fbpx Pide el Papa a obispos trabajar para que casos de pederastia no se repitan en la Iglesia
l
Se reunió con los obispos en la Catedral de San Mateo

WASHINGTON, 23 de septiembre (Al Momento Noticias).- El Papa Francisco pidió a los obispos estadunidenses que trabajen para que los casos de abuso sexual de niños que sacudieron a la Iglesia Católica no se repitan nuevamente.

“Sé cuánto les ha hecho sufrir la herida de los últimos años, y he seguido de cerca su generoso esfuerzo por curar a las víctimas, consciente de que, cuando curamos, también somos curados, y por seguir trabajando para que esos crímenes no se repitan nunca más”, dijo el pontífice, sin referirse explícitamente a casos de abusos sexuales a menores, en su discurso en la Catedral de San Mateo.

“Soy consciente del valor con el que han afrontado momentos oscuros de su recorrido eclesiástico sin temer autocríticas ni ahorrarse humillaciones y sacrificios”, añadió.

También les advirtió de que deben comportarse con valor y no dejarse “paralizar por el miedo” a pesar de reconocer que los miembros de la jerarquía de la Iglesia en Estados Unidos se encuentran a menudo en un territorio “hostil”.

“No he venido a juzgarlos o a impartirles lecciones”, afirmó el pontífice.

Francisco, quien durante su pontificado ha pedido públicamente perdón por los abusos sexuales cometidos por miembros del clero y ha endurecido las normas para castigar esos crímenes dentro de la Iglesia, hizo por otro lado varias recomendaciones generales a los obispos.

Leyó su discurso en italiano y pronunció lentamente y con un tono casi de susurro varios pasajes de su discurso, como aquellos en los que mencionó la palabra “crímenes” y en el momento en que aseguró que no pretendía dar lecciones a los obispos.

Les pidió que no prediquen “doctrinas complejas”, que no caigan en el narcismo y que dialoguen con los laicos, con las familias y con la sociedad.

El Papa llamó a los obispos a preservar la unidad de la Iglesia pero también a “afrontar con valor los desafíos de nuestro tiempo”, aunque también agradeció que el dinamismo de la Iglesia estadunidense haya contribuido a su crecimiento en este país, que cuenta con más de 76 millones de católicos.

En otra parte de su discurso, pidió a los obispos que acojan “sin miedo” a los inmigrantes y les aseguró que estos enriquecerán tanto al país en general como a la Iglesia católica en concreto.

“De alguna manera hablo casi ‘in causa propria'”, dijo el pontífice, que se presentó a los obispos como un “pastor venido del sur” y reconoció que para ellos podrá no ser fácil “leer el alma” de los inmigrantes y serán sometidos “a la prueba de su diversidad”.

“La Iglesia estadunidense conoce como pocas las esperanzas de los corazones de los migrantes. Desde siempre ha aprendido su lengua, apoyado su causa, integrado sus aportaciones, defendido sus derechos, promovido su búsqueda de prosperidad, mantenido encendida la llama de su fe”, recordó.

“Ahora tienen esta larga ola de inmigración latina en muchas de sus diócesis (…) siento la necesidad de darles las gracias y de animarles.

“En todo caso, sepan que también tienen recursos que compartir. Por tanto, acójanlos sin miedo. Ofrézcanles el calor del amor de Cristo y descifrarán el misterio de su corazón”, continuó.

Asimismo, reconoció su trabajo con los millones de personas que llegan a Estados Unidos: “Incluso ahora, ninguna institución estadunidense hace más por los inmigrantes que sus comunidades cristianas”.

Vítores, aplausos y gritos de alegría de centenares de personas acompañaron a Francisco a su llegada a la Catedral de San Mateo Apóstol de Washington.

El Papa llegó esta mañana a la Catedral en medio de la algarabía de un nutrido grupo de feligreses que se concentró desde temprana hora en las calles aledañas, donde ondeaban las banderas blancas y amarillas del Vaticano.

 

Decenas de policías vigilaron la llegada del primer pontífice latinoamericano al templo, conocido por ser la “iglesia madre” de la arquidiócesis de Washington y jugar un papel clave en la vida católica de la ciudad.

Anteriormente, el pontífice recorrió en su famoso papamóvil los jardines del National Mall, la gran explanada del centro de Washington, ante la atenta mirada de decenas de miles de personas.

 

 

AMN.MX/bhr

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *