fbpx

MORELIA, MICH., 12 de diciembre (AlmomentoMX).- Alrededor de unos 30 reporteros de esta ciudad, se manifestaron brevemente en el centro histórico de la capital michoacana para protestar en contra de las agresiones a periodistas por parte de los cuerpos policíacos, y es que apenas este miércoles en uno de los operativos para resguardar las vías del tren de los maestros de la CNTE , los cuerpos policiacos golpearon al corresponsal de Cambio de Michoacán Armando Martínez Reyes, quien se encontraba dando cuenta de los hechos en la ciudad de Pátzcuaro.

La familia periodística se plantó en la puerta de Palacio de Gobierno para exigir un alto a la represión y el esclarecimiento de los compañeros muertos y desaparecidos.

Poco después se dirigieron a la sede del Congreso Local cuyas puertas fueron cerradas por los guardias de seguridad pero lograron ingresar y finalmente se acordó una reunión con legisladores para este martes 13 a las 10 de la mañana y acelerar los pasos para descongelar una iniciativa de ley para la protección a periodistas.

Cabe hacer mención que  la Comisión de los Derechos Humanos en Michoacán tomó cuenta de los acontecimientos y se comprometió a investigar a fin de que este tipo de ataques no queden en la impunidad.

El periodista patzcuarense fue agredido por elementos de la Policía Michoacán durante el operativo que hizo ésta para desalojar a los profesores de la CNTE de las vías del tren que tenían obstruidas.

El corresponsal en esta localidad del diario Cambio de Michoacán, Armando Martínez Reyes, fue además despojado de sus herramientas de trabajo, como cámara fotográfica, grabadora y teléfono celular, por parte de los uniformados, “quienes llegaron muy agresivos conmigo”, aseguró el periodista.

Foto: Cambio de Michoacán

Relató que este día acudió a cubrir el bloqueo que realizaron los mentores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en las vías del tren.

Sin embargo, cuando llegaron elementos de la Policía Michoacán para hacer el desalojo, “un policía se me acercó para preguntarme por qué estaba tomando fotos, a lo que yo le contesté que estaba haciendo mi trabajo como periodista y le enseñé mi identificación”.

No obstante, enseguida unos cinco uniformados “me agarraron y uno de ellos me golpeó en la cara y en otras partes del cuerpo”, para después despojarlo de sus herramientas de trabajo.

Ante semejante brutalidad policiaca, el comunicador pidió de inmediato la intervención de las autoridades correspondientes y de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para castigar a los responsables de tales hechos.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios