viernes, febrero 23, 2024

OTRAS INQUISICIONES: El “padre del rock and roll mexicano”

Pablo Cabañas Díaz
Javier Bátiz  (1944), es el fundador del movimiento tijuanense de rock que vino a modernizar el concepto de este género musical en México. Reconocido como el “padre del rock and roll mexicano”, en 1957 Javier Bátiz, fundó en su natal Tijuana un grupo llamados Los TJ’S, en el que recogía las influencias musicales que se recibían en las ciudades fronterizas mexicanas de la música negra, blues y R&B. Bátiz se traslado a la ciudad de México, enseñándoles a los grupos que en ese entonces grababan los ¨hits¨ en inglés traducidos al español. Fue entonces que se convirtió en vocalista de los “Rebeldes del Rock”. Su carrera ha sido documentada en libros y honrada en exposiciones en museos. La calle en la que vive en Tijuana lleva su nombre.“Mi vida gira en torno a mis guitarras, mi mujer y yo”, expresó Bátiz en una entrevista al periódico Los Angeles Times  (1/05/ 2022), cuya última banda cuenta con el apoyo de su esposa de 32 años, Claudia Madrid en la batería. “Toco todas las noches y la guitarra es como mi tercer brazo”. Bátiz y su esposa contrajeron el Covid en el año 2021, a pesar de estar vacunados. Fue “leve”, recordó Bátiz. “Pero la pandemia fue estupenda para nosotros: pasamos un año y medio juntos en nuestra casa”. Su popularidad lo llevó a presentarse en 1969 en el primer concierto masivo al aire libre en México celebrado por autoridades del entonces Departamento del Distrito Federal en la Alameda Central y en donde según cálculos de testigos presenciales tocó ante una audiencia de por lo menos 18 mil personas. En el año 2007 celebró el 50 aniversario de carrera. Bátiz es el último sobreviviente del rock tijuanense de los cincuenta. El ser músico de rock en esos años requería de ciertas disposiciones que podían ser adquiridas a partir de la familia o bien, aprendidas sobre la práctica en la misma calle. El lograr comportarse y desenvolverse como rockero en esos años le abrió a una generación un amplio parámetro de posibilidades en sus vidas. El oficio de rockero en Tijuana sufrió una dolorosa transformación a partir de los años setenta cuando los gerentes de los centros nocturnos desplazaron a los músicos por la música “disco”. La mayoría de  los rockeros abandonaron la ciudad y los pocos que quedaron abandonaron el rock como fuente de trabajo. Las condiciones para la creación de un rockero tijuanense fueron alteradas. Después de la realización del polémico Festival de Avándaro evento en el que Javier estaba incluido, sin embargo por tener otro compromiso no pudo llegar al festival, el rock fue criticado por líderes políticos y religiosos, aunado con la turbulenta época social que se vivía en esa década en nuestro país. E l músico de 78 años de edad asegura que las fechas para tocar y las invitaciones a todo tipo de eventos le siguen llegando. Batiz confiesa que ha perdido parte de la vista y parte de la audición. “Estoy tocando mejor que nunca, ¿cómo es eso posible? Cuando llego y empiezo a tocar, simplemente les encanta y lo mismo cuando me ven brincotear en el escenario”. Dice que la televisión ya no lo busca tanto, pero lo de hoy es Netflix, que sí lo buscaron para ser uno de los protagonistas de la serie Rompan todo: La historia del rock en América Latina, que seguramente se vio en muchos países. ¡Lo vieron 200 millones de personas! Se tradujo a seis idiomas. Su trabajo ha sido muy sincero y muy de corazón; ha tenido que pelear contra todo desde que llegó a la ciudad de México, porque sí, yo llevé la música, yo cambié el sistema y cambie la forma de vivir, la forma de vestir, la forma de hablar, desde que tuve mi primera tocada, que fue el día en que me gradué del sexto año de la escuela, el 28 de julio de 1957, ese día me dieron 10 dólares por cantar dos canciones y desde ese día supe que iba a ser músico.

Artículos relacionados