fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 11 de abril (Al Momento Noticias).- Habitantes de la comunidad de San Francisco Xochicuautla, en Lerma, denunciaron que policías y autoridades del Estado de México los desalojaron esta mañana para permitir la construcción de la autopista Toluca-Naucalpan, a la que se han resistido desde hace nueve años.

Foto: Frente Juvenil Xochicuautla
Foto: Frente Juvenil Xochicuautla

A través de Twitter, diversos usuarios revelaron el despojo de tierra a la que fueron objeto los otomíes, así como agresiones y la destrucción de casas, entre ellas la de Armando García Salazar, uno de los representantes de los pobladores.

Además, con maquinaria pesada se derribó este día el Campamento de Paz y de Digna Resistencia, el cual fue instalado para frenar la construcción de la autopista Naucalpan-Toluca concesionada a Constructora Teya, filial de Grupo Higa, del empresario Juan Armando Hinojosa.

La asociación Servicios para la Paz (Serapaz) denunció que pese a que el Juez Quinto de Distrito en materia de Amparo y Juicios Federales en el Estado de México ordenó la suspensión definitiva de proyecto de construcción en febrero pasado, este lunes, la policía estatal derribó el campamento así como diversas casas.

La organización civil indicó que aproximadamente 40 hectáreas del territorio de ese poblado sería destruido con ese proyecto y también el de otras doce comunidades más, como San Lorenzo Huitizilapan y Santa Cruz Ayotuzco.

En tanto, el Centro de Derechos Humanos ‘Zeferino Ladrillero’  precisó que fueron alrededor de 600 policías los que a las 10:00 am ingresaron al poblado, “subieron por la calle Buenavista, Cuauhtémoc y la iglesia en dos camiones y ocho camionetas Pick Up”.

A las 11: 30, agregó, encapsularon el campamento destruido, donde se encontraban varios miembros del Consejo Supremo Indígena Otomí, dos de ellos, Antonio Reyes y Lucas Hernández, pertenecientes al Mecanismo Federal de Protección a Personas Defensoras.

El Centro Zeferino denunció que Hernández fue agredido verbalmente y fue amenazado de muerte por un elemento de la Coordinación Estatal de Seguridad (CES), de quien se desconoce su identidad.

A través de un video, que circula en redes sociales, María Isabel Hernández García, quien se identifica como miembro del Consejo Supremo de la localidad,  aseguró que ella se encontraba al interior de la casa del Armando García, acompañada de su bisnieta, cuando ingresó una mujer policía, que la jaloneó, tiró al suelo y la golpeó por negarse a salir del lugar.

“Estamos en un país que no se respetan las leyes mexicanas. No se vale, toda esta la lucha ha sido pacifica, 10 años llevamos en esta lucha. No se vale, no tenemos armas, así nos pisotean los tres gobiernos llámese Peña Nieto, llámese federal, estatal y municipal”, dijo la mujer en la grabación.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *