fbpx

PACHUCA, HIDALGO, 4 de noviembre (Al Momento Noticias).- Entre nostalgia, alegría y agradecimiento por parte de todos los galardonados, se realizó la Quinta Investidura del Salón de la Fama del Fútbol Nacional e Internacional en “la bella airosa”.

La primera en recibir tal distinción fue la futbolista estadounidense Michelle Akers, campeona del mundo en 1999, algo que consideró, la obliga a ser mejor persona en todos los aspectos al ser “un ejemplo para la juventud, que sigan su corazón y puedan obtener lo que quieran”.

El técnico Víctor Manuel Vucetich fue el primer talento mexicano en recibir el nombramiento, algo que consideró como un orgullo por tener la oportunidad de “codearse” con celebridades del futbol nacionales e internacionales.

“Hago una distinción a mi familia, a mis hijos que siempre han estado conmigo y a los buenos amigos que siempre están conmigo, sin distinguir lo bueno y lo malo”, apuntó.

Otro más que recibió dicho honor fue el campeón del mundo en Argentina 1978 y México 1986, el argentino Daniel Pasarella, quien agradeció el reconocimiento y elogió la infraestructura del Grupo Pachuca.

El momento más emotivo de la ceremonia se dio con el entrenador Enrique Meza, quien a punto de dejar caer unas lágrimas refirió lo que representa para él que su nombre fuera colocado en la lista de los inmortales del fútbol.

 “Se me perdió mi hoja (del discurso)… tengo que dar gracias a toda la gente que ha trabajado conmigo, a Dios, a mi familia, a mis nietos… gracias a todos, a los clubes, a los dueños, al futbol, que me dio la oportunidad siempre de ser feliz, porque el futbol lo predispone a uno a la felicidad”, indicó.

De igual forma los tres decanos que ingresaron al recinto de los inmortales fueron encabezados por el uruguayo Alcides Ghiggia, campeón del mundo en 1950 y figura en el famoso “Maracanazo” ante Brasil, quien falleció el pasado 16 de julio.

Allí mismo, fueron inducidos el argentino Amadeo Carrizo, portero figura con River Plate y la selección de su país, así como el húngaro Ladislao Kubala, leyenda del Barcelona y seleccionado por Hungría, España y Checoslovaquia.

También en el Salón de la Fama de Pachuca, tiene un lugar el ex futbolista portugués Luis Figo, así como el holandés Ruud Gullit, quien dejó en claro que para él sí era penal el que se marcó en el partido de octavos de final de la Copa del Mundo Brasil 2014 a favor de Holanda, el cual significó la eliminación de México.

“He jugado contra México y sí era penal, no porque era, sino porque el árbitro lo dio. Una Copa Mundial sin México no es una Copa del Mundo, quiero desearle a México la mejor de las suertes con su nuevo técnico”, subrayó.

Otro mexicano que ya está entre los grandes del futbol es el ex delantero Luis García, quien explicó que es una persona que no le gusta voltear a ver lo que sucedió en el pasado, pero comentó que la ceremonia lo obliga a “parar los pies y a voltear la cabeza hacia atrás para ver mi carrera como futbolista, por ello agradezco a la gente que me puso en la misma esfera de estos genios”.

El cierre de la noche no pudo tener mejor invitado que en la persona del técnico de la selección de España, Vicente del Bosque, campeón de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 y la Euro Polonia-Ucrania 2012.

Apuntó que “estos últimos años han sido muchos los reconocimientos que hemos tenido tras ser campeones del mundo, se han focalizado en mí estos reconocimientos, me da mucha vergüenza, pero me siento orgulloso porque el futbol español es así de reconocido”.

AMN.MX/fh

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *