fbpx
Gabriel Méndez López, Miguel Santis Gómez y Miguel Gómez Encino, miembros del Comité Permanente por la Paz y Justicia Indígena de Oxchuc

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre (AlmomentoMX).- El municipio de Oxchuc, Chiapas se encuentra al borde del estallido social como consecuencia de la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al dictaminar que la alcaldesa María Gloria Sánchez Gómez debe seguir en el puesto.

Lo anterior a pesar de que cien comunidades de Oxchuc están contra el regreso de la alcaldesa, lo que escala el conflicto, ya que de acuerdo con el Artículo 68 de la Constitución del Estado María Gloria Sánchez Gómez, está impedida para ocupar el cargo pues su esposo fue el alcalde saliente, situación que han querido desestimar al alegar que están separados.

En entrevista para AlmomentoMX, Gabriel Méndez López, Miguel Santis Gómez y Miguel Gómez Encino, miembros del Comité Permanente por la Paz y Justicia Indígena de Oxchuc, denunciaron que la familia Sántis Sánchez, ha gobernado el municipio por más de 15 años.

Señalaron que han convertido la presidencia municipal en una “mafia familiar”, pues la mayoría de los cargos están en manos de familiares de María Gloria y Norberto Sántis.

Indicaron que el 10 de noviembre pasado, indígenas de Oxchuc retuvieron a Juan Encino Gómez, líder opositor a María Gloria Sánchez Gómez, a quien el TEPJF falló para que retomara el cargo de alcaldesa; en represalia, la gente del edil nombrado por usos y costumbres quemó casas y retuvo a simpatizantes de ella.

De igual manera, señalaron que un grupo de personas incondicionales de maría Gloria Sánchez Gómez, se han dedicado a realizar una serie de actos vandálicos en el municipio, mismos que son adjudicados a los miembros del Comité Permanente por la Paz y Justicia Indígena de Oxchuc.

Agregaron que la alcaldesa que ha sido desconocida por los pobladores de Oxchuc ha lanzado una campaña en redes sociales contra Gabriel Méndez López, Miguel Santis Gómez y Miguel Gómez Encino, además de ofrecer 10 millones de pesos por la cabeza de Juan Encinos, 15 millones de pesos por la de Oscar Pul y 5 millones de pesos por la del profesor Córdova.

En sus mensajes ha señalado que “ese dinero se podrá cobrar cuando pongan sobre su escritorio las cabezas de esas personas”.

Hicieron un llamado a las autoridades estatales y federales para evitar que haya más muertos en ese municipio y se desate una ola de violencia que no pueda ser controlada.

Señalaron que son tres sus demandas. 1) desaparición de poderes de María Gloría Sánchez Gómez, 2) Reconocimiento para Oscar Gómez López, presidente municipal elegido bajo el régimen de usos y costumbres, y 3) la conformación del Consejo Municipal.

Norberto Sántiz López, en dos ocasiones alcalde de Oxchuc, Chiapas (2002-2004 y 2012-2015), y arrestado tres veces en los últimos 11 años, impulsó a su esposa, María Gloria Sánchez Gómez, como su sucesora en la misma alcaldía para los periodos 2005-2007 y 20015-2018.

Sántiz López fue quien hace 19 años, siendo diputado federal por el III Distrito de Chiapas, reveló a Excélsior y a La Jornada que en ese municipio de población tzeltal había surgido un grupo armado contrario al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), que se llamaba Movimiento Indígena Revolucionario Antizapatista (MIRA).

Desde entonces se le consideró uno de los fundadores y financiadores del grupo contrainsurgente, con presencia principalmente en Oxchuc, Huixtán, Chanal, Ocosingo, Altamirano, San Juan Cancuc, Chilón y Citalá.

El 19 de diciembre de 1994, el subcomandante Marcos había anunciado que, como parte de la campaña Paz con Justicia y Dignidad para los Pueblos Indios, que Oxchuc y otros 37 municipios chiapanecos formaban parte de los municipios autónomos zapatistas. Oxchuc, junto con Huixtán formaron el municipio de Cabañas, según la geografía política del EZLN.

En la información publicada el 8 de septiembre de 1997, en la primera plana de este diario, que se tituló “Surge en Chiapas una fuerza antizapatista”, Sántiz López fue la fuente de información del surgimiento de MIRA.

Entonces dijo: “Yo lo escuché antes de que fueran las elecciones, decían, escuchaba por ahí, de que existía el grupo, laboraba, porque estaban cansados de la violencia, de la injusticia, que ellos están cansados de lo que ha pasado en la zona, en el estado”.

Sántiz López, quien obtuvo la curul en la LVII Legislatura federal gracias al fallo del entonces Tribunal Superior de la Federación, dijo en entrevista en 1997 sobre MIRA: “Mi única preocupación es que haya enfrentamientos entre indígenas, entre los compañeros; ésa es la gran preocupación de que vaya a suceder eso, sentimos que la violencia genera más violencia”.

Sántiz López fue arrestado por tercera ocasión en los últimos 11 años: la primera vez fue en septiembre de 2005 y pasó dos años en el Cereso número 14, El Amate, hasta octubre de 2007; la segunda fue en mayo de 2010 y estuvo arraigado dos meses, implicado en un enfrentamiento armado en la cabecera municipal de Oxchuc. En la tercera está acusado de peculado y ejercicio fraudulento de la función pública.

La historia de abusos de Sántiz López no para ahí. Desde su posición como presidente municipal de Oxchuc, en las dos ocasiones impulsó y logró que su sucesora en el cargo fuera su esposa, María Gloria Sánchez Gómez, actualmente al frente de la administración municipal.

En el periodo 2005-2007, Sánchez Gómez se convirtió en la primera mujer indígena en ser presidente municipal. La elección de Sánchez contribuyó para que en otros municipios indígenas fueran postuladas mujeres para cargos de elección popular.

Es el caso de Fanny Elizabeth de la Cruz Hernández, actual diputada local por el Distrito XXII con cabecera en Chamula (el distrito electoral comprende el municipio de San Pedro Chenalhó) y el de Cecilia López Sánchez, quien fue alcaldesa de Oxchuc (2011- 2012) y actualmente es diputada local por el Distrito XXI con cabecera en Tenejapa.

En la primera vez que Sántiz López paró en la cárcel, las autoridades locales le incautaron provisionalmente una residencia en Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, ocho casas más en Ocosingo y cuatro en San Cristóbal de las Casas.

De acuerdo con los documentos de la época, ninguna de las propiedades era parte de la declaración patrimonial presentada por Sántiz López en 2003, en la que indicó que en sus cuentas bancarias tenía únicamente dos mil pesos.

Los delitos que se le imputaron en 2005 a Sántiz López derivaron de actos de corrupción cometidos en su gestión como servidor público, más otras indagatorias relacionadas con otros delitos, como tráfico y venta de armas.

También quedaron abiertas las indagatorias que involucraban a su esposa, María Gloria Sánchez, quien ya era alcaldesa, pues su esposo la dejó en la línea de sucesión.

La averiguación previa FESP/-064/2005 señalaba que la detención de Sántiz López se derivó de las investigaciones realizadas tras una denuncia presentada por habitantes de Oxchuc por el mal manejo de la administración del priista durante el periodo 2002-2004 y el presunto enriquecimiento ilícito en que incurrió aprovechándose de su cargo y del patrimonio municipal.

La Fiscalía General del Estado logró acreditar que la pareja Sántiz López-Sánchez Gómez tenían 13 inmuebles, con un costo promedio de tres millones de pesos cada uno, los cuales, según las investigaciones oficiales, adquirieron a menos de 10% de su valor catastral y utilizando prestanombres para poder esconderlas. Uno de esos casos es la residencia ubicada en la colonia Los Laureles, en una de las zonas más exclusivas de la capital de Chiapas.

Cuando Sántiz López fue arrestado en 2005 implicó a su esposa de manera automática, porque los bienes asegurados estaban a nombre de ambos, hecho que fue denunciado ante el Órgano de Fiscalización Superior.

Entre las cosas que se le decomisaron a Sántiz López en su primer arresto fueron blocks de facturas de hoteles y restaurantes fechados ese año a nombre del municipio de Oxchuc, además de un sello oficial del ayuntamiento, con el que se presume que hacía una doble contabilidad o para una falsa comprobación de gastos.

 

Burlan la ley

 

No obstante los antecedentes delictivos de 2005 y 2010, Norberto Sántiz López volvió a ser presidente municipal de Oxchuc para el periodo 2012-2015.

Al pretender repetir el esquema, de dejar a su esposa como su sucesora, se encontró con que las leyes cambiaron para evitar que los familiares de los munícipes pudieran ser elegibles para puestos de elección popular. El matrimonio Sántiz-Sánchez decidió divorciarse, para cumplir con los requisitos, aunque en los hechos seguían siendo pareja.

En 2015, finalizada la encomienda de Sántiz López, Sánchez Gómez, divorciada de éste, se encaminó a sucederlo en la presidencia municipal.

No obstante, la pretensión de un segundo periodo para Sánchez Gómez no fue fácil: primero el PRI, su partido, le cerró el paso, por lo que tuvo que brincar al Verde.

El 19 de julio de 2015, Sánchez Gómez obtuvo el triunfo con 10 mil 83 votos, contra siete mil 117 obtenidos por Nueva Alianza, seguidos de Chiapas Unido, con dos mil 845 votos.

Al considerar que la elección de María Gloria Sánchez había sido ilegítima, la alcaldesa ya no tuvo el respaldo de la mayoría de los 115 agentes municipales y autoridades tradicionales de Oxchuc, quienes no le permitieron tomar protesta en el Palacio Municipal; ahí empezó una escalada de violencia que no ha terminado.

Desde el principio de su segunda administración, Sánchez Gómez enfrentó dificultades para gobernar. Fue acusada de incumplimientos de campaña, cacicazgo y desviación de recursos, por lo que a partir de diciembre de 2015 el municipio convulsionó aún más, con movilizaciones multitudinarias y bloqueos carreteros que impidieron la normalidad de la vida regional, obligando a una fuerte presencia de la policía estatal para resguardarla. María Gloria pidió licencia el 4 de febrero pasado, agobiada por las violentas protestas en su contra.

Semanas después se arrepintió. Emprendió el camino jurídico ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación para ser restituida en el cargo.

Ahora se presenta un nuevo dilema para las autoridades estatales, que no saben a quién entregar el dinero del presupuesto para Oxchuc: si a la presidente constitucional, que despacha en San Cristóbal de las Casas, a 48 kilómetros de distancia, o a las autoridades tradicionales, que se han hecho cargo del gobierno de ese municipio indígena desde febrero pasado.

AM.MX/fm

Comentarios

comentarios