fbpx

LONDRES, 21 de enero (Al Momento Noticias).-  El presidente ruso Vladimir Putin “probablemente aprobó” el asesinato del ex espía Alexander Litvinenko, envenenado en Londres, reveló una investigación pública británica.

Alexander Litvinenko murió en Londres en 2006
Alexander Litvinenko murió en Londres en 2006

El juez británico Robert Owen, a cargo de la indagación, concluyó hoy que posiblemente el Presidente ruso firmó la orden de muerte de Litvinenko, envenenado con polonio 210 en noviembre de 2006.

Litvinenko, ex agente del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, sucesor del KGB), falleció el 23 de noviembre de 2006 en un hospital de Londres tres semanas después de tomar un té contaminado con polonio 210.

En su informe de 326 páginas, el magistrado señaló que los ex agentes rusos Andréi Lugovói y Dmitri Kovtun, con los que Litvinenko se reunió el día que fue envenenado tras tomar una taza de té, probablemente actuaron bajo la dirección de los servicios de inteligencia rusos.

“Teniendo en cuenta todas las pruebas y análisis disponibles, he encontrado que la operación de la FSB para matar a Litvinenko fue probablemente aprobada por el señor (Nikolai) Patrushev (director del FSB) y también por el Presidente Putin”, señaló el magistrado.

Lugovói y Kovtun, después de haber contaminado la bebida volvieron a Rusia. Actualmente, el primero tiene un escaño en la Duma (parlamento ruso) y el segundo es un conocido empresario.

De acuerdo con la investigación, hubo dos intentos de envenenamiento de Litvinenko, un fuerte crítico de Putin, razón por la cual huyó de Rusia y pidió asilo político en Londres en el 2000.

Owen interrogó a testigos y escuchó los alegatos de las partes, entre ellos a la familia de Litvinenko, entre el 27 de enero y el 31 de junio de 2015.

El magistrado señaló que por el trabajo de Litvinenko para los servicios secretos británicos, las críticas contra el FSB y contra Putin, además de sus vínculos con el magnate ruso Boris Berezovsky, fueron los posibles motivos para su asesinato.

Por su parte, la viuda del exespia, Marina Litvinenko, quien encabezó una campaña de ocho años para lograr justicia, demandó hoy más sanciones económicas contra Rusia y la prohibición de viajar contra el presidente Putin y Patrushev.

La parte acusatoria ha señalado que Litvinenko sufrió una muerte lenta y dolorosa. Su caso es considerado de gravedad porque involucra el asesinato premeditado de un sujeto británico en las calles de Londres, probablemente instruido por un gobierno extranjero.

En julio de 2014, la ministra británica del Interior, Theresa May, instruyó que se abriera un proceso judicial público para saber quiénes fueron responsables de la muerte de Litvinenko.

Lugovói rechaza las acusaciones

Por su parte, el diputado y ex agente ruso Andréi Lugovói rechazó hoy las acusaciones de haber envenenado al ex espía Alexander Litvinenko en 2006 en Londres, como indica la investigación británica.

“Las acusaciones en mi contra son absurdas. Los resultados de la investigación hechos públicos hoy vuelven a confirmar la posición antirrusa de Londres y la falta de deseos de los ingleses de establecer la verdadera causa de la muerte de Litvinenko”, dijo Lugovói.

A decir del legislador ruso, el caso Litvinenko se han convertido para Londres en un cómodo instrumento para conseguir objetivos políticos.

Lugovói acusó a los investigadores británicos de “utilizar un ‘esqueleto en el armario’ para satisfacer ambiciones políticas”.

En tanto, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso consideró hoy que la investigación británica está “politizada”.

“Desde luego, necesitamos tiempo para estudiar el contenido de ese documento y luego daremos nuestra valoración”, dijo la portavoz del Ministerio, María Zajárova, quien añadió que Moscú no esperaba en cualquier caso una investigación “imparcial”.

En un comentario difundido por la web de la cancillería, lamentó que “una investigación puramente penal fuera politizada y oscureciera el ambiente general en las relaciones bilaterales” entre Rusia y el Reino Unido.

“La decisión de concluir la investigación forense para iniciar otra pública tenía una connotación claramente politizada. La razón está clara. El proceso no era transparente ni para la parte rusa ni para la opinión pública, teniendo en cuenta que la vista del sumario fue cerrada con el pretexto de ser secreto” de Estado, denunció.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *