fbpx

CARACAS, VENEZUELA, 3 de noviembre  (Al Momento Noticias).- En Venezuela la moda “selfie” ha orillado a los jóvenes a someterse a cirugías de todo tipo, sin medir las consecuencias negativas que pudiera ocasionarles a la salud, puntualizó el médico cirujano, Carlos Méndez.

El ex director de Salud de Gobernación del estado de Miranda, sostuvo que “más de un centenar de jóvenes han quedado lisiados y con graves deformaciones corporales por haberse expuesto a intervenciones por parte de personas no autorizadas”.

El especialista en cirugía maxilofacial, subrayó que muchos pacientes, especialmente chicas, llegan a su consultorio mostrando los traumas y secuelas de operaciones mal realizadas por personas sin licencia para ejercer la medicina.

Comentó que “lo curioso es que todas ellas alegan haberse operado alguna parte de su cuerpo para lucir mejor y de esta forma agradar a quienes les piden sus fotografías (selfie), práctica que se ha venido popularizado a través del uso masivo de las redes sociales”.

Méndez resaltó que en muchas de estas personas los daños causados son irreversibles y hoy lucen deformaciones en su rostro y cuerpo que perduraran para toda la vida, pues se les destruyeron células y tejidos que no podrán ser regenerados.

“Los actos quirúrgicas más comunes realizados en las clínicas piratas o estudios de belleza son las de glúteos, mamas, piernas, nariz, párpados y mentón. Luego de algún tiempo las víctimas, muy preocupadas, acuden a nosotros, en solicitud de ayuda profesional”, destacó.

Por todo lo anterior, el especialista realizó un llamado a las autoridades del Ministerio de Salud con el fin de  que estas supervisen y controlen estas supuestas clínicas y estudio de belleza, en las cuales se ejerce clandestinamente la medicina, práctica que está penada por el ordenamiento jurídico venezolano.

Elba Sánchez, una de las pacientes del doctor Méndez, que se encontraba en su consultorio refirió que le operaron los glúteos y los senos en un salón de belleza que está ubicado en los altos de una carnicería del conurbado municipio Petare.

“Me cobraron barato, pero me dejaron los glúteos deformes y ahora no puedo sentarme. También me colocaron silicón en los senos y estos se me infectaron al día siguiente. El médico ha dicho que difícilmente podré amamantar a mi bebé el día que decida tenerlo”, comentó.

AMN.MX/fh/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *