fbpx Piden diputados impulsar una reforma integral al campo que dé prioridad al pequeño propietario | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

CAMPOCIUDAD DE MÉXICO, 24 de septiembre (Al Momento Noticias).- El titular de la Procuraduría Agraria (PA), Cruz López Aguilar, propuso a diputados federales elevar el presupuesto del Programa Especial Concurrente (PEC) a 367 mil 165.6 millones de pesos y reorientar sus programas en beneficio de productores rurales de pequeña escala, ya que actualmente el 80 por ciento de los subsidios del PEC favorecen a productores comerciales y empresariales.

Esta cifra representaría un incremento de 4 por ciento (14 mil 058.2 millones de pesos) en comparación con el año pasado, y surge de la iniciativa “Presupuesto de Igualdad 2016” elaborada por organizaciones campesinas, detalló el funcionario.

López Aguilar también planteó, con base en esa iniciativa, que a la PA no se le reduzca el gasto, como lo marca el proyecto de PEF 2016, sino asignarle otros 500 millones de pesos, parte de los cuales, explicó, se destinaría a la profesionalización de sus servicios de defensoría de sujetos y organizaciones agrarias afectados por las licitaciones de Pemex.

“Derivado de la tercera fase en la Ronda 2, a partir de enero 2016 se implementará la Ley de Hidrocarburos en tierra, lo que tendrá un impacto significativo en la propiedad social”, subrayó.

Detalló que 200 millones de pesos se inyectarían a la Escuela Nacional de Estudios para el Desarrollo Agrario (ENEDA) para la capacitación y asesoría de profesionales “orientados a la conciliación de intereses que aseguren la preservación de los sujetos, núcleos y organizaciones agrarias, y la defensa de su patrimonio”.

Otros 150 millones de pesos se emplearían en el programa especial en materia energética, y 100 millones más a la atención de migrantes ejidatarios y comuneros que conservan sus derechos agrarios, pero que actualmente habitan en los Estados Unidos.

López Aguilar refirió a los diputados que de 5.3 millones de Unidades Económicas Rurales (UER) que hay en México, 3 millones son pobres. El 81.3 por ciento son unidades de agricultura familiar y, en su mayoría, se ubican en ejidos y comunidades de alta o muy alta marginación.

Además, agregó, sólo el 8.3 por ciento de las UER están vinculado al mercado de transición hacia la agricultura comercial y únicamente medio millón de unidades productivas están relacionadas con actividad empresarial y son exportadoras.

El promedio de superficie que detentan los pequeños productores es de menos de cinco hectáreas por familia.

Al tomar la palabra, el diputado Julián Nazar Morales (PRI) expresó que los apoyos a pequeños productores son “el corazón de una demanda social”, y aseguró que cada hectárea financiada generaría hasta 70 jornaleros, lo que equivale a reducir el fenómeno de la migración.

“No es lo mismo ayudar a productores pequeños con apoyos, que ayudar a alguien que siembra 10 mil hectáreas y que operan con maquinaria sofisticada; México ha tenido en el olvido a la reserva de hombres y mujeres de campo”.

Consideró que el Presupuesto de Egresos de la Federación 2016 para el agro representará un reto complejo, pues se trata de un tema que tiene que ver con la vida económica y productiva del país. Por tanto, defender el PEF es proteger “la generación de empleos y la integración de la familia; con inversión en el campo, generaremos paz social, lo cual no tiene precio”.

En su turno, el diputado Óscar García Barrón, del PRI, se dijo convencido de que el desarrollo del campo mexicano debe ser integral y dar certeza jurídica a los propietarios de las tierras para garantizar así el sustento de las familias de campesinos.

“En los más de 31 mil ejidos en donde se desarrolla el sector productivo, el 82 por ciento pertenece al sector social, pero es en estos en donde se han presentado desde hace años problemas por los derechos de sucesión o por pagos por afectaciones causadas por construcción de obras; pasan los años y siguen sin resolverles”, cuestionó.

Se pronunció a favor de fortalecer a la Procuraduría Agraria en el aspecto económico, material y humano, que ayude a la conciliación entre partes  y logre una justicia pronta, expedita e imparcial.

El diputado Óscar Valencia García (PRI) pidió no desaparecer programas ni reducir partidas al sector agrario en el próximo proyecto de presupuesto debido a que es necesario resolver severos problemas de límites entre tierras y propiedades. “En Oaxaca no se ha ejecutado una sola sentencia del Tribunal Agrario, ya que de hacerlo podría surgir la violencia entre comunidades”, ejemplificó.

El diputado Germán Escobar Manjarrez (PRI) se manifestó a favor de realizar una reforma al campo para que se equilibre la cadena productiva, se den buenos precios a las semillas y a la comercialización de los productos. “No es posible que el kilo de la tortilla lo den a 15 pesos, cuando desde hace 10 años el precio de la tonelada de maíz sigue siendo de 2 mil 800 pesos”.

De Movimiento Ciudadano, el diputado Salvador Zamora Zamora planteó la necesidad de hacer una reforma estructural al agro mexicano, para que el TLC salga de algunos de los rubros productivos como en el caso del maíz blanco, y dé prioridad al combate de la corrupción dentro de las dependencias gubernamentales del rubro.

Criticó que los recursos no llegan a tiempo y no se da financiamiento a los campesinos porque se considera que “no es redituable”.

El diputado por el PRI, Efraín Arellano Núñez, destacó que la acuacultura ha reducido su actividad y sufre ante un escenario de competencia por la importación y, aun peor, ninguna empresa quiere asegurar la producción.

“Hay quienes tienen embargadas sus propiedades porque no cuentan con financiamiento, además de que han llegado nuevas enfermedades como la Mancha Blanca o la Muerte Temprana”, concluyó.

Por su parte, Héctor Robles Berlanga, del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), precisó que siete de cada 10 pequeños productores tiene menos de cinco hectáreas, lo que equivale a cerca de dos millones 600 mil campesinos, quienes aportan el 39 por ciento de la producción de granos básicos.

Agregó que seis de cada 10 empleos en la agricultura son generados por los pequeños productores. No obstante su relevancia, señaló, siguen  siendo tratados como pobres y no como creadores, lo que ha mermado la capacidad. “Nuestra productividad quedó atrás de la de países como Brasil, China y Chile: creció sólo en 52 por ciento en los últimos años, mientras que otras naciones lo elevaron hasta en 200 por ciento”.

Advirtió que los apoyos productivos están concentrados en grandes empresas, y una diversidad de programas que no contempla a los propietarios de cinco hectáreas o menos.

“Necesitamos un solo programa de pequeños productores en SAGARPA y que esté articulado con otros que van dirigidos a actividades de servicios, para que se tenga en uno sólo la parte productiva y la de inclusión social-productiva”, abundó.

Subrayó que “cuando el sector campesino recibe los recursos, están fuera de la época del año que más se necesitaba, por lo que ya no le sirven”.

AMN.MX/fm

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *