fbpx
Foto: El financiero

CIUDAD DE MÉXICO, 27 de diciembre, (AlMomentoMX).- Rodeados de la Policía Federal (PF) padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero acudieron a una misa oficiada, al medio día del lunes, por el arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias y el obispo de Saltillo, Raúl Vera en la basílica de Guadalupe.

Más de 500 personas marcharon de la glorieta de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe para conmemorar 27 meses de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos, sin embargo, al arribar solo 70 asistentes pudieron escuchar la misa, por lo cual hubo un intento de disputa entre Vidulfo Rosales, abogado y vocero de los padres, simpatizantes de la causa y autoridades.

La presencia de los elementos indignó a los padres “es vergonzoso que hoy en día de haya celebrado una misa y que al lado de los padres de familia en el altar hayamos tenido policías federales a los lados, ni en las reuniones que realizamos en la Secretaría de Gobernación tenemos policías federales”, comentó

“De ese tamaño ha sido el trato que no han dado las autoridades religiosas y de la Basílica que no han tratado de pisar con la punta de los pues, que no han cerrado la puerta como nos la han cerrado las instituciones Nos han aventado la puerta en el rostro, como hoy también lo hacen las autoridades”, aseveró Rosales.

Durante la misa, el arzobispo Garfias mencionó que la situación era trágica, y el dolor que han sentido los familiares y amigos de los normalistas, es una muestra de la deficiente estructura en temas de seguridad en el país.

A mitad de la misa de las 12:00 sonó en el recinto guadalupano la consigna del movimiento “vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

AM-MX/mlac

Comentarios

comentarios