de 1970, el INEHRM llevará a cabo el Foro: La reforma agraria durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, el miércoles 5 de octubre, a las 18 horas, con la participación de Antonio Escobar Ohmstede, Marcos T. Águila y Teresa Aguirre Covarrubias, en su sede de Francisco I. Madero 1, San Ángel.

La reforma agraria tuvo su fundamento jurídico en el artículo 27 de la Constitución de 1917. Sin embargo, su aplicación en los regímenes posrevolucionarios  se fue postergando hasta el sexenio del presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940), cuando se diseñó y ejecutó una Reforma Agraria que consistió en el reparto de tierras a las comunidades, considerado el más grande del siglo en la historia de México.

Durante el periodo revolucionario, además de democracia, derechos laborales y la restauración del orden constitucional, uno de los reclamos fundamentales fue el de la tierra, que el Plan de Ayala de los zapatistas puso sobre la mesa desde 1911. Por su parte, Venustiano Carranza como abanderado del constitucionalismo, decretó la Ley Agraria del 6 de enero de 1915. De manera subsecuente, el artículo 27 de la Constitución de 1917 reconoció las formas de propiedad privada y comunal, sentando las bases para la dotación y restitución de tierras a las comunidades campesinas.

A partir de 1917, la reforma agraria siguió los cauces de la reconstrucción del Estado y las necesidades políticas de los gobiernos emanados de la Revolución, que se valieron del reparto de tierra para legitimarse y pacificar el país. La dotación de tierras se redujo gradualmente, hasta que el presidente Pascual Ortiz Rubio decretó la conclusión de reparto agrario en una decena de entidades del país. Disposición que algunos gobernadores como Lázaro Cárdenas, se negaron a confirmar. Al punto que durante su gestión, entre 1928 y 1930, implementó en Michoacán una política agraria que fructificó en el  apoyo local y nacional de importantes sectores agrarios, que le permitieron acceder a la presidencia de la República, en 1934.

Para respaldar al campesinado y a los ejidos recién constituidos, Cárdenas reactivo la política crediticia mediante la fundación del Banco Nacional del Crédito Ejidal (BNCE), en 1935; así como las Sociedades Locales de Crédito Ejidal y las Sociedades de Interés Colectivo Agrícola. Entre las regiones en las que el gobierno de Cárdenas implementó la expropiación de grandes propiedades y el reparto de tierra, destacan La Laguna (500 mil hectáreas); Yucatán (366 mil hectáreas), el valle del Yaqui en el estado de Sonora; las haciendas de Lombardía y Nueva Italia, en Michoacán.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios