fbpx Perdidas millonarias en comercios del giro papelerías del Centro Histórico | Almomento | Noticias, información nacional e internacional

CIUDAD DE MÉXICO.- La última vez que mi hermana Martha (QPD) estuvo en la Ciudad de México, nos quedamos de ver en la calle de Mesones y Correo Mayor, ya que habían ido a buscar materiales didácticos y papelería para Vere, su nuera que es maestra en Celaya, Guanajuato.

Encontrarlos fue toda una odisea, era el medio día y las calles estaban atestadas de gente, ríos y ríos de gente caminaban por el arrollo de las calles, las banquetas eran insuficientes para todas las personas que andaban de compras, era época de regreso a clases y todos corrían con listas de útiles en las manos de papelería en papeleria.

Después de tantas vueltas y llamadas telefónicas por fir nos encontramos en Regina y Jesús María, estaban en una de las papelerías escogiendo materiales didácticos para los alumnos de Vere y también para los de mi sobrinia Nallely, ambas maestras de educación primaria.

Eso fue, hace casi un año. Hoy, las calles de la zona donde se encuentran la mayoría de las papelerías del Centro Histórico, Mesones, Regina, Topacio, Roldán, Jesús María, Correo Mayor, se ven prácticamente vacías, desoladas. La mayoría de los negocios están cerrados después de cuatro meses de contingencia sanitaria por la pandemia del coronavirus.

Representantes de la organización Comerciantes Unidos en Pro de la Economía, que agrupa a más de 350 comerciantes, señalan que a cuatro meses de la implementación de la contingencia sanitaria, las pérdidas económicas han sido millonarias e incuantificables y se han perdido casi el 80 por ciento de los empleos.

Indicaron que ahora que se ha pasado al semáforo amarillo y que les han permitido abrir, no ha sido suficiente, pues ha sido de manera alternada, unos días abren los negocios marcados con números pares y otro día los nones, con un horario restringido de 11 a 6 de la tarde, cuando antes abrían de 9 de la mañana a 7 de la noche.

Al respecto, el señor Hugo Magadaleno Rosales, indica que esa medida les ha perjudicado pues la mayoría de los clientes llegan temprano y aun no están abiertos los negocios.

Otro problema del cual se quejan, es el cierre de las vialidades y de la estación del metro Merced, lo que impide que la gente pueda entrar a comprar.

Ese es el caso del señor Idalid que se dedica al comercio de papelería al mayoreo y que por las restricción de dejar pasar a los automóviles, no ha podido hacer sus ventas como antes, lo que le ha llevado a tomar la decisión de cerrar 2 de sus 5 negocios que tiene.

De la misma manera se queja Eva Vazquez quien dice que de nada sirve seguir todos los protocolos de sanidad que se les ha pedido para trabajar, si no abren las vialidades y permiten a que la gente pueda pasar a comprar.

Otra de las quejas de los comerciantes es la presencia de elementos de seguridad pública quienes realizan rondines con la finalidad de vigilar que se cumplan los protocolos de sanidad; sin embargo, se dedican a extorcionar a los clientes a quienes interceptan tras realizar sus compras y les piden que demuestren con el tiquet donde las realizaron. En algunas ocasiones hasta les han quitado su mercancía.

Los comerciantes, manifestaron que una de sus propuestas es que las autoridades del gobierno de la Ciudad de México instale un módulo de información acerca de lo que se debe hacer en relación a la emergencia sanitaria.

Por otra parte, cabe señalar que tras invitación de Carlos Diez los representantes de los diferentes giros del Centro Histórico participaron en una reunión con el Subsecretario de Gobierno Arturo Medina Padilla, en la que después de más de dos horas escuchó sus preocupaciones derivado del cierre de calles y las medidas implementadas en el Centro Histórico.

La primera intención del gobierno era proponer un esquema de cuadrantes por giro, en el que se abrieran las zonas de tal manera que no queden adyacentes, para así “lograr” menos concentración de visitantes.

La propuesta fue rechazada por todos los asistentes; y al contrario, se conminó al subsecretario y a la autoridad del centro histórico a replantear la estrategia para evitar contagios y al mismo tiempo reactivar la economía.

Entre los puntos de coincidencia de todos fueron:

1. Ampliación de horario de apertura de negocios.

2. Eliminar la restricción de apertura de los establecimientos de pares y nones

3. Reapertura de calles para el libre flujo de vehículos

4. Reapertura de las estaciones del metro cerradas

5. Retirar los filtros en las calles que evitan el paso peatonal.

Se expresó la urgencia de abrir calles y apertura diaria de comercios, dado que se requiere abastecer la “temporada” escolar además de frenar el daño inminente a la comunidad papelera por el retroceso económico, aunado a que no existe una fecha definitiva para el regreso a clase.

Reiteraron la propuesta de alertar a los visitantes mediante vallas informativas y perifoneo en bicicleta.

El subsecretario se mostró empático con la situación de los comercios, comentó se tomaría en cuenta los comentarios expresados; les puedo comentar que si se notó una gran preocupación de todos los asistentes, y se urgió a qué se tomarán medidas mucho más abiertas, y nos dieran un voto de confianza para que demostremos que si podemos trabajar en coordinación con las autoridades.

Seguramente está semana se comunicaran las nuevas medidas, esperan tomen en cuenta sus preocupaciones.
AM.MX/fm

Comentarios

comentarios