fbpx

CIUDAD DE MÉXICO.—  Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, advirtió que no renunciará a su cargo tras iniciarse una investigación —por instrucción presidencial— por el presunto daño medio ambiental que provocó una de sus empresas Enerall en la península Yucatán.

El funcionario también rechazó que tenga un conflicto de interés, ya que desde 2017 no es accionista de la empresa, e incluso presumió que ha recibido premios con cuidar del medio ambiente. Además, destacó que en la zona donde trabaja la empresa se ha generado desarrollo en comunidades que “están muertas de hambre”.

¿Qué si voy a renunciar? Pues claro que no, por supuesto que no tengo ningún conflicto de interés ni medio ambiental. […] Yo empecé este proyecto como la gran innovación tecnológica a nivel mundial desde 2011, tiene 10 años, hemos tenido revisiones de todos, nunca hemos tenido ningún problema”, afirmó en una conferencia desde el salón de Usos Múltiples de la Secretaría de Hacienda.

Alfonso Romo afirmó que los trabajos de la empresa Enerall son supervisados por las autoridades. “Hemos tenido revisiones de todos, nunca hemos tenido un problema, salvo con una discusión con Profepa, tenemos 8 cenotes en custodia que le voy a pedir a la empresa que los inviten y que vayan a verlos, aseveró.

Resaltó que la empresa que fundó han detonado el desarrollo en la zona al transformar los suelos. Señaló que con una inversión de 10 mil pesos por hectárea aumentan el valor de la tierra a 15 mil pesos al convertir en dos años —lo que a la naturaleza le toma 200 años— una tierra improductiva a una fértil.

Asimismo, el funcionario presumió que en su historia profesional lo han galardonado con premios como el Pablo Picasso de la ONU por proteger la Selva Lacandona en 2001.

De acuerdo con una investigación periodística, la empresa Enerall, fundada por Romo Garza en 2007, mandó a tapar un cenote de 5 mil 500 metros cuadrados con tierra, rocas y despalme.  Además, se ha convertido en la mayor explotadora de agua subterránea para uso agrícola de la península, y la tercera en todo el país. Parte de sus operaciones las realizó en áreas de la selva maya y comprometió el hábitat y la fauna asentada en esas zonas.

Este martes, durante la conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó que las Secretarías de Medio Ambiente y de la Función Pública investiguen a Alfonso Romo por posible conflicto de interés, ya que la empresa Enerall obtuvo concesiones para explotar agua subterránea para uso agrícola en la Península de Yucatán.

Te recomendamos: 

Alfonso Romo, el cacique del agua en Yucatán

AM.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Por Redacción/dsc

Periodista en crecimiento; siempre buscando algo que contar.