fbpx

541266_pago_de_aguinaldoCIUDAD DE MÉXICO,  4 de enero (Al Momento Noticias).-  A finales del año pasado, la Cámara Diputados aprobó la participación de la iniciativa privada en el Fondo Nacional de Pensiones de los Trabajadores al Servicio del Estado (Pensionissste), en caso de ser aprobado por la Cámara Alta, esta iniciativa impactaría el actual panorama de las Afores en México.

Con  esta reforma, se espera que dicho órgano compita con las otras Afore del mercado, pero con autonomía e independencia.

El sistema de Afores en el país se puso en marcha en 1997 como una alternativa de ahorro para el retiro de los trabajadores afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Afores (Amafore), “las Afores [Administradoras de Fondos para el Retiro] son entidades financieras dedicadas de manera exclusiva y profesional a administrar las cuentas individuales de ahorro para el retiro de los trabajadores, las cuales deben contar con la autorización de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y están sujetas a la regulación de la Consar”.

De acuerdo con la Consar, al cierre de noviembre de 2015, hay un total de 37 millones 52 mil 223 cuentas de trabajadores registrados en las Afores; 10 millones 668 mil 781 con recursos depositados en sistema Siefore (Sociedades de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro); seis millones 613 mil 347 con recursos depositados en Banco de México.

Asimismo, el organismo indicó que hay un total de dos billones 555 mil 084 millones de pesos de los recursos recabados por los trabajadores a través de cuentas de ahorro para el retiro registradas en Banorte, Banamex Coppel, Sura, Inbursa, Invercap, Metlife, Azteca, Profuturo GNP, Principal y Pensionissste.

De dicha cantidad, Pensionissste cuenta con un total de recursos registrados de 337 mil 846 millones al cierre de noviembre de 2015 y tiene un millón 479 mil 372 cuentas de trabajadores administradas por las distintas entidades de fondos para el ahorro.

Las modificaciones constitucionales se dan luego de que expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), alertaran que el sistema de pensiones mexicano no sería suficiente para dar a las personas un ingreso que les garantice una vida digna.

Indicaron que sólo una de cada cuatro personas mayores de 65 años recibiría una pensión y que menos de la mitad de los trabajadores podría alcanzar una pensión de entre 20 y 40 por ciento de sus actuales salarios.

La reforma a Pensionissste

La madrugada del 9 de diciembre, los legisladores dieron su voto para que dicha reforma, que entraría en vigor –de ser aprobada en la Cámara Alta– en julio de este año, convierta a Pensionissste en una empresa en la que el Estado tiene la participación mayoritaria, 51 por ciento, y permita a la iniciativa privada adquirir 49 por ciento a través de acciones, lo que dividiría las ganancias entre las empresas y los trabajadores.

Pensionissste es hasta el momento, la única afore pública en el país; es la única que cobra menos a los ahorradores y reparte más utilidades en comparación con otras que están en manos de entes financieros privados y con fines de lucro.

Con los cambios aprobados, este organismo se convertirá en una empresa de participación estatal mayoritaria que tendrá por objeto la administración de los recursos de las cuentas individuales de los trabajadores en la que los bienes, derechos y obligaciones, así como el presupuesto se traspasarán.

Oliva López Arellano, coordinadora del Doctorado en Ciencias de la Salud Colectiva de la universidad la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), aseguró que esta reforma se trata “de un despojo totalmente sin contención de los ahorros obligatorios de los trabajadores hacia las empresas privadas”.

La especialista explicó que generalmente las Afores privadas reducen el monto que dispone el trabajador cuando el proyecto donde se invirtieron los recursos no produce ganancias.

Indicó que desarticular Pensionissste “es privatizar el último reducto de los trabajadores, traerá problemas de manejo económico y de fondeo para financiar una serie de proyectos del gobierno. Lo que es gravísimo es que no hay ningún elemento de contención a estos atropellos masivos”.

Para la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Victoria Daniel Chichil, el Gobierno federal tiene una tendencia cada vez más marcada de desligarse de las obligaciones y de las promesas que le hizo al trabajador desde sus primeros años de actividad económica.

Ante los argumentos presentados para la aprobación de la Reforma, Daniel Chichil cuestionó el que se haya enfocado a hablar de la migración de usuarios de Pensionissste a otras afores, y lo consideró poco determinante para decir que ésta no ha realizado una labor eficaz y eficiente.

“No sé por qué el Gobierno federal dice que la actuación de Pensionissste ha provocado la migración de usuarios a otros administradores, pero eso no significa que el Pensionissste haya faltado a su desempeño […] Los trabajadores se van a las que dan mejores rendimientos y cobran menos comisiones menos”, dijo.

AMN.MX/dsc/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *