fbpx

CIUDAD DE MÉXICO, 24 de septiembre (Al Momento Noticias).- Una de las líneas de la indagatoria que realiza la Procuraduría General de la República (PGR) reveló que horas antes de su desaparición, ocho estudiantes normalistas de Ayotzinapa fueron retenidos y torturados en una casa de seguridad localizada en Cocula, Guerrero.

Foto: SinEmbargo
Foto: SinEmbargo

La casa de seguridad, ya localizada por la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, era operada de manera conjunta por el líder del grupo Guerreros Unidos en Cocula, Gildardo López Astudillo, “El Gil”, y el que fuera subdirector de Seguridad Pública de Cocula, César Nava González.

En el lugar se encontraron manchas de sangre que permitieron identificar a una persona que había sido secuestrada en los días previos a la desaparición de los 43 normalistas.

Además, el periódico El Universal señaló que las autoridades ministeriales cuentan con el registro de diversas llamadas telefónicas entre policías y presuntos sicarios implicados en el plagio y desaparición de los normalistas, en las cuales se refieren a las víctimas como “paquetes” y en las cuales se ponen en duda el destino final de los estudiantes.

En algunas de esas conversaciones indican que el ex subdirector de Seguridad Pública del municipio de Iguala, Francisco Salgado Valladares, y César Nava, no lograban ponerse de acuerdo sobre el lugar al que debían trasladar a los estudiantes.

La indagatoria refiere que los ocho normalistas que fueron llevados a esa casa de seguridad, primero estuvieron en Lomas del Zapatero, lugar en el que la célula de Guerreros Unidos, que operaba en Iguala, acostumbraba llevar a sus víctimas.

La publicación señala que Salgado Valladares ordenó que se trasladaran a los normalistas a Cocula en una camioneta, la cual resulto ser el pago de un secuestro cometido por el grupo delictivo en semanas previas a la desaparición de los normalistas.

Esta versión se suma a las de otros presuntos participantes en los hechos, quienes refieren que los normalistas tuvieron diferentes destinos.

De acuerdo con el informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), existen cuatro posibles destinos de los estudiantes; entre ellos, un paraje en Pueblo Viejo localizado en Iguala; otro destino, una casa de seguridad en Lomas del Zapatero, en el mismo municipio. El tercero refiere a su posible incineración en el basurero de Cocula, por lo que la casa de seguridad localizada en Cocula representa una nueva ubicación de los jóvenes.

AMN.MX/dsc

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *