fbpx

Pablo Cabañas Díaz.

El ciclón que llevó a  la presidencia de la República a Andrés Manuel  López Obrador desbarató el sistema de complicidades y de acuerdos que había existido en los gobiernos del PRI y del PAN, en ese contexto se explica que  Carlos Romero Deschamps renuncie a la dirigencia del sindicato petrolero, luego de 26 años de encabezar esa organización. El líder había sido reelecto hasta 2024,  pero las denuncias de delincuencia organizada, lavado de dinero, evasión y defraudación fiscal, y no poder acreditar  recursos por 150 millones de dólares lo comprometieron a dimitir. La red de corrupción y sistema de mafias con los que se manejaba Romero Deschamps  sigue intacta. Pero la primera acción para frenar a esa mafia inició.

Romero Deschamps tiene abiertas dos denuncias en la Fiscalía General de la República por presunto enriquecimiento ilícito y operaciones inusuales. Estuvo implicado en el famoso Pemexgate , por el desvío millonario de recursos para financiar la campaña del priísta Francisco Labastida Ochoa en el año 2000, cuando el PRI perdió la presidencia de la república. Mil 580 millones de pesos, fueron desviados para favorecer la campaña del PRI por lo cual el 10 de septiembre de 2002 la entonces Procuraduría General de la República solicitó al Congreso de la Unión el desafuero de los dirigentes del sindicato Romero Deschamps, Ricardo Aldana Prieto y Jesús Olvera Méndez.. Si Romero Deschamps se va, tampoco cambia mucho Pemex. La red de corrupción y sistema de mafias con los que se maneja basta para que su imperio de corrupción quede intacto”.

El líder petrolero hizo su fortuna  como contratista de la paraestatal, que le reportó jugosas ganancias; también la adjudicación de recursos de una caja de ahorro de los trabajadores, constituida en 1975; la imposición de un seguro colectivo e individual, que trabajadores despedidos nunca han podido cobrar; y la carencia de viviendas a empleados de base de la paraestatal, por solo mencionar algunas fuentes de enriquecimiento.

Este modus operandi del líder petrolero le permitió  amasar una inmensa fortuna consistente entre muchos bienes de  un yate de lujo en Cancún, nombrado “María Bonita”, así como un confortable departamento en el exclusivo conjunto Residencial del Mar, mismo que se encuentra en el kilómetro 12 del Bulevard Kukulcán, en la zona hotelera, que está valuado en un dos millones 350 mil dólares por corredores de bienes raíces; una colección de coches antiguos, valuada en 5 millones de dólares; es accionista de Banorte, posee lujosas residencias, flotillas de carros tanque, ranchos y cabezas de ganado. Bienes  inimaginables para un líder obrero honesto.

Comentarios

comentarios