fbpx

MOSCÚ, 25 de noviembre (Al Momento Noticias).- El presidente ruso Vladimir Putin ordenó hoy el despliegue de sistemas de misiles de defensa aérea en una base rusa, tras el derribo de sus aviones por parte de Turquía, una medida que aumentó la amenaza de confrontación militar entre el miembro de la OTAN y Moscú.

Los sistemas de misiles S-400 serán enviados a la base aérea Hemeimeem en la provincia costera siria de Latakia, a unos 50 kilómetros al sur de la frontera con Turquía.

Foto: Reuters
Foto: Reuters

Estos sistemas tienen un alcance de 400 kilómetros y son capaces de impactar a jets turcos con precisión mortal.

Putin consideró que esta medida “deberán ser suficientes para garantizar la seguridad en vuelo”.

Al respecto, el ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, informó que el crucero portamisiles Moskva estaba cercano a la costa para proteger a las aeronaves rusas en misión cerca de la frontera de Siria y Turquía con su sistema de defensa aéreo Fort de largo alcance.

“Estará listo para destruir cualquier objetivo aéreo que represente una posible amenaza a nuestros aviones”, comentó Shoigu en una reunión con funcionarios militares.

Turquía derribó el martes el avión militar ruso S-24, alegando que ignoró las repetidas advertencias de que había entrado a su espacio aéreo desde Siria. Uno de los pilotos murió y otro fue rescatado por comandos del ejército sirio y entregado en la base rusa la mañana de hoy.

El presidente Putin aseguró que el avión volaba en cielos sirio cuando fue derribado y describió la acción de Turquía como un “crimen” y una “puñalada en la espalda”.

Además, señaló que era necesaria la advertencia de la cancillería rusa a los ciudadanos de no visitar Turquía “porque no podemos excluir otro tipo de incidentes tras lo sucedido y nuestros ciudadanos podrían estar en peligro significativo”.

En tanto, el ministro de Exteriores ruso Sergei Lavrov, quien canceló su viaje planeado a Turquía tras el incidente, consideró el derribamiento del avión como una “provocación planeada”.

Incluso, algunos legisladores rusos indicaron que Moscú debería tomar medidas severas contra empresas turcas en Rusia; sin embargo, Lavrov consideró que “no queremos crear problemas para los productores y exportadores turcos, que no son responsables de lo sucedido”.

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró hoy que su país no quiere una escalada de las tensiones con Moscú por el derribo del caza.

En intervención en una reunión de la Organización de Cooperación Islámica en Estambul, Erdogan afirmó que Turquía está a favor de la “paz, el diálogo y la diplomacia”.

Sin embargo, defendió la decisión de su país para derribar el avión diciendo que “nadie debería esperan que Turquía se mantenga en silencio ante incursiones fronterizas o la violación de sus derechos”.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *