fbpx

QUITO, 8 de julio (Al Momento Noticias).- El Papa Francisco pidió a los religiosos cuidar la salud para no caer en el “Alzheimer espiritual”, para no perder la memoria, para “que no te olvides de tus raíces”.

En un discurso improvisado ante un grupo de sacerdotes, religiosos y seminaristas, en el Santuario de la Virgen del Quinche –patrona de Ecuador- llamó a sacerdotes, seminaristas y a toda la comunidad religiosa a realizar su trabajo pastoral bajo el principio de la gratuidad, porque “la gratuidad es un regalo de Dios”.

Aprovechó el encuentro para hacer una serie de reflexiones sobre el trabajo pastoral de la comunidad religiosa.

“Lo que se recibe gratis hay que darlo gratis, por favor (…) nuestra pastoral debe ser gratuita (…) somos objetos de la gratuidad de Dios”, subrayó Francisco, ante más de seis mis religiosos, provenientes de todas las regiones de Ecuador.

El sumo pontífice fue recibido en el pueblo de Quinche con miles de pétalos de rosas que inundaron el papa móvil en el que recorrió las calles antes de llegar al Santuario de la Virgen del Quinche.

Luego de ver la generosidad y la riqueza espiritual del pueblo ecuatoriano, el Papa dijo que “no tenía ganas de leer el discurso que traía preparado”.

Pero, ordenó que el discurso que tenía preparado lo hiciera público la Conferencia Episcopal, y empezó con sus reflexiones, comenzando por el camino de la gratuidad que marcó la Virgen María.

“No somos mercenarios, sino servidores; no hemos venido a ser servidos, sino a servir y lo hacemos en el pleno desprendimiento, sin bastón y sin morral”, decía el discurso que no leyó Francisco ante la comunidad religiosa.

“La autoridad que los apóstoles reciben de Jesús no es para su propio beneficio: nuestros dones son para renovar y edificar la Iglesia”, agregó.

“No se nieguen a compartir, no se resistan a dar, no se encierren en la comodidad, sean manantiales que desbordan y refrescan, especialmente a los oprimidos por el pecado, la desilusión, el rencor”, enfatizó.

Jorge Mario Bergoglio sostuvo que quien tiene una vocación religiosa debe alegrarse de la “autoreferencialidad” porque fue elegido por Dios y no viceversa, y por eso él ya no se pertenece a sí mismo y eso lo debe llevar a alejarse de todo egoísmo, de toda búsqueda de lucro material o compensación afectiva.

“Qué lindo es cuando la iglesia persevera en su esfuerzo por ser casa y escuela de comunión, cuando generamos esto que me gusta llamar la cultura del encuentro! Caminemos juntos, sosteniéndonos unos a otros y pidamos con humildad el don de la perseverancia en nuestro servicio”, ponderó.

La visita a Quinche fue la última actividad del Papa Francisco en Ecuador, antes había visitado una casa de reposo de las religiosas Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta, durante la cual encontró a un grupo de ancianos.

Cientos de personas esperaron al Papa en las afueras de la Nunciatura, donde se aloja, para verlo en persona por última vez y otros más se ubicaron a los costados de las vías por las que circuló camino a la casa de ancianos, en la localidad de Tumbaco.

Ya en el lugar, Francisco ingresó a una capilla, estuvo unos minutos en oración silenciosa frente a un crucifijo mientras afuera sus seguidores le pedían bendiciones.

Posteriormente se reunió con los ancianos del lugar, regentado por seguidoras de la Madre Teresa de Calcuta, donde uno de ellos le colocó un sombrero como obsequio.

El sumo pontífice se saludó con cada uno de los ancianos que lo esperaban en un patio, muchos de los cuales estaban sentados en sillas de ruedas, y posteriormente hizo un breve recorrido por el lugar.

Antes de salir, Francisco posó para fotografías con las hermanas de la Caridad, las bendijo y departió con ellas un cortísimo momento transmitido por televisión en el que se las vio reírse con soltura tras un comentario del sumo pontífice.

A la salida cargó un niño con el que posó para una fotografía y bendijo a los presentes, entre ellos, algunas personas con discapacidad.

Posteriormente, entre gritos de “¡Que viva el Papa, que viva el Papa!”, Francisco llegó al santuario de El Quinche donde cumplió la última actividad de su visita a Ecuador antes de partir hacia Bolivia.

Desde el avión papal envía mensajes a los presidentes de Ecuador y Perú

Ya en el avión papal manifestó su cercanía con los pueblos de Ecuador y Perú, que sobrevoló en su recorrido con destino a Bolivia, y deseó que ellos puedan vivir en solidaridad y paz.

Mientras volaba hacia La Paz, donde continuará su visita apostólica a Sudamérica, mandó mensajes a los presidentes de los países sobrevolados (el ecuatoriano Rafael Correa y el peruano Ollanta Humala), como suele ser la tradición de los pontífices.

“Al dejar Ecuador y continuar mi viaje, me es grato enviar un cordial saludo a vuestra excelencia, renovando de nuevo mi gratitud y estima al querido pueblo ecuatoriano”, indicó en su mensaje al presidente Correa.

“(Los ecuatorianos) tienen un lugar en el corazón del Papa y pido al altísimo abundantes dones para todos, que les ayuden a vivir en solidaridad y fraternidad”, agregó.

En su mensaje al presidente Humala manifestó su simpatía y afecto por el pueblo de ese país.

“Al sobrevolar el territorio peruano para dar comienzo a mi visita pastoral a Bolivia y Paraguay, me es grato enviar un cordial saludo a vuestra excelencia, renovar mi cercanía y afecto por el pueblo peruano”, señaló.

“Para el que pido al señor abundantes gracias que lo hagan progresar en los valores sociales y espirituales, acrecentando el compromiso por la justicia, la solidaridad y la paz”, ponderó.

El aterrizaje del avión papal en el aeropuerto de El Alto, La Paz, está previsto para las 16:15 horas local (20:15 GMT). Allí Jorge Mario Bergoglio será recibido por el presidente Evo Morales y participará de una ceremonia de bienvenida.

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *